Diez años del 28-N

"Ahora estamos mejor preparados para hacer frente a este tipo de fenómenos"

"Después del ´Delta´, Meteorología incluyó un aviso especial para ciclones tropicales y se mejoró la colaboración con el Centro de Huracanes estadounidense de Miami", asegura el delegado de Aemet en Canarias

28.11.2015 | 12:33
El delegado de la Agencia Estatal de Meteorología en Canarias, Víctor Quintero.

¿Cómo se formó el Delta?

2005 fue un año especialmente intenso en cuanto a la producción de tormentas tropicales y huracanes e incluso la temporada de estos fenómenos se alargó. El Delta fue uno de esos episodios tardíos que comenzó a formarse en mitad del Atlántico como una borrasca. Este fenómeno se queda aislado en el Atlántico por la presencia de una situación en omega, es decir, por la presencia de un sistema de bajas presiones en el este y al oeste un potente anticiclón, una situación que hace que las isobaras se parezcan a esta letra griega. Después comenzó a desplazarse hacia el Sur, a aguas más cálidas y este calor es lo que transforma el fenómeno en una tormenta tropical , entorno al día 23 de noviembre, un fenómeno que se caracteriza por sus fuertes vientos y precipitaciones.

¿Qué ocurrió para que el Delta llegara a Canarias?

La borrasca que había al este se debilita entorno al 27 de noviembre y desde el oeste un corriente en chorro la desplaza el Delta hacia el noreste avanzando hacia Canarias. Pero cuando alcanza el Archipiélago ya no es una tormenta tropical, sino que está en transición a volver a ser una borrasca. Las Islas se vieron más afectadas por el viento que por las precipitaciones, ya que el sistema pasa bordeando el Archipiélago y la mayor parte de la lluvia cae en el océano.

¿Podría volver a suceder?

Es poco probable que este tipo de fenómenos llegue al Archipiélago. El Delta siguió una trayectoria muy anormal. Sin embargo, existen precedentes de que otras tormentas similares han alcanzado Canarias en el pasado. Como un episodio registrado en 1975, que no fue catalogado por el Centro estadounidense de Huracanes, en Miami, en el que la velocidad del viento fue incluso superior a las que se registraron durante el Delta en Santa Cruz. Por lo que no se puede decir que no pueda volver a pasar.

¿Existe una tendencia a que cada vez se produzcan más borrascas intensas en Canarias?

Es cierto que existe una ligera tendencia al incremento de estos fenómenos durante los últimos años en el Archipiélago, pero esto no es una conclusión definitiva porque no sabemos si se mantendrá. Lo que sí ocurre es que actualmente existen más medios y la gente está más informada sobre este tipo de episodios, por lo que hay una percepción de que se han incrementado. Antes no estábamos tan pendientes de estos fenómenos y ahora todo el mundo se entera de forma casi inmediata si la Aemet emite algún aviso. Así que creo que es un cúmulo de ambas cosas.

¿Qué cambios provocó el Delta respecto a la previsión meteorológica?

Hubo dos cambios fundamentales. Se incluyeron en la normativa los avisos especiales por ciclones tropicales, que no estaban regulados en España. Este fue el motivo de que la Aemet decretara en aquel momento avisos por viento sin mencionar al Delta, porque la normativa no lo permitía. Por otro lado, también se mejoró la colaboración con el Centro Nacional de Huracanes y varios técnicos de la Aemet viajaron hasta allí para aprender más sobre este tipo de fenómenos meteorológicos.

¿Estamos ahora mejor preparados en que en 2005 para hacer frente a este tipo de fenómenos?

Desde el punto de vista meteorológico sí estamos mejor preparados. Ahora los modelos de predicción son más modernos y se han mejorado los satélites. Sin embargo, cuanto más violento sea el fenómeno menor puede ser la predicción de la fuerza del viento y sobre todo de las precipitaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine