Canarias registró 53 casos graves de gripe y cinco fallecidos en la anterior campaña

Ninguno de los pacientes se había vacunado contra el virus

16.10.2015 | 01:43
carsten w. lauritsen

El 9% de los 53 casos graves de gripe registrados en la pasada campaña acabaron con el deceso del paciente. En total fueron cinco los fallecimientos, según destaca la Consejería de Sanidad, que añade que ninguno de ellos se había vacunado. Precisamente, ayer arrancó la campaña de inmunización para el virus, con la que este año se pretende llegar a 220.000 canarios.

Para la adquisición de las dosis correspondientes, la Administración sanitaria ha realizado un inversión de 832.100 euros, a los que hay que sumar otros 200.000 para la compra de 20.000 vacunas antineumocócicas que se inyectarán con carácter complementario.
Según cifra la Consejería de Sanidad, la inmunización reduce las hospitalizaciones alrededor de un 70% y la muerte un 85% entre pacientes que no están internos en hogares de mayores. A su vez, entre los internos en centros de mayores, la vacuna reduce el riesgo de hospitalización en un 50%, el riesgo de neumonía un 60% y el riesgo de morir entre un 75 y un 80%.

Por ello, tanto los responsables sanitarios como los propios profesionales del Servicio Canario de Salud (SCS) aconsejan a la población considerada como de riesgo que pida cita con su enfermero del centro de salud para que le suministre la vacuna. En concreto, la recomendación de la inmunización se centra en personas mayores de 65 años; población tanto adulta como infantil con enfermedades crónicas cardiovasculares, hepáticas, renales, hematológicas y metabólicas y especialmente respiratorias; embarazadas y personal sanitario o considerado como esencial para la comunidad, como bomberos o policía.

A pesar de la insistencia cada temporada, sigue existiendo en la población cierta reticencia a la vacunación, unas dudas que no comprenden especialmente los pacientes que sí optan por recurrir a la inmunización. Para Imelda Fumero, usuaria de centro de salud Doctor Guigou en Santa Cruz de Tenerife, "hay que recomendárselo a todo el mundo, aunque luego cada uno es cada uno". "Tras vacunarme nunca me da la gripe, paso el verano perfecta", asegura la vecina, de 67 años, que indica que dentro de su concienciación acerca de la inmunización, optó por recurrir en su momento incluso a la dosis para evitar el contagio por la conocida como gripe A.
El enfermero Manuel Zamora, encargado de la inyección para prevenir la patología en el mismo centro de salud, insiste en que se trata de un fármaco que "siempre es efectiva" y de hecho insiste en que "antes de empezar a vacunar, el medicamento se prueba en laboratorios para garantizar también su seguridad".

De esta manera, el profesional sanitario quiere desmentir "el bulo generalizado que se creen los que dicen que se vacunaron una vez y tuvieron la pero gripe de su vida". "El fármaco puede tener efectos secundarios, tales como dolores de cabeza o en las articulaciones o incluso fiebre pero son pocos los casos y no tienen nada que ver con el virus", asevera Manuel Mendoza.

Tal es así que todas las personas que pasaron ayer por su consulta confirman que llevan años recurriendo a la vacuna. "Lo que noto es que no me ha dado gripe nunca", resume el paciente Vicente Fox, que se encuentra entre los colectivos de riesgo por su edad. "Antes había sufrido alguna pero ya no, así que seguiré vacunándome", afirma.

Después de una década de vacunas al año, Nuria Quejido tampoco o duda de que debe pasar por consulta en cada campaña: "Ya me vacunaba antes de estar enferma y ahora con más razón", dice la paciente que sufre una patología cardiaca y que además hace cinco años padeció un ictus. Ayer acudió al centro de salud para recoger la receta de su medicación y aprovechó para cumplir su cita anual contra la gripe "porque funciona", insiste.

Y ello precisamente porque cada año la industria farmacéutica revisa la cepa del virus. No todas las temporadas tiene las mismas características y en base a la que los expertos analizan que protagonizará la enfermedad cada invierno, elaboran y prueban inmunización más adecuada.

Una vez que se inicia la campaña de vacunación, la persona que esté incluida dentro de los colectivos de riesgo debe primero pedir su cita al servicio de Enfermería de Atención Primaria. Una vez que acuda, el profesional se asegurará de que "no siente ninguna otra molestia que indique puede estar incubando algún tipo de virus, como náuseas o fiebre", indica Manuel Zamora.

Además, recuerda al paciente que el pinchazo apenas duele, pero que "pica un poco" según indicó a los usuarios vacunados ayer, a los que también informó de que la zona puede enrojecerse. "Si presenta alguna molestia posterior, lo que se recomienda es simple paracetamol y en el caso de que persista, debe acudir a su centro de salud para consultar al especialista", añade el enfermero.

Cabe destacar que la vacuna se sumistra de manera gratuita para los colectivos de riesgo, aunque en el caso de una persona que por decisión propia quiera inmunizarse ante el virus puede recurrir a su oficina de farmacia. En cualquier caso, es recomendable consultar al médico de Atención Primera, porque aunque por lo general se trata de un fármaco inocuo, siempre hay contraindicaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine