Danza en honor a Lakshmi

La comunidad hindú inicia la celebración de la fiesta del Diwali en la que dan la bienvenida al año 2072

02.11.2015 | 01:58
Danza en honor a Lakshmi
Varios de los momentos del espectáculo ayer en Puerto de la Cruz.

La comunidad hindú está a punto de entrar en el año 2072. No es que hayan realizado un viaje al futuro, sino que su calendario sigue un ritmo propio. Unas fechas en las que se aprovecha para estar con la familia y los amigos y para hacer un ejercicio de fe, en este caso honrando a la diosa Lakshmi. Se trata del Diwali, una de las fiestas tradicionales en la India que en todo el mundo incluyen actos de varios días. Ayer, en Puerto de la Cruz, la comunidad hindú de la Isla se reunió en uno de estas actividades que se organizó en torno a los más pequeños.

Una de las organizadoras del evento, Salina Rakhee, explica que "los niños están acostumbrados a la cultura occidental y con este tipo de fiestas les ayudamos a conocer y comprender mejor la propia cultura". Es un día de reunión, con las mejores galas y el mejor ambiente, en el que las risas y la ilusión de los niños se impone por encima de cualquier cosa.

De las 150 personas que se dieron cita en la sala de fiestas Restaurante El Gofio, los pequeños fueron los que mejor se lo pasaron pero sobre todo los que más se prepararon. Durante dos horas el escenario fue suyo, para deleite de sus progenitores, familiares y amigos que conformaron un público entregado. Entre ellos, el alcalde del municipio portuense, Lope Afonso, quien quiso destacar que "el hecho de que esta festividad se celebre en todo el mundo demuestra su importancia". "La ilusión de los pequeños son las ganas de seguir avanzando porque son el relevo de esta comunidad que tan importante ha sido en el municipio", insistió Afonso.

A tenor de lo mostrado sobre las tablas, futuro hay. Los niños, de entre cuatro y 15 años, se prepararon sus propias coreografías, la primera de apenas unos segundos a modo de presentación y la segunda al ritmo de un popurrí de estilos de lo más variados. Rock and roll, hip hop, salsa y hasta sevillanas fueron los sones elegidos para dar rienda suelta a su arte, unos con mayor suerte que otro, pero todos con el mismo resultado: aplausos por doquier y orgullo de los padres.

"Es una fiesta para ellos", según insistió la organizadora, pero no solo para desfilar por el escenario. Se trata de que, a través de una actividad tan festiva como participativa, los más pequeños comprendan la importancia de sus tradiciones. Así, además de los números musicales, el escenario también sirvió para acoger la enseñanza sobre cómo honrar a Lakshmi. Mientras una de las jóvenes emulaba ser la diosa, los niños y niños acompañados por el padre fueron desfilando a su lado para realizar el ritual, ante la mirada de las madres y del resto del público.
Claro que los adultos también sienten esta festividad. Antes de reunirse con sus allegados el próximo 11 de noviembre (día más importante del Diwali), pudieron disfrutar ayer de una tarde diferente. Al margen de la ternura y el orgullo de ver a los niños convertidos en artistas, también tuvieron ocasión de jugar al bingo, salvo que cuando completaban los números no quedaba otra que gritar "Happy Diwali".

Y para terminar la tarde, ya más bien noche, una cena entre amigos que ya son casi familia. Antes de que los platos sirvan de excusa para dar la bienvenida al nuevo año, el atracón se usa al menos para compartir los últimos días de 2071 entre los miembros de la comunidad con la que comparten tradición. Y todo en honor a Lakshmi.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine