Astronomía

Canarias se suma al seguimiento del asteroide que se acerca a la Tierra

Telescopios de los dos observatorios del Instituto de Astrofísica de Canarias investigan su composición y vigilan su trayectoria

30.10.2015 | 13:23
Trayectoria de NEO 2015 TB145 desde el Telescopio Isaac Newton en la isla de La Palma.

Los Observatorios de Canarias, seguirán la trayectoria del asteroide 2015 TB145 durante las noches previas a su máximo acercamiento a la Tierra, el próximo 31 de octubre, en el marco de la colaboración internacional Euronear.

Desde el Observatorio del Teide (OT), en Tenerife, se están obteniendo imágenes de este objeto en el rango del visible con los telescopios IAC80 y TAD (Telescopio Abierto Divulgación). Se pretende calcular su periodo de rotación a partir del estudio de la variación del brillo del objeto.

Desde el Observatorio del Roque de los Muchachos, en La Palma, se intentarán conseguir espectros en el visible y en el infrarrojo utilizando los instrumentos del Telescopio William Herschel y del Telescopio Nacional Galileo, con el objetivo de obtener información sobre la composición superficial de 2015 TB145. Un quinto telescopio, el Telescopio Isaac Newton , se encarga también del seguimiento fotométrico en el visible. En las primeras imágenes de este telescopio, ya se ve al asteroide en su marcha hacia el perigeo y se observa una variación del brillo que indica que tiene un período de rotación de tres horas.

2015 TB145 es un objeto de gran interés principalmente por dos razones. La primera, su peligrosidad potencial, ya que se trata de un objeto de gran tamaño que se acerca a la Tierra y que pasará muy cerca del plantea, exactamente a 486.000 kilómetros. En un futuro, su trayectoria podría llevarlo a colisionar con la Tierra, por lo que estos días suponen una oportunidad única para conocerlo mejor.

La segunda es la necesidad de determinar si se trata de un asteroide o de un cometa inactivo. Los parámetros orbitales que presenta son propios de un cometa extinto o durmiente. 2015 TB145 podría ser un cometa "jubilado": debido a repetidas visitas al Sol (pasos por el perihelio que se producen cada tres años) ha perdido sus volátiles superficiales, que han quedado tapados por una capa de polvo, y no muestra ningún tipo de actividad en forma de cola o coma.

Confirmar si sus propiedades físicas son las de un cometa aportará información sobre su naturaleza y puede facilitar valiosos datos sobre la presencia de estos objetos en los asteroides cercanos al planeta.

El principal objetivo de las observaciones es conocer la verdadera naturaleza de 2015 TB145. Estas investigaciones son cruciales, ya que ayudarán a plantear una estrategia para desviarlo en caso de que se demuestre que existe una probabilidad razonable de colisión con la Tierra en el futuro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine