Once vueltas al mundo

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil de la provincia lleva recorridas 240.394 millas

11.10.2015 | 23:16
Dos de las patrulleras del Servicio Marítimo de la Guardia Civil en su puerto base en la Dársena Pesquera de la capital tinerfeña.

Las más de 240.394 millas náuticas que lleva recorridas el Servicio Marítimo de la Guardia Civil de la provincia de Santa Cruz de Tenerife equivalen a haber dado 11 vueltas alrededor del mundo. Sus 54 componentes cuentan con titulación marinera y, en algunos casos, doble, ya que aparte de la recibida en el centro Jovellanos, en Gijón, son muchos los que se forman en el Instituto Marítimo Pesquero. Además, cinco de sus integrantes se encuentran actualmente desplazados en misiones internacionales. Dos de ellos están en África, Mauritania y Senegal, mientras que los otros tres navegan dentro de la operación Tritón que lucha contra la inmigración clandestina en aguas del Mediterráneo. Además, en el pasado mes de agosto se cumplieron 13 años de la implantación de esta unidad en la Isla.

Al frente del Servicio Marítimo, por poco tiempo ya, está el capitán Félix Valverde Saiz, que tiene pedida plaza en la misma unidad pero en la provincia de Cádiz. Veinte años navegando en diferentes patrulleras de la Guardia Civil dan para mucho juego.

Uno de los pioneros

"Yo fui uno de los creadores del Servicio Marítimo en esta provincia. Además, me tocó llevar una de las patrulleras de la Guardia Civil por primera vez hasta Senegal y aquello fue muy duro. Cuando llegamos al puerto militar de Dakar no encontramos facilidades pero, al final, se instauró la cordura", narró el capitán Félix Valverde en una entrevista a la opinión de tenerife a bordo de la patrullera de altura Río Ara, atracada en el que es su puerto base, la Dársena Pesquera de Santa Cruz de Tenerife.

"La dotación de embarcaciones es de dos patrulleras medias, la Pico Teide y la Río Jándula, y tres semirrígidas. Una de ellas precisamente fue aprehendida en una operación antidroga y tras solicitarle al juez encargado del caso la cesión, esta llegó a la unidad. Forman el contingente 54 hombres, junto con once buceadores del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS)". Esto detalla el oficial, quien agrega: "El servicio se desplaza al sur de la Isla como a las Islas menores. De hecho, acabamos de llegar de estar tres días en El Hierro".
Este oficial, antes de entrar en el Servicio Marítimo, estuvo destinado en Collado-Villalba y Cuenca hasta que decidió cambiar de aires y entró en el Servicio Marítimo en la provincia de Huelva a donde llegó en 1994.

"Nuestro servicio está enfocado a todo aquello relacionado con el control de embarcaciones deportivas, titulaciones, documentación y especialidades. Además, participamos en el control de la campaña de cetáceos, sobre todo para que los barcos de recreo respeten las zonas donde habitan. Nos encargamos de controlar la 6 ª lista, matrículas de barcos de negocio y lucrativos; la 3ª, que es la asignada a los pesqueros; y la 7ª, que es la de embarcaciones y yates", matizó el oficial.

Junto al oficial se encontraban presentes el sargento primero Francisco José Frías y los guardias Jesús Manuel Ramos Pérez, palmero de nacimiento, de Los Llanos de Aridane para más señas y uno de los más veteranos; así como uno de los recién llegados, Ibon Anchustegui, vasco como su propio nombre indica que forman la tripulación de guardia de ese día.

Todos tienen anécdotas que contar y que servirían para llenar las páginas de un libro. "No es plato de buen gusto encontrarte con una patera cargada hasta los topes. Es peligroso y estresante lo que ocurre en el Estrecho. Ver las condiciones en las que se tiran al mar y como llegan. Ahora bien, todos portan camisetas del Barça. No sé cómo se las arreglan", contó el suboficial Francisco José Frías, que ha estado gran parte de su vida de guardia civil en el Servicio Marítimo de Ceuta.

Casi todos los guardias del Servicio Marítimo han servido en aguas de África. "La navegación hasta Mauritania suele durar dos días pero subir se convierte en una tortura, ya que lo normal es hasta cuatro días, aunque claro está, todo depende del estado de la mar. Por poner un ejemplo, de Dakar, en Senegal, hasta Nouadhibou, en Mauritania, se tarda unas 18 horas. Sin embargo yo he tenido una travesía de hasta 38 horas", apuntó entre sonrisas el capitán Valverde.

Las condiciones para entrar en el Servicio Marítimo son las mismas que para ocupar plaza en otras especialidades. Primero, haber cumplido el tiempo mínimo de permanencia en una unidad, luego, cuando salen las plazas, hay una baremación donde se mira toda la titulación referente a temas náuticos o aquellos que hayan servido en la Armada. Una vez seleccionados pasan un curso en el centro de la Marina Mercante Jovellanos, en Gijón, donde obtienen alguna de las dos especialidades con las que cuenta el Servicio Marítimo: mecánico-marinero o patrón. La duración va desde los nueve meses de patrón hasta los tres de mecánico. Tras seis meses de práctica, el patrón que llega nuevo a la unidad sale a navegar solo. Sin embargo, es en los rescates donde esta unidad ha batido el palmarés de otras con más antigüedad. Así, en 2006 rescataron a un total de 13.530 personas. En el periodo comprendido entre 2005 a 2009 fueron 23.485 los inmigrantes salvados de morir ahogados.

La otra parte del servicio la ocupan las inspecciones a las embarcaciones. Desde que se estableció la unidad en Tenerife se han llevado a cabo 3.397, de las cuales 2.785 han tenido que ser denunciadas.
"Muchas de las infracciones que detectamos se deben a la titulación caducada o bien a un despiste en las embarcaciones que manejan y con las que se pueden navegar a determinadas millas de la costa. En otro tanto por ciento importante, los navegantes no van provistos de los chalecos salvavidas ni de las bengalas reglamentarias. Las multas oscilan entre los 300 y los 3.000 euros dependiendo de la gravedad y de la reincidencia", contó el guardia civil Jesús Manuel Ramos, quien agregó que "controlamos también a las embarcaciones gracias al sistema AIS, que corresponde a las siglas anglosajonas de Automatic Identification System (en español, Sistema de Identificación Automática). El objetivo del sistema AIS es permitir a los buques comunicar su posición y otras informaciones relevantes, tales como bandera, carga, puerto de salida y de destino, para que otros buques o estaciones puedan conocerla y evitar colisiones".

Otra de las misiones del Servicio Marítimo de la Guardia Civil es la del control de la campaña del atún rojo. "Existen cuatro tipos de licencias. Por ejemplo, con un barco de cerco no se puede capturar esta especie", citó el capitán Félix Valverde. Otra de las actividades más desconocidas, pero no por ello menos importantes son las aprehensiones de sustancias estupefacientes. "Desde que se creó el Servicio Marítimo hemos incautado un total de 3.750 kilos de droga entre cocaína y hachís", adelantó el capitán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine