Las lluvias copiosas causan numerosos cortes de tráfico por desprendimientos

La playa de Las Teresitas permanece cerrada al baño - Las carreteras de Anaga, las más afectadas

01.11.2015 | 02:12
Temporal de lluvia y olas en Puerto de la Cruz
Temporal de lluvia y olas en Puerto de la Cruz
Las lluvias copiosas causan numerosos cortes de tráfico por desprendimientos

La alerta decretada ayer por el Gobierno de Canarias ante los avisos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Canarias, que subieron a naranja a lo largo de la jornada, dejó en las Islas lluvias copiosas y fuerte oleaje ocasional, provocando incidencias, sobre todo, por inundaciones, desprendimientos en carreteras y rebosamiento de alcantarillas. El macizo de Anaga tinerfeño y algunos puntos del norte de la Isla se llevaron la peor parte de los cortes de tráfico por desprendimientos de tierra, vegetación y piedras. Un gran dispositivo de operarios se desplegaron por la zona para arreglar las vías e informar a los vecinos. Muchos eventos previstos tuvieron que ser cancelados o retrasados.
En cuanto a la jornada de hoy, no existen riesgos, salvo un aviso especial por lluvias intensas y rachas de viento fuerte a nivel nacional. En él, la Aemet explica que, en el caso de Canarias, las precipitaciones tenderán a remitir.

En lo referente a las incidencias vividas ayer en Santa Cruz, debido al material que ha arrastrado la lluvia por los diversos barrancos de Anaga, que desembocaron en la franja costera, fue necesario cerrar al baño la playa de Las Teresitas. La bandera roja seguirá izada en las próximas horas hasta que se pueda sanear la zona, según informó el Consistorio.

El Ayuntamiento capitalino comunicó también el traslado de una mujer desde su casa en Almáciga hasta la capital, por parte de una dotación de la agrupación de voluntarios de Protección Civil. La evacuada, de avanzada edad, precisaba ser dializada. En Chamorga se registró la inundación de una vivienda, situación también solventada por Protección Civil. En lugares como el barranco de El Cercado de San Andrés o las cuencas de los valles de Tahodio, Valleseco y María Jiménez se ha mantenido un control permanente por si fuera necesario realizar alguna actuación. Únicamente fue necesario intervenir con palas en San Andrés, debido a la obra que se realiza en aquel punto del litoral santacrucero.

Desprendimientos

Los desprendimientos que más cortes de tráfico han provocado tuvieron lugar en el macizo de Anaga, que registró los mayores índices de pluviometría en la isla de Tenerife. Se llegaron a recoger 132 litros por metro cuadrado en El Bailadero.

Un amplio dispositivo chicharrero, con el apoyo de los equipos de Conservación de Carreteras del Cabildo tinerfeño, se esforzaron durante toda la jornada en mantener abiertas las carreteras, además de prestar su ayuda a los vecinos de la zona. Al caer la noche, dispositivos de la Policía local de Santa Cruz y Protección Civil seguían trabajando en Anaga.

Resultó especialmente relevante el desprendimiento de tierras y una gran piedra que bloqueó el cauce del barranco junto a la Hoya de Los Palmitos. En ese punto se taponó la salida del cauce desbordándose el agua que acabó pasando por encima de la vía con gran intensidad. Un grupo de 15 viviendas de esa zona quedó aislado por este motivo, aunque el trabajo de los operarios municipales recondujeron la situación de manera provisional.

Sin embargo, una de las vías que más ha sufrido por el paso de este temporal ha sido la TF 123, que discurre hacia Chamorga y donde se han registrado múltiples desprendimientos durante todo el día. Integrantes del Consorcio de Bomberos de Tenerife, miembros de la unidad de Montes, voluntarios de Protección Civil y la Unipol de la Policía Local han trabajado en los distintos derrumbes, alguno de los cuales impidió el paso a varios vehículos que transitaban por el lugar. De hecho, esta vía permanece aún con problemas y no ha sido abierta en su totalidad. La carretera de Almáciga, así como la de Benijo sufrieron importantes desprendimientos que dejaron aislados sus caseríos mientras duraron los trabajos de limpieza de la vía. En Taganana también se registraron diversas incidencias en puntos como la salida del túnel o Cruz Vieja.
El desprendimiento más problemático se produjo a primera hora de la mañana, afectando a la TF-12, carretera que une el pueblo de San Andrés con El Bailadero, en las proximidades del cruce hacia Taganana. Debido a la entidad del derrumbe y la inestabilidad de la ladera próxima fue necesario cortar al tráfico ese punto de la vía. Además del trabajo de las cuadrillas del servicio insular de Mantenimiento de Carreteras, fue necesario ubicar a patrullas de la Policía Local santacrucera cerca de San Andrés, en la carretera para evitar que los conductores accedieran hasta ese lugar.

El Ayuntamiento de La Laguna, por su parte, puso otro punto de control en la TF-12 a la altura de Las Mercedes. La empresa Titsa también se vio obligada a suspender sus líneas de transporte en Anaga debido al estado de las carreteras, aunque gradualmente el servicio fue reinstaurándose hasta su total normalidad.

En el resto de la parte lagunera del macizo hubo problemas que degeneraron en cortes de tráfico en los accesos a varios caseríos, Las Carboneras, un carril de la carretera del Boquerón, la variante de Tejina, la carretera hacia Punta del Hidalgo, el Camino del Homician y varias zonas de Guamasa. Siguiendo en el término municipal de Aguere, en Punta del Hidalgo, uno de los muros de la plaza de la Iglesia cedió al haber recogido demasiada cantidad de agua. Al poco tiempo, una pala retiró la tierra empapada y las piedras que acabaron en la plaza y se procedió a colocar una valla hasta que, con más tiempo, se puedan cuantificar los daños y proceder a su arreglo. Según fuentes municipales, "lo importante ahora es asegurar la zona".

Además, en La Palma, los vecinos de la zona de Las Cabezadas de Barlovento, en el norte isleño, vieron su paso interrumpido por un gran pedrusco que se desprendió de la ladera y acabó en medio del asfalto. A las pocas horas, una pala retiró los desperfectos y la vía volvía a la normalidad.

Mucho menos importante fue el pequeño derrumbe que tuvo lugar en el tinerfeño municipio de Tacoronte, donde unas rocas se desprendieron de el muro frente a la estación de guaguas. Siguiendo en el Norte de la Isla, el túnel de entrada a Puerto de la Cruz también permaneció cerrado por las incidencias de las lluvias. En La Gomera y El Hierro también se vivieron incidencias similares.

Como ya es costumbre, las redes sociales se llenaron de fotografías de los distintos incidentes ocurridos en las Islas. Además, estas vías digitales sirvieron a muchos ciudadanos para informar acerca del estado de las carreteras y del desarrollo de la propia alerta. Aunque muchos vivieron de primera mano lo que las lluvias iban provocando, otros pasaron la jornada ajenos al problema y viviendo un sábado pasado por agua de lo más normal. Incluso, muchos aprovecharon la situación para disfrutar: en el Puerto de las Cruz los turistas se sentaban a contemplar el salvaje oleaje, que inundó parte de la explanada del muelle que sirve de aparcamiento.

En el Aeropuerto de Los Rodeos, envuelto en niebla y lluvia constante, como es costumbre al menor contratiempo climatológico, los viajeros tuvieron que lidiar con la lluvia y el viento. Por suerte, apenas hubo retrasos en los vuelos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine