La OMS pide no comparar el riesgo de la carne roja con el del tabaco

18.11.2015 | 11:11

El experto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Philippe Verger, afirmó ayer que no es comparable el riesgo de sufrir cáncer por el consumo de carne procesada con el que tiene fumar tabaco. Verger realizó estas declaraciones unas semanas después de la publicación del polémico informe en el que la organización prevenía sobre el riesgo de consumir este tipo de alimentos.

El especialista francés en inocuidad alimentaria explicó en Roma, en un seminario en la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que en ese estudio la carne procesada y el tabaco comparten la misma categoría, ya que ambos están en el grupo 1 de los factores carcinógenos-, por una cuestión de "causalidad".

"Esto no significa que haya el mismo riesgo de consumo, sino que tienen la misma categoría y causalidad para el cáncer, pero no hay comparación en términos de riesgo entre el consumo de carne procesada y el de tabaco", detalló.

Asimismo, el especialista de la OMS consideró que la clasificación de la carne roja está basada en "evidencias limitadas" y deben tenerse en cuenta otros factores que aumentan la posibilidad de padecer cáncer.

Verger insistió en que los resultados se obtuvieron a partir de estudios epidemiológicos que fueron realizados mediante cuestionarios sobre los hábitos alimentarios y que no están diseñados para evaluar riesgos.

El informe difundido el pasado octubre por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) se centró en la carne roja y la procesada ante la diversidad de estudios epidemiológicos que sugerían que los pequeños aumentos en el riesgo de cáncer podían estar asociados con su consumo.

El experto de la Organización Mundial de la Salud sostuvo que, según los datos divulgados, el aumento del riesgo de cáncer colorrectal es mucho mayor en el caso del consumo de carne procesada (entre un 16 y un 17%, según los estudios) que en el de la carne roja (entre un 5 y un 10%).

Respecto a lo que aumenta el riesgo de cáncer, Verger indicó que se trata de las sustancias que se añaden a las carnes durante su procesamiento o las que se liberan durante su cocción a altas temperaturas.

Recordó que comer carne también tiene beneficios para la salud y contribuye a llevar una dieta sana y que la IARC no ofrece recomendaciones sanitarias, que recaen en la OMS o en los gobiernos nacionales.

Asimismo, instó a medir los pros y los contras de su ingesta y a reforzar el control para evitar la contaminación microbiológica durante el procesamiento de la carne.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine