Un estudio mental del alumno de ingeniería informática

15.11.2015 | 02:20
Un estudio mental del alumno de ingeniería informática

Reconocida la autoría de los hechos, poca línea de defensa le queda a Alberto Montesdeoca Pérez, salvo las atenuantes que se pueden solicitar por una posible alteración mental. Su letrada, Lorena Reigosa, del despacho Ilisástegui Abogados, no quiso adelantar ayer qué diligencias pedirá para preparar la defensa del imputado. Juez y fiscal solicitarán, como suele ser habitual en estos casos, un estudio mental del joven estudiante de Ingeniería Informática. Eso no quiere decir que existan indicios de un posible desequilibrio, pues los estudios de personalidad son habituales en homicidios y asesinatos de estas características, máxime cuando la agresión la desencadenó un hecho trivial e insignificante, en este caso los ruidos en la vivienda, lo cual no guarda proporción ni justifica un comportamiento tan agresivo y extremo. Es más. En el presente caso, según las fuentes judiciales consultadas, todo indica que el imputado sabía lo que hacía y actuó con el propósito de acabar con la vida de su vecina. Y no sólo porque subió al piso de arriba con la azada en la mano, sino porque trazó un plan para eludir su responsabilidad durante los 15 días que duró la investigación policial hasta su detención el pasado martes. Alberto Montesdeoca se ha criado en el barrio de Arenales, como su padre, y es un gran aficionado a los videojuegos y el manga (cómic japonés). Parece un chico reservado, que pasaba bastante tiempo cultivando esas aficiones, según los datos recabados por los investigadores. Es probable que la defensa recurra a ese carácter introvertido para preparar el juicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine