La ULL recibe el doble de estudiantes Erasmus que los que envía a otros países

El rector da la bievenida a los alumnos extranjeros que estudiarán este curso en la Universidad de La Laguna

11.09.2015 | 02:00
Miembros de la Asociación Universitaria para las Relaciones Internacionales informan a los estudiantes Erasmus de las actividades que ofrece la ULL.

La Universidad de La Laguna (ULL) contará durante este curso con el doble de alumnos Erasmus que los que ha enviado a estudiar a otras universidades europeas gracias a este programa de becas. En el acto de bienvenida a los más de 300 estudiantes extranjeros que cursarán estudios en la institución académica durante los próximos meses, la vicerrectora de Internacionalización, María del Carmen Rubio, les recalcó que deben convertirse en embajadores de sus universidades y de este programa "para que animen a nuestros universitarios a desplazarse a otros países y que estudien durante un curso allí".

El rector de la ULL, Antonio Martinón, destacó la validez de este programa para aumentar las relaciones entre los ciudadanos europeos, que durante siglos han estado enemistados por guerras y conflictos. Martinón valoró esta iniciativa como un instrumento para "conocernos mejor e intentar comprendernos unos a otros".

El rector de la institución académica animó ayer a los cientos de estudiantes que acudieron al conocido como Welcome Day a que aprovechen todas las actividades que les ofrece Tenerife y puedan así empaparse de la cultura isleña, "para que de esta manera se vayan con ganas de volver".

La mayoría elige cursar un año de estudios en la Isla por su buen clima, las posibilidade de hacer actividades al aire libre durante todo el año y también para poder aprender español. Tenerife ofrece infinitas opciones que pueden completar el paso de estos alumnos extranjeros por la Universidad de La Laguna, pero Martinón se encargó de recordarles que el fin último de este programa es estudiar. "No se olviden para qué han venido aquí, pero disfruten también de este destino extraordinario", les animó.

Sin embargo, en lo que menos estaban pensando ayer muchos de los que asistieron a esta jornada de bienvenida era en hincar los codos. Camille Jillanneau y Sandra Bordier estaban algo preocupadas, ya que todavía no habían encontrado un piso en el que pasar el curso. "Cuando llamamos y se enteran que somos Erasmus no quieren alquilarlos nada, por nuestra fama de fiesteros dicen", lamentó Bordier. Estas dos francesas, que estarán durante diez meses estudiando Geografía en la ULL aseguraron sentirse muy atraídas por la orografía de las Islas y se mostraron deseosas de aprender más sobre la geográfica volcánica del Archipiélago.

Aunque la mayoría de los Erasmus se decanta por alquilar un piso en un lugar cerca de su facultad, Philipp Kringe opinó que pasar estos meses en una residencia universitaria es la mejor opción si lo que se quiere es aprender bien el idioma. "Estoy viviendo en la residencia Parque las Islas y es ideal para practicar español, aunque está algo lejos del centro", manifestó este estudiante que viene desde Alemania.

Otros estudiantes todavía andaban liados con el papeleo de este inicio de curso. Francesco Gallo y Elena Mariotti aseguraban ayer estar todavía instalándose e inmersos es un mar de papeles. "Es muy complicada toda la burocracia, te tienes que mover mucho", aseguró Gallo.

Estos dos estudiantes, que provienen del norte de Italia estudiarán el quinto curso de la carrera de Medicina en La Laguna. Ambos aseguraron haber elegido la ULL por recomendación de otros compañeros que estudiaron aquí durante el año pasado.

Francesco y Elena se mostraron de acuerdo en que lo más complicado de pasar este año será convivir con el idioma, que todavía admiten que no tienen dominado.

Sin embargo, para otros estudiantes el dialecto canario fue un factor determinante para la elección de la ULL como universidad de destino. Esta fue una de las razones por las que Teresa Carrizo, alumna de Filología, quiso venir a estudiar a La Laguna. "Me encanta el acento canario es mucho más bonito que el habla de Madrid", afirmó.

Aunque la mayoría de los estudiantes llevaban en Tenerife apenas unos días, los hay que fueron más previsores y recalaron en la Isla desde hace más de un mes. Este es el caso de Frederic Amadeus Pehl, que aterrizó el pasado 28 de julio y ha aprovechado para pasar parte del verano aquí y disfrutar de una de sus pasiones, el surf. "He ido a Punta del Hidalgo y ha sido genial", manifestó este universitario llegado de Alemania.

Durante el Welcome Day, los alumnos Erasmus también recibieron el asesoramiento de la Asociación Universitaria para las Relaciones Internacionales (AURI). Sus miembros se encargaron de trasmitir a los nuevos universitarios todo lo que necesitaron saber acerca del funcionamiento y las actividades que pone a su disposición la universidad, para hacer de su paso por la ULL una experiencia inolvidable.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine