Comienza el otoño

La noche empieza a ganar horas al día

La rotación del planeta marca hoy a las 9:21 horas el inicio de la nueva estación - Es la mejor época para observar Júpiter y varias constelaciones de estrellas

23.09.2015 | 16:53

El otoño ya está aquí. La nueva estación hizo acto de presencia en Canarias hoy a las 9:21 horas y se mantendrá hasta dentro de 89 días y 20 horas, cuando de comienzo el invierno. El nuevo periodo estival significa en otros lugares del mundo la llegada del frío y el mal tiempo, sin embargo, en el Archipiélago el cambio en la temperatura no es demasiado brusco y permite a los isleños seguir disfrutando del sol y la playa durante algún tiempo más.

El equinoccio de otoño es el segundo momento del año en el que el día y la noche tienen la misma duración en todos los lugares del planeta. A partir de este momento, los días comenzarán a hacerse cada vez más cortos en el hemisferio norte, hasta que se produzca el solsticio de invierno el 22 de diciembre y de paso a una nueva estación.

El inicio astronómico de las estaciones se entiende como el instante en que la Tierra pasa por una determinada posición de su órbita alrededor del Sol. En el caso del otoño, su llegada su produce en el momento en el que el Sol visto desde la Tierra cruza el ecuador celeste en su movimiento hacia el Sur. Sin embargo, esta circunstancia no se produce un día concreto del año y el cambio de estación tiene lugar entre el 21 y el 24 de septiembre, al menos durante el siglo XXI. Esta variación en la fecha se debe a la adaptación que hay que hacer del calendario con la duración de la traslación que hace la Tierra alrededor del Sol.

Una de las características otoñales que se hace más molesta es la reducción del número de horas de Sol. Esta es la época del año en la que la longitud del día se acorta de manera más rápida, por lo que el Astro Rey sale cada día un poco más tarde y se oculta en el horizonte algo más temprano. En concreto, el tiempo que el Sol brilla en el cielo se reduce alrededor de tres minutos cada día durante esta época del año, según el Observatorio Astronómico Nacional.

Estos cambios en el número de horas de luz son una de las razones por la que se adapta la hora en esta época estival. El cambio en los relojes se hará durante la madrugada del último domingo de octubre, cuando las 2:00 se convertirán en la 1:00 de la madrugada en Canarias.

El otoño constituye también un buen momento para la observación del cielo. Según el Observatorio Astronómico Nacional, durante los próximos meses se podrán examinar al amanecer Venus, Marte y Júpiter. Saturno será visible al atardecer hasta mediados de noviembre y a partir de diciembre en el momento en el que salga el Sol.

En cuanto a la visibilidad de las constelaciones, alrededor de la estrella Polar se podrán observan a lo largo de la noche Cisne, Casiopea, Osa Menor y Jirafa. Las constelaciones eclípticas visibles en este periodo van de Capricornio a Virgo. Por encima de la eclíptica destacarán Pegaso y Andrómeda; por debajo, Ballena y Orión, así como las estrellas Sirio y Proción.

La llegada del otoño ha sido un momento de celebración para muchas culturas. Tradicionalmente, los pobladores antiguos de varios lugares del mundo celebraban el momento del equinoccio, ya que era un época marcada por la cosecha. Para los Celtas, la llegada del otoño significaba el fin de la cacería Lugh, dios de la mitología celta; mientras que para los Griegos en la ciudad de Eleusis se llevaban a cabo rituales dedicados a las diosas Deméter y Persefone. Incluso los antiguos guanches también celebraban una fiesta en la época de la cosecha, que coincidía con el inicio de su año económico.

Se trata de unos meses de adaptación al cambio en las temperaturas, a la reducción de horas de luz y de vuelta a la rutina para muchos. Sin embargo, todavía tienen lugar en Canarias muchas celebraciones durante estos meses. La apertura de las bodegas o la conmemoración del Día de los Difuntos son algunas fechas señaladas del otoño en el Archipiélago.

Receta contra el desánimo

Con la llegada del otoño se produce un descenso en el número de horas de luz solar, que según los especialistas el final del verano puede tener efectos desagradables en los estados anímicos de las personas.

Así, las consecuencias se pueden agravar en los casos de aquellas que sufren depresión o padecen algún tipo de trastorno mental. ¿Cuál es el consejo? Asumir que los cambios estacionales son naturales, cuidar los ritmos horarios, intentar mantener la vida social desarrollada durante el verano y acudir a un profesional en caso de problemas mayores.

El otoño y la primavera son las estaciones del año más influyentes en la sociedad y el factor principal es la ausencia de luz. Ello puede generar bajones anímicos, que se agravan con el llamado síndrome postvacional, referido a la ansiedad que afronta un profesional a la hora de incorporarse a las tareas laborales. Pese a ello, los expertos insisten en que no hay que dramatizar ni crear alarma, señalando que los que más afecta es la transformación en el estilo de vida. De este modo, con la llegada del otoño cambian un conjunto de circunstancias, como el hecho de pasar menos tiempo al aire libre y tener más responsabilidades.

Según indican los profesionales, la "morriña" por el verano se pasa en seguida y se debe comprender como un proceso natural por el que no hay que preocuparse en exceso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine