Reclaman que los menores huérfanos se equiparen a los de víctimas de terrorismo

Varias asociaciones solicitan que los hijos de las mujeres asesinadas estén exentos de pagar las tasas universitarias, el transporte público y los comedores escolares

06.11.2015 | 23:59
Un momento de la reunión celebrada ayer entre representantes políticos y las asociaciones de familiares de víctimas.

Varias asociaciones de familiares de víctimas de violencia de género reclamaron ayer que los hijos de las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas estén exentos de pagar las tasas en la universidad, para que se equiparen sus derechos a los de los hijos de las víctimas del terrorismo. La portavoz de la asociación Todos somos Guacy, Ana María Fumero, solicitó que los menores que queden huérfanos a causa de la violencia de género deberían estar liberados del pago de cualquier pago a las administraciones, como por ejemplo, las cuotas de comedor o el transporte público.

Tras la reunión que mantuvieron con la vicepresidenta del Gobierno de Canarias, Patricia Hernández y la directora del Instituto Canario de Igualdad, Marián Franquet, esta representante de las asociaciones solicitó que se creara un registro donde constasen todos los menores víctimas de violencia de género, "para que simplemente presentando el DNI las instituciones supieran que tienen que estar exentos de cualquier pago".

La portavoz de la asociación opinó que si para las víctimas de otras formas de violencia, como el terrorismo, existe una protección específica, para los casos de violencia de género se debería seguir la misma regla.

Fumero recalcó que después de que pasa la conmoción inicial, los hijos de las víctimas quedan en el olvido. "Con el tiempo nadie se acuerda de esos niños, nadie sabe si cobran o no o si tienen familia que les pueda echar una mano".

Por eso, esta asociación pidió ayer a la vicepresidenta del Gobierno regional que se aumente la protección de estos menores. "Hay que buscar alguna forma jurídica en la que esta protección a estos niños continúe en el tiempo hasta que acaben sus estudios y tengan su trabajo", propuso.

Fumero también quiso destacar que los menores no siempre tienen garantizada su pensión de orfandad, ya que la Seguridad Social "no se hace cargo de la paga si la madre no ha cotizado" y los pequeños quedan desprotegidos porque "automáticamente su padre también pierde su empleo".

Por eso, Fumero apuesta por que sean las administraciones públicas y no los familiares que se hagan cargo de los niños quienes asuman los gastos de los menores.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno autonómico, Patricia Hernández, reconoció que las administraciones no se ocupan lo suficiente de los familiares de las víctimas de violencia de género. "Estamos trabajando para establecer protocolos de apoyo a las familias y a los menores víctimas de violencia de género, para que desde el Gobierno de Canarias podamos resolver muchos de los problemas", expresó Hernández.
La también consejera de Empleo y Políticas Sociales destacó que hace falta coordinar a varias áreas para poder abordar de forma efectiva el trato a los familiares.

Una de las cosas que hay que mejorar es el sistema de acogimiento de estos menores, que es el mismo que para otros niños, por lo que "hay que trabajar para poder abordarlo de manera diferente".

Sin embargo, Hernández se mostró reticente a la creación de un registro de menores víctimas de violencia de género, ya que la ley de protección de datos dificultaría su puesta en funcionamiento.

En la reunión también participó la directora del Instituto Canario de Igualdad, Marián Franquet, quien resaltó la necesidad de que exista una mayor especialización en todos los segmentos que intervienen en los casos de violencia de género.

Franquet destacó también que desde que una mujer acude a un centro de salud los profesionales tienen indicadores para saber si es víctima de violencia o no. "Ahí se activan protocolos que determinan como se debe trabajar con ellas". explicó.

A partir de este primer aviso, el recorrido que realizan las víctimas de violencia machista es largo y abarca a varias instituciones. Por eso, Franquet insistió en que la especialización en todas estas áreas es determinante para abordar el problema. "Hay que ir hilando con un hilo más fino para que cada vez esa costura sea más fuerte y coherente", expuso.

Franquet también subrayar que el sistema actual "funciona para muchísimas mujeres, a las que ha ayudado a salir de la situación de violencia". Sin embargo, reconoció que se han cometido errores "y tenemos que abordarlos, sin tapujos y sin intentar tirar balones fuera, para que en todos los casos la respuesta sea 100% efectiva".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine