El servicio de Inspección de la Universidad suma 312 quejas desde su inicio en 2009

Cuatro de cada diez denuncias llegan desde el colectivo estudiantil

16.11.2015 | 02:00

En el curso 2009/10 la Universidad de La Laguna (ULL) puso en marcha el Servicio de Inspección que a lo largo de estos seis cursos ha recibido un total de 312 quejas o denuncias. Según se desprende de las memorias anuales del área, que a lo largo del próximo curso se enfrenta previsiblemente a un proceso de revisión del reglamento.

Hasta entonces, la actividad de Inspección se ha dividido entre la supervisión ordinaria de facultades y servicios y la resolución de las denuncias presentadas. El año en que se tramitaron más quejas fue durante el curso 2010/11, con un total de 64, lo que representa el 20,51% de las 312 totales. Mientras, el curso con menos reclamaciones presentados ante el Servicio fue el primero, con apenas 43 (13,78%).

Según las memorias anuales, el sector que más quejas presenta ante la Inspección universitaria es el alumnado con el 38,78% (121), el doble de las reclamaciones recibidas por parte del profesorado, que durante los seis cursos se dirigió al Servicio en 66 ocasiones (el 21,15% de la totalidad).

Los diferentes documentos que la Universidad de La Laguna ha elaborado a lo largo de los últimos seis cursos distingue los expedientes entre ocho colectivos: profesores, alumnos, personal de administración y servicios, centros, departamentos, órganos de gestión, servicios administrativos y servicios externos.

En todos los casos la mayor parte de las reclamaciones se concentran entre los tres colectivos de la comunidad universitaria. Docentes, estudiantes y PAS concentran en total el 69,22% de las quejas desde 2009 mientras que el casi 30% restante procede de organismos, centros y servicios, aunque la mayor parte corresponden a órganos de gestión (10,26%).

La misma clasificación se hace para dividir las reclamaciones en función del colectivo al que van dirigidas las quejas. En ese caso, el ranking lo lideran el personal docente investigador, que aglutina el 43,59% de las denuncias presentadas, hasta alcanzar 136. La cifra está muy por encima del colectivo cuyas actuaciones genera más quejas, el personal de administración y servicios, que suma 49 (15,75%).

Algo menos reciben los alumnos: 41 de ellos fueron objeto de expediente a lo largo de estos seis años de andadura del Servicio de Inspección universitario. El caso más conocido es el que derivó en lo que se conoce como el caso AMEC. El grupo representativo de los estudiantes el Claustro fue denunciado por el entonces decano de la Facultad de Psicología por una nota de prensa en la que se cuestionaba su labor en la gestión de las becas. Inspección abrió expediente disciplinario a los responsables del colectivo, que llevaron el caso hasta los tribunales, ganando la batalla al Rectorado.

La polémica en este asunto partía del propio reglamento del Servicio, cuyo articulado a pesar de haberse implantado en 2009 obedece a una norma estatal anterior a la Transición. Precisamente, la elaboración de un nuevo reglamento es uno de los objetivos marcados en el plan de trabajo del Servicio para el presente curso académico, en cumplimiento con uno de los compromisos marcados por el rector de la institución, Antonio Martinón, durante su campaña electoral.

Pendientes

De las memorias anuales del servicio se desprende además que al menos tres de cada diez asuntos siguen en proceso abierto pendiente de resolución (86). De las reclamaciones concluidas, la mayoría concluyeron con la propuesta de archivo, situación que se repite prácticamente cada año. De esta manera, el 66,81% de los expedientes se ha archivado, siendo el año académico 2012/13 el curso en el que más quejas concluyeron con esta situación. Cabe destacar que el año anterior la apertura de expediente disciplinario fue la opción mayoritaria, con 25 casos. En general, solo el 13% de las resoluciones acaba con ese tipo de expediente y otros 5,45% termina con una sanción. Además, destaca que en dos ocasiones el proceso se derivó a la Fiscalía y en cuatro se activó el Protocolo de Acoso Sexual y Machista, todos el pasado curso.

Sin embargo, el motivo de la denuncia solo queda reflejado en las memorias de los dos últimos cursos del Servicio. Concretamente, 111 de las 312 quejas presentadas tienen tipificado la situación que originó su derivación a Inspección. La mayor parte de ellas, en concreto 66, corresponden a denuncias por incumplimiento tanto de las tareas asignadas como de la jornada, lo que supone el 59,46%.

El resto se dividen entre un 23,42% por lo que denunciante entiende como comportamiento inapropiado (26 de las 111) y la detección de una posible falta administrativa, penal o delito, que suman un total de 19 quejas (el 17,12% de las recogidas los dos últimos cursos académicos).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine