Gastronomía

Viñátigo profundiza en el patrimonio vitivinícola canario

La conocida bodega de La Guancha organizó la cuarta Cata de Uvas y sus Vinos para profesionales de la hostelería, restauración y distribución

05.10.2015 | 11:08
La actividad se inició en el Jardín de Variedades donde se pudo catar una selección de entre las 17 clases de uva existentes en el lugar.

Bodegas Viñátigo celebró el pasado lunes, 28 de septiembre, la cuarta edición de la Cata de Uvas y sus Vinos de Canarias, una iniciativa que permitió a los asistentes profundizar en el rico patrimonio vitivinícola del Archipiélago. Este evento está principalmente dirigido a los profesionales de la hostelería, la restauración y la distribución. La actividad se inició en el Jardín de Variedades, que recoge 17 clases de uva, donde se pudieron catar las mismas. Posteriormente se pasó a las dependencias de esta bodega ubicada en La Guancha para degustar una selección de vinos en base a la cata de uva realizada con anterioridad.

El método utilizado en esta iniciativa ha sido el Berry Sensory Assessment (BSA), un sistema de análisis sensorial y descriptivo creado a partir de las aportaciones de J.Rousseau y Delteil (Institut Coopèratif de Montpellier), que ha demostrado su utilidad y eficacia. La madurez tecnológica, la madurez aromática de la pulpa y del hollejo y la madurez de los taninos son algunos de los aspectos tratados en este método.

"Aprovechando las oportunidades que nos ofrece el Jardín de Variedades y la enorme cantidad de variedades que hemos ido recuperando y perfeccionando con el trabajo de más de 20 años, hemos querido repetir un año más esta master class con profesionales del sector y con público en general, a los cuales intentamos acercar las características y los fundamentos de los vinos de las Islas Canarias", explica Juan Jesús Méndez, enólogo y director de Bodegas Viñátigo y encargado del desarrollo de esta iniciativa.

"Hemos comenzado la actividad con la cata de uvas siguiendo el protocolo del BSA de Montpellier, que nos permite identificar las características de cada una de ellas, sus virtudes y sus limitaciones. Luego hemos hecho un recorrido por la bodega para conocer los métodos de elaboración y hemos terminado con una cata de vinos en el mismo orden de la cata de uvas, relacionando lo que hemos observado en campo con lo que hemos observado en la copa. De esta forma", recalca Juan Jesús Méndez, "el profesional y el consumidor pueden tener un conocimiento más claro de cuáles son las características de nuestras variedades y convertirse en verdaderos prescriptores de la vitivinicultura de las Islas Canarias".

Viñátigo ha basado su proyecto en la recuperación y puesta en valor del amplio patrimonio varietal vitícola que existe en Canarias. Fruto de este trabajo, que comenzó a finales de los años 90, ha conseguido dar a conocer y dignificar numerosas variedades: Gual, Marmajuelo, Vijariego, Tintilla, Baboso, Malvasía, etcétera. Todo este esfuerzo se ha llevado a cabo dentro del máximo respeto al medio ambiente, tanto en el campo vitícola, aplicando técnicas de cultivo sostenibles, como en la propia construcción del edifico de la bodega, utilizando para ello los materiales del lugar y diseños constructivos que minimizan el consumo energético.

25 años de pasión por el vino

Bodegas Viñátigo cumple este año su 25 aniversario. Para una fecha tan señalada, sus responsables han elaborado dos nuevos vinos: un blanco y un tinto que ven la luz bajo la denominación Viñátigo Elaboraciones Ancentrales y que se comercializarán bajo el paraguas de la DOP Islas Canarias. Dos referencias en las que se recuperan modelos de elaboración muy antiguos, aplicados a las uvas rescatadas con los conocimientos actuales. En el caso del vino blanco, se enmarca dentro de los llamados blancos orange, más intensos en color como consecuencia del método de elaboración empleado. En lo que respecta al vino tinto, está fermentado con un porcentaje alto de raspones y en barricas abiertas, lo que le confiere una expresión tánica muy diferenciada.

Asimismo, Bodegas Viñátigo ha editado una publicación en la que se hace un recorrido por la historia de este apasionante proyecto, basado en la recuperación y puesta en valor del amplio patrimonio varietal vitícola que existe en Canarias. Un gran esfuerzo que se ha llevado a cabo dentro del máximo respeto al medio ambiente, tanto en el campo vitícola, aplicando técnicas de cultivo sostenibles, como en la propia construcción del edificio de la bodega, utilizando para ello los materiales del lugar y diseños constructivos que minimizan el consumo energético. Una de las últimas novedades es la incorporación de dos depósitos de hormigón, de forma ovalada y de 20 hectolitros cada uno, para la fermentación de vino blanco sobre lías, aprovechando su propio movimiento de convección y la microoxigenación del hormigón.

Para celebrar esta efeméride tan especial, los responsables de este consolidado proyecto vitivinícola organizaron el pasado 21 de julio una recepción para bodegueros, distribuidores, miembros del sector de la restauración y la hostelería e importadores de sus vinos en 11 países.

"Todo lo que se ha andado y conseguido en estos 25 años no es poco, ni mucho menos, y por ello nos sentimos enormemente satisfechos y contentos, pero lo que falta por hacer es mucho más. Por eso, nuestra ilusión y nuestras ganas siguen intactas, alimentadas por la experiencia adquirida", afirma su fundador y director, Juan Jesús Méndez Siverio.

Bodegas Viñátigo forma parte de la Denominación de Origen Ycoden Daute Isora y también participa activamente en el proyecto de la Denominación de Origen Protegida Islas Canarias, que considera fundamental para la promoción de los vinos canarios y sus singularidades en el mercado exterior. Viñátigo cuenta con 15 variedades en su catálogo de vinos y ha obtenido importantes premios y reconocimientos en concursos nacionales e internacionales. En la actualidad, Viñátigo cultiva directamente quince hectáreas de viñedo y cuenta con un equipo de trabajo de 14 personas distribuidas en las áreas de viticultura, elaboración y comercialización. Además, se nutre de 45 viticultores fijos todos los años, que llevan su plan de trabajo de acuerdo con las instrucciones dadas desde la bodega para garantizar y obtener los parámetros de calidad deseados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine