La reforma del Papa permite agilizar la nulidad matrimonial a 80 parejas isleñas

El Tribunal Diocesano de la Diócesis Nivariense concedió la disolución de 35 vínculos el año pasado

10.09.2015 | 02:00
El Papa Francisco saluda a varias parejas tras celebrar su matrimonio.

Cerca de un centenar de parejas acuden todos los años al Tribunal Diocesano de la provincia de Santa Cruz de Tenerife para solicitar la nulidad de su matrimonio eclesiástico. El pasado año, la Vicaría Judicial del Obispado Nivariense cerró dicho ejercicio con 80 expedientes en trámite mientras que este mismo órgano resolvió favorablemente en la concesión de la nulidad matrimonial a 35 parejas. Los expedientes de solicitud se resolvían hasta ahora en un año aproximadamente, para esta instancia, aunque para que la nulidad fuera efectiva debía pronunciarse en el mismo sentido el tribunal interdiocesano dependiente de la Archidiócesis de Sevilla, lo que implicaba una demora de tres a cuatro años. Ahora, con la reforma aprobada por el papa Francisco, que introduce la sentencia única y la decisión directa del obispo en los casos más claros, los procesos pueden resolverse en apenas uno o dos meses y sin necesidad de acudir a Sevilla.

El Pontífice ha presentado los dos "motu proprio" (documentos papales) llamados Mitis Iudex Dominus Iesus y Mitis et misericors Iesus, en los que explica la reforma para las causas de declaración de la nulidad matrimonial, tanto en el código de derecho canónico como en el código de los cánones de las Iglesias orientales e introduce un procedimiento abreviado de nulidad matrimonial. Esta reforma legal entrará en vigor el próximo 8 de diciembre.

Además, el Papa establece la "gratuidad" del procedimiento para todas las parejas que solicitan la nulidad del matrimonio eclesiástico y no solo para quienes tienen escasos recursos. No obstante, recomienda a los cónyuges sin dificultades económicas, que hagan un donativo en la medida de sus posibilidades para ayudar a la Iglesia a asumir el coste del sistema.

Daniel Padilla Piñero, titular de la Vicaría Judicial del Obispado Nivariense, señaló ayer el "acierto" con el que el Papa ha introducido la reforma en el procedimiento porque las nulidades pueden resolverse en apenas unos meses. "La Justicia lenta, en cualquier ámbito, no es Justicia", aseveró Padilla a este periódico.

Añadió que hasta la fecha un procedimiento de nulidad tardaba unos cuatro a cinco años entre los dos procesos a los que se debía someter cada caso: uno en primera instancia en la Vicaría Judicial del Obispado, y una apelación de la sentencia en un órgano superior que, en el caso de Canarias, compete al Tribunal Diocesano de Sevilla. Dicha segunda instancia, dado el tamaño del territorio sobre el que tiene competencias, tarda entre tres y cuatro años en resolver una nulidad que, en ocasiones, puede ser denegada. Llegado a este punto, los cónyuges si recurrían dicha resolución debían hacerlo al Sagrado Tribunal de la Rota de la Nunciatura Apostólica de Madrid.

En el caso de la provincia tinerfeña, Padilla relató que el año pasado se concedieron 35 nulidades matrimoniales, un 99,4% sobre las que se dictó sentencia, mientras que quedaron en trámite 80 solicitudes. Con estos números, y desde hace unos años, la Diócesis Nivariense está a la cabeza en cuanto a las nulidades matrimoniales que se ingresan, incluso por delante de territorios como Madrid.

Por su parte, el abogado rotal Javier Reyes señaló que ha recibido con "mucha satisfacción" la simplificación y agilización del procedimiento de nulidades.

Aunque hace unos años existían unas tasas que debían pagar los interesados, Reyes señaló ayer que "los procedimientos de nulidad matrimonial han estado abiertos a todo el mundo desde hace bastante tiempo, dándose gratuito patrocinio a muchas personas". Reconoce que así lo ha hecho con más de medio centenar de casos que ha llevado en su despacho de la capital tinerfeña.

Ahora, el Pontífice ha introducido que tampoco se cobren tasas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine