Halloween impone su reinado

La decadencia de Los Finados

La tradición canaria de honrar a los difuntos parece tener los días contados. La fanfarria de Halloween, con sus fiestas de disfraces y sus cuentos de miedo, está ganando la batalla. Tal vez no la guerra

01.11.2015 | 09:56
La decadencia de Los Finados

Al anochecer del 1 de noviembre se recomendaba no salir de las casas. Era tiempo de difuntos, y había que honrarlos contando cuentos y comiendo castañas, nueces y dulces. Antes de que dieran las doce había que encender lamparitas en vasos de aceite para dar luz a las ánimas, una por cada muerto de la familia, y otra extra, por aquel finado extraviado al que tal vez nadie rezaría. Si no se respetaba esta costumbre, podían ocurrir sucesos extraordinarios, de esos que nadie querría vivir. Así lo aseguraban con total vehemencia y aplomo los más viejos del lugar, los celosos guardianes de la tradición. En el patio de las casas se juntaba la familia y la abuela empezaba con su retahíla de historias, hablando de todos los finaos o finados que merecían esa noche unas palabras de recuerdo.

El culto a la muerte, a las almas en pena que debían esperar en el purgatorio hasta quedar puras y entonces encontrar la gloria, han sido temas recurrentes en la tradición canaria, tanto a través de la gran influencia religiosa, transmitida desde hace siglos por aquellos primeros monjes franciscanos que arribaron a estas costas, como por toda esa transmisión oral en la que el más allá, la comunicación con los ausentes toma forma y despunta con manifestaciones culturales, con cuentos y también con supersticiones que se repiten o mejor se repetían de abuelos a nietos.

La fuerza de Halloween

Los amantes de las tradiciones canarias y de la cultura popular sienten auténtico pavor y también pena ante la avalancha de celebraciones y modas que están acabando por instalarse de forma permanente, desplazando a otras propias. En el fondo, todos saben que lo que viene no hay quien lo pare.

Pocos pueden reprimirse ante la fascinación que despierta aparecer como un zombi y sobre todo asustar al que mira.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine