Cinco acusados de explotación sexual en Tenerife afrontan 64 años de prisión

Tres de los encausados habrían engañado a dos compatriotas nigerianas con falsas expectativas de trabajo en la Isla

20.10.2015 | 11:51
Los cinco acusados, de espaldas, junto a la intérprete judicial; a la izquierda los cuatro abogados de la defensa, y al fondo, los tres magistrados.

Cinco personas de origen nigeriano afrontan 64 años de prisión en total por la presunta comisión de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros (favorecimiento de la inmigración ilegal) y dos delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, según el escrito de acusación del Ministerio Fiscal. La representante de la Fiscalía considera que Lorita L. y Musban L. L. son autores de ambos delitos por los que interesa que se les imponga a cada uno de ellos cinco años de prisión por el primer delito y siete años de privación de libertad a cada uno de los acusados por cada delito de trata de seres humanos; a Sarfo K. considera que debe imponérsele siete años por cada delito de trata de seres humanos, mientras que a Debora A. A. y a Esoghene B. solicita que se les imponga una pena de seis años y un día de prisión por cada delito de trata de seres humanos.

Ayer, en la primera sesión del juicio –que continuará entre los días 9 y 13 de noviembre– se expusieron diversas cuestiones previas en las que los abogados de los acusados presentaron su oposición a algunas de las pruebas de cargo presentadas en la causa. Entre ellas el auto judicial que permitió la intervención de las comunicaciones telefónicas solicitadas por la Policía Nacional que investigaba a una supuesta red de narcotraficantes aunque finalmente la investigación, que no dio los resultados esperados, giró hacia la presunta implicación de los encartados en una red que introducía en España a mujeres compatriotas de Nigeria para explotarlas sexualmente.

La instrucción judicial de esta causa se inició en los Juzgados de Arona a finales de 2012 teniendo diferentes intervenciones en el tiempo los Juzgados de Instrucción número 4, número 1 y, finalmente el número 3. Se da la circunstancia de que un magistrado, que sustituía al titular del Juzgado de Instrucción número 1 se inhibió en favor del número 3 del que este magistrado es titular. Esa circunstancia llevó ayer también a uno de los letrados a solicitar la nulidad de todo el procedimiento en base al artículo 24 de la Constitución.

Los tres magistrados de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife se retiraron ayer durante diez minutos para deliberar sobre estas cuestiones y rechazaron las pretensiones de los dos letrados, a quienes se les habían adherido los otros dos abogados de las defensas.

Según el Ministerio Fiscal, en su escrito de conclusiones previas, Musban L. L. y su mujer, Lorita L., se "concertaron entre sí" con ánimo de lucro para contactar con ciudadanas nigerianas que residían en su país de origen y a las que ofrecían trabajo en Tenerife como peluqueras, "a lo que éstas accedían tanto por la dureza de las condiciones en las que vivían en su país como por la confianza depositada en (...) un contacto identificado como Lucky, con vínculos familiares con los acusados", dice la fiscal aunque dicho "contacto" no ha podido ser localizado.
Así, dos de estas mujeres –que figuran en el procedimiento como testigos protegidos– aceptaron venir a España en diciembre de 2012, "confiadas en la promesa de una vida mejor". Los acusados, según la Fiscalía, les organizaron el viaje y corrieron con todos los gastos "atravesando África y para eludir los controles fronterizos, las introdujeron a través de la frontera de Melilla", pasando una estancia en el CITE de dicha localidad y abandonándolo el 13 de marzo de 2013.

Ambas mujeres habrían seguido instrucciones de los acusados y se dirigieron a Madrid, donde vivía el tal "Lucky" recibiendo instrucciones para esperar a Sarfo K., que viajó a Madrid para entregarles los billetes de avión a Tenerife y dos pasaportes, propiedad de Debora A. A. y Esoghene B.

Al llegar a Tenerife fueron interceptadas el 25 de abril de 2013 e ingresaron en el CIE de Hoya Fría.

El 2 de mayo de ese mismo año quedaron en libertad y fueron recogidas por Musban L. L. y Lorita L. en un coche propiedad de otra persona que no ha quedado acreditada su participación en la comisión de los citados delitos. Ambas mujeres fueron trasladadas a un piso de Arona en el que permanecieron cuatro días sin salir, según el Ministerio Público. Durante esos días, el matrimonio formado por Musban y Lorita informaron a las hoy testigos protegidos del trabajo que en "realidad" iban a desempeñar, y que no era otro que el de prostitución, indicándoles además, que habían contraído una deuda de 4.000 euros y que debían saldar.

Según la fiscal, ambas mujeres fueron amedrentadas y amenazadas para obligarlas a entregar entre 300 y 400 euros semanales a la organización.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine