Un apoyo para superar el día a día

Dos madres de Adeje reclaman a Educación un profesor auxiliar para la clase de sus hijos con autismo

16.09.2015 | 00:29

Soportar las largas horas de atención en clase se hace difícil para todos los niños, pero algunos pueden necesitar una ayuda extra para lograr seguir el ritmo en el aula. Este es el caso de David Noda y Anás Bachaou, dos alumnos de cinco años con Trastorno del Espectro Autista (TEA) que estudian en el colegio de Infantil y Primaria Adeje, ubicado en el casco del municipio. Por este motivo, sus madres reclaman a la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias un profesor de apoyo para el aula de sus hijos, que les ayude a superar el día a día en clase.

Eva María Bos, madre de David, y Salima El Houthouei, madre de Anás, llevan tres años intentando conseguir un profesor auxiliar para sus hijos. Sin embargo, tanto la dirección del centro como la Inspección educativa les han recomendado a ambas que lo mejor sería trasladar a sus hijos a un aula EnClave, una modalidad de escolarización en la que se integran alumnos con necesidades educativas especiales.
Pero estas dos madres adejeras consideran que no es la mejor opción para la educación de los menores. Bos mantiene que las aulas EnClave ubicadas en el sur de la Isla "son un apartadero para niños problemáticos", ya que no cuentan con los suficientes recursos para hacer frente a las especificidades que presenta cada alumno. Esta madre explica que en estos espacios conviven niños de varias edades diferentes y que tienen patologías muy distintas.

"Esas aulas están muy bien y cumplen su papel, pero no es lo que mi hijo necesita, yo quiero que esté integrado en un aula normalizada con el resto de sus compañeros", reclama esta madre. Afirma también que si su hijo acudiese a este tipo de aula "estaría quitando una plaza para otro menor que verdaderamente necesite estar allí".

Además, si finalmente los menores tuvieran que integrarse en un aula EnClave tendrían que cambiarse de colegio, ya que en el CEIP Adeje no existe esta modalidad educativa. "Tendría que ir hasta Armeñime o a otro centro que está cerca de Playa San Juan", expone Bos.
A pesar de llevar tres años reclamando un profesor de apoyo, esta figura todavía no ha sido incluida en el centro. Sin embargo, Bos argumenta que su hijo mayor, que también sufre TEA aunque en menor grado que su hermano, sí contó con un maestro auxiliar durante un curso en este centro.

"La Consejería de Educación tiene que tomar conciencia de las necesidades de mi hijo y también de las del resto de sus compañeros y mandar un auxiliar de aula a su centro", reclama Bos.

Salima El Houthouei afirma que ha movido cielo y tierra para conseguir un profesor extra para su hijo. "Incluso conseguí una beca de la Caixa para pagarlo, pero en la Inspección me dijeron que ese dinero solo podía usarse para profesores auxiliares de las aulas EnClave", explica. Esta madre llegó a ofrecerse ella misma para acompañar a su hijo durante la jornada académica, "pero también se negaron, me dijeron que estaba prohibido".

Estos dos menores han estado integrados en un aula normalizada con el resto de sus compañeros durante dos años, aunque sus madres reconocen que la convivencia no ha estado exenta de roces. Bos explica que David Noda ha protagonizado algunos episodios conflictivos con sus compañeros. "Por desgracia la respuesta de ansiedad de mi hijo se manifiesta mordiendo y dando patadas", explica.
Sin embargo, estas madres argumentan que la respuesta de los padres de los compañeros de sus hijos ha sido muy comprensiva en cuanto supieron el problema. "Todas las madres nos apoyan y quieren que venga un profesor auxiliar porque también será bueno para sus hijos", expone El Houthouei.

En el caso de Anás, su mayor problema durante sus primeros años era que no controlaba los esfínteres, algo que ya ha mejorado. "La profesora tiene que estar constantemente pendiente de él y esto le resta tiempo para atender al resto de sus compañeros", argumenta.
De la misma opinión es Bos, quien mantiene que a pesar de la profesionalidad de la tutora "no puede hacer milagros, mi hijo no está solo en el aula y ella tiene que atender al resto de los alumnos".

Fuentes de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias manifestaron ayer que un responsable del área se interesará por esta situación y se pondrá en contacto para informarse sobre esta reclamación.

Sin embargo, la Consejería argumenta que los recursos son limitados y que por este motivo se aglutina la atención a los menores con necesidades educativas especiales en centros de referencia.

Este periódico se ha puesto en contacto también con la dirección del centro, que no ha querido hacer declaraciones sobre este caso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine