Las residencias escolares isleñas tienen libres tres de cada diez plazas ofertadas

De 1.337 camas hay ocupadas 927 para este curso

18.10.2015 | 02:00

Las residencias escolares del Gobierno de Canarias mantiene ocupadas para este curso casi el 70% de las plazas ofertadas, según indica el director general de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa, Rafael Bailón, quien añade que "se cubre la totalidad del cupo en las capitales de las Islas". En concreto, este recurso educativo y social dispone de 1.337 camas, de las que 410 están libres, lo que supone algo más del 3%.

En general, este servicio se emplea como una forma de acercar al alumnado a los centros escolares. El carácter orográfico e insular del Archipiélago, además del propio mapa educativo, hacen que para acceder a la enseñanza, tanto obligatorio como posterior, los estudiantes deban buscar un lugar donde residir. Pero además, puntualiza Bailón, "se emplea también para acoger a alumnos procedentes de familias desestructuradas o con escasos recursos".

Es en este segundo caso en el que cobra especial relevancia el objetivo más social de las residencias escolares "porque permite una mayor tutorización de los menores y de la situación de su familia", argumenta el director general de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa.

De esta manera, defiende que más allá de mera vivienda, este servicio cumple una función educativa, social y de ocio. En concreto, el responsable de la Consejería canaria de Educación explica que entre los objetivos de las residencias escolares destacan que "fomenta la correcta cohesión del alumnado, facilita la madurez de los estudiantes, permite una mayor tutorización tanto a nivel académico como social porque están en contacto permanente con las familias, complementa la formación que se recibe en el aula y facilita la orientación educativa". Para ello cuentan con una plantilla en la que se aúnan profesores o auxiliares educativos "que se encargan del control de las tareas escolares y de la realización de actividades paralelas".

Dada su importancia, Rafael Bailón asegura que la intención es "al menos mantener el servicio" aunque avanza que se llevará a cabo un proceso de actualización de la normativa que lo regula". "La propia Ley Canaria de Educación No Universitaria obliga a dar respuesta a todas las necesidades de este tipo así que la intención es incluso fortalecer el recurso", sentencia.

Las cifras

La Comunidad Autónoma cuenta con un total de 11 residencias escolares, instaladas en Agüimes, La Aldea, Santa María de Guía y Gáldar (Gran Canaria); La Laguna y San Andrés (Tenerife); Haría en Lanzarote; Puerto del Rosario en Fuerteventura; Santa Cruz de La Palma y Los Llanos de Aridane (La Palma) y San Sebastián de La Gomera, además de otras tres dedicadas a atender a alumnos con necesidades educativas especiales (en Siete Palmas, San Miguel de La Palma y Santa Cruz de Tenerife) y otras dos específicamente para estudiantes universitarios, en La Laguna y Santa Cruz de La Palma.

Aún así, Rafael Bailón indica que el alumnado de las residencias escolares es variado ya que se ha convertido en una salida habitual para los alumnos de Formación Profesional que no tienen en su entorno habitual el ciclo formativo que desean cursar o para jóvenes de Bachillerato que les ocurra lo mismo con la especialidad deseada. Eso sí, aclara que los propios educadores los dividen por edades, tanto en el espacio como en las actividades paralelas.

La obtención de la plaza depende de diferentes criterios, tales como las dificultades sociales o el nivel de renta familiar. "Lo cierto es que casi todos los que lo solicitan logran acceder", puntualiza el director general de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa.

La plaza en la residencia cuesta en torno a 1.200 euros durante los diez meses aproximados que dura el curso escolar, salvo en el caso de los alumnos universitarios para los que la cuantía se eleva a unos 2.100 euros. "Para hacer frente al gasto existe una convocatoria de ayudas y además se ofrece la posibilidad de quedar exento de las tasas si se acoge a la figura de colaborador para desempeñar alguna función dentro del centro", añade Rafael Bailón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine