Un pedófilo que compartía pornografía infantil reduce su pena a 5 años de cárcel

El acusado acepta los cargos de la Fiscalía y logra una sentencia de conformidad

17.11.2015 | 02:00

Rafael C. M., presunto autor de un delito de corrupción de menores, logró ayer una sentencia de conformidad al aceptar los cargos de los que le venía acusando la Fiscalía, logrando con ello que no se celebrara juicio oral y una pena más reducida de la que interesaba el Ministerio Público. Finalmente, el acusado ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife a cinco años de prisión y otros cinco años y seis meses de libertad vigilada. En un principio, según el escrito provisional de acusación del Ministerio Público, se interesaban las penas de siete años de prisión y otros siete de libertad vigilada.

La Fiscalía sostenía que el acusado, como consecuencia de las investigaciones realizadas por la Brigada de Investigación tecnológica de la Comisaría General de la Policía Nacional, en materia de persecución de la pornografía infantil, se tuvo conocimiento de la existencia de varios archivos que circulaban por internet entre distintos usuarios y que contenían escenas de menores, de cuatro y cinco años de edad, manteniendo relaciones sexuales con adultos.

Ante el conocimiento de dichos archivos que circulaban por internet, y una vez que se puso en conocimiento de la autoridad judicial, se procedió a abrirse una investigación relacionada con las diligencias previas 1.500/2014, del Juzgado de Instrucción número 25 de Madrid. Tras descartarse las búsquedas ocasionales o fortuitas de dichos archivos, se determinó que 22 usuarios de internet estaban realizando la búsqueda de archivos a través de términos de carácter pedófilo. Tras identificarse a los usuarios de los ordenadores desde los que se estaban realizando las descargas de los citados archivos se acordó, a través de un auto del pasado 18 de septiembre de 2014, la entrada y registro del domicilio del acusado, en el municipio de La Laguna.

Rafael C. M. no tenía antecedentes penales en esa fecha, pero incide la Fiscalía en que ya había sido detenido en 2012 por distribución de pornografía infantil a través de internet, y en cuyo domicilio se encontraba el terminal de ordenador desde donde se habían realizado las conexiones a distintos archivos de contenido pedófilo y que el acusado había compartido a través de un programa de intercambio de archivos. El acusado, una vez que alojaba tanto fotografías como vídeos en su ordenador, permitía conscientemente a otros usuarios de la red poder descargarlos.

Paralelamente, y en el transcurso de otra operación policial contra la pornografía infantil realizada en esta ocasión por una unidad de Protección del Menor del Cuerpo Nacional de Policía, se tuvo conocimiento de la existencia de otros archivos, distintos a los anteriores y que también circulaban por internet, con contenido pedófilo.

Ante esta segunda investigación, y una vez que se puso en conocimiento de la autoridad judicial, el Juzgado de Instrucción número 2 de Puerto de la Cruz abrió las diligencias 1.146/2014. Tras las pesquisas y una vez que se eliminaron las búsquedas ocasionales y fortuitas, se determinó que 11 usuarios estaban realizando la búsqueda y descarga de estos otros archivos de carácter pedófilo.

En esta ocasión volvió a determinarse que Rafael C. M. volvía a ser la persona que había realizado las descargas en un terminal instalado en su domicilio de La Laguna y quien conscientemente compartía con otros usuarios del programa de intercambio Emule, entre el 7 de marzo y el 23 de junio de 2014.

De esta manera, y tras el auto de entrada y registro de la vivienda del acusado, el 25 de septiembre del año pasado se intervinieron dos pendrive, un disco duro externo y dos DVD. Una vez analizado el material, se intervinieron más de 2.000 archivos, entre imágenes y vídeos. Además, había contenido zoofílico con menores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine