Sanidad dará prioridad a los enfermos de cáncer y corazón en lista de espera

El consejero Jesús Morera reconoce que la situación actual "no es buena" y que las patologías oncológicas se atenderán en un mes como máximo

25.09.2015 | 13:39

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias quiere dar la máxima prioridad a los pacientes oncológicos para que las listas de espera no superen nunca los treinta días en esa patología, según informó ayer el titular del Departamento, Jesús Morera. La situación general de las listas de espera "no es buena", dijo el consejero en una comparecencia en comisión parlamentaria para explicar sus planes al frente de la Consejería, que ocupa desde el 10 de julio. La lista de espera quirúrgica se sitúa de media en seis meses y el objetivo de Morera es reducirla hasta una media de entre 90 a 120 días, mientras que las consultas especializadas deben resolverse en un plazo de entre 30 y 90 días, anunció.

En el caso de los enfermos de cáncer "nunca deben estar en la lista de espera por encima de los 30 días", subrayó el consejero, quien también declaró prioritario reducir la demora en las enfermedades invalidantes.

Para reducir las listas de espera anunció su intención de aumentar el rendimiento en las jornadas de tarde, mediante contratación de más personal pero también cambiando horarios, para lo que se necesita el diálogo con los trabajadores y su complicidad. "Quiero que se entre en la dinámica de que trabajar por la tarde es normal, algo rutinario, por eso necesitamos la colaboración de los profesionales, porque romper la dinámica de horarios requiere diálogo", dijo.

Otra medida para reducir la lista de espera será remitir a la sanidad privada lo que no pueda absorber la pública, aunque al mismo tiempo se mostró partidario de que la sanidad concertada sea solamente complementaria y no sustitutoria. "Mi intención es potenciar más los centros públicos para que hagan cada vez más, pero no vamos a prescindir de la sanidad concertada de sopetón", dijo Morera, si bien anunció que se van a revisar los conciertos vigentes en cuanto a precios, exigencias de calidad e inspecciones.

Otras medidas para reducir las listas de espera son optimizar protocolos, mejorar el nivel de resolución de la atención primaria, incrementar los índices de cirugía ambulatoria y potenciar la hospitalización a domicilio.

En general, el consejero reiteró que el gran problema de la sanidad canaria es el dinero, pero precisó que va a mirar sólo para adelante y a arreglarse con lo que hay.

Para el consejero, la calidad de la atención es buena, pero no así la accesibilidad al servicio, ya que además de las listas de espera están las deficiencias en las urgencias.

Se está ya trabajando en un plan de urgencias que estará listo en junio de 2016, y entre tanto se aplicarán "protocolos de contingencias" para los casos puntuales de saturación del servicio.

El plan de urgencias, en junio

El consejero Morera espera tener culminado en junio el plan de urgencias para su aplicación en los hospitales isleños. Asimismo, aseguró que están elaborando "protocolos de contingencias" para paliar estas situaciones si se dan en los próximos meses y detalló que el Plan de Urgencias Sanitarias de Canarias que quiere en su mandato "debe ser aquel que analice las expectativas de los usuarios, empezando por los puntos de atención urgente de los centros de salud. A su vez, anunció que el plan contendrá un estudio de los tiempos de respuesta de los dispositivos de transporte y propuestas de mejora de las infraestructuras y dotaciones en tecnologías diagnósticas de los puntos de atención urgente, así como mejoras concretas de racionalización de los recursos, respecto a ubicación y personal.

La planificación debe ser "pactada" y "dialogada" con los profesiones, ya que esa es la "clave", manifestó el consejero ante los miembros de la Comisión en el Parlamento. En su opinión, "la atención sanitaria urgente tiene la característica particular de estar sometida a los vaivenes de la demanda, en un momento dado un dispositivo puede parecer suficiente, en otros puede parecer excesivo y en otros insuficiente, lo propio de una actividad que no es programada". Por tanto -dijo-, contar con un "análisis exhaustivo" de los datos demográficos, datos históricos de demanda y las tendencias es "crucial" para planificar los dispositivos adecuados. Además, recordó que hay que tener en cuenta que los dispositivos, en cuanto a recursos humanos, pueden ser "flexibles" e "implementables".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine