Gastronomía

El Gran Hotel Bahía del Duque renueva su restaurante La Brasserie

Incorpora como colaborador al chef belga Pierre Résimont, con dos estrellas Michelin

05.10.2015 | 11:08
Plato que conforma el nuevo menú del emblemático restaurante La Brasserie, del Gran Hotel Bahía del Duque, realizado por el chef belga Pierre Résimont, con dos estrellas Michelin.

El Gran Hotel Bahía del Duque, empresa propiedad de Grupo CIO, reabre su emblemático restaurante La Brasserie con una imagen totalmente renovada y con la colaboración del chef belga Pierre Résimont, reconocido experto en la cocina internacional y para cuya participación en esta nueva etapa gastronómica del hotel ha confeccionado un nuevo menú que únicamente se servirá en horario nocturno a partir de mediados de marzo.

"Pasión, creatividad y sabores son los ingredientes de mi cocina y espero que a los clientes del Gran Hotel Bahía del Duque les guste", asegura Pierre Résimont, prestigioso chef belga propietario del restaurante L´Eau-vive a Namur, que cuenta con 2 estrellas Michelin, y de la Brasserie Le Comptoir de L´eau-vive también cerca de Namur, en Bélgica. Conocido por su filosofía culinaria de alto estándar, su cocina se caracteriza por la utilización de los productos locales y de temporada.

La nueva carta de cena retoma el concepto tradicional de una típica Brasserie con propuestas artesanales e ingredientes habituales en este tipo de menús, aunque con un concepto renovado donde Résimont ha trabajado para que el protagonismo se centre en la particularidad de sus ingredientes.

Respecto a la nueva imagen del restaurante, en palabras de Raúl de la Rosa, director de imagen del Gran Hotel Bahía del Duque, "para su decoración hemos investigado y documentado sobre la imagen de las brasseries parisinas tradicionales, por supuesto, actualizando y siguiendo las últimas tendencias en interiorismo. Como resultado final, hemos logrado un ambiente ecléctico en el que conviven diferentes elementos de distintas épocas; por ejemplo, desde un mueble provenzal a una lámpara del siglo XIX o una silla de los años 60". "El color predominante es el azul para no desligarnos de los orígenes de nuestra Brasserie. Como elemento diferenciador recalcaría la decisión de hacer una cocina totalmente vista, lo que nos permite establecer un canal más directo con nuestro cliente y una magnífica sensación de amplitud de espacios".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine