Galardón a la concordia

Un reconocimiento al trato y el cuidado

El Hospital San Juan de Dios recibe con "orgullo" el Premio Princesa de Asturias

04.09.2015 | 02:00
En la imagen superior, varios de los pacientes del Centro Psicopedagógico de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios junto a los trabajadores.

El hermano Jesús Etayo, Superior General de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, aseguró el miércoles, en una carta dirigida a la Fundación Princesa de Asturias, que el reciente premio de la Concordia que se les ha concedido "pertenece a las personas que nuestra institución atiende en el mundo". Los trabajadores del Hospital y el Centro Psicopedagógico que la Orden tiene en Tenerife, en la carretera general Santa Cruz–La Laguna, hicieron ayer suyas las palabras del religioso en una jornada de trabajo en la que se pudo respirar más alegría de la habitual en este espacio.

Teresa Aparicio es la jefa de Medicina Interna del Hospital San Juan de Dios de Tenerife y ayer reconoció que estaba muy satisfecha de que la Orden haya sido galardonada con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2015. "La Orden realiza una labor tremenda y, en muchas ocasiones, desconocida", explica la doctora. Y es que, matizó, aún existen tinerfeños que siguen pensando que en este centro hospitalario "se trata a niños con la polio o a enfermos crónicos". Sin embargo, su labor va más allá.

El hospital cuenta en la actualidad con 170 camas que siempre están ocupadas. Para atender a todos esos pacientes, cuenta con una plantilla de hasta seis médicos, un trabajador social, un psicólogo y varias decenas de enfermeros. La mayor parte de los pacientes que recibe el centro son tinerfeños, pero la jefa de Medicina Interna comenta que cada vez son más los extranjeros a los que tienen que atender. "Recibimos a muchos ingleses y alemanes sin familia, que han venido a la Isla tras jubilarse y pierden el contacto con sus parientes", aseguró Aparicio, quien añadió que, "no solo supone un problema para nosotros la diferencia de idioma, sino también ponernos en contacto con las familias y repatriar el cadáver en caso de defunción".

La jornada de estos médicos comienza cada día a las 08:15 horas con una sesión clínica en la que examinan a los pacientes que ingresaron el día anterior y que suelen ser entre ocho y diez. La mayor parte de ellos, explicó Aparicio, llegan derivados del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria y del Hospital Universitario de Canarias y cuentan con algún tipo de problemática social o familiar. A causa de estas derivaciones, el centro hospitalario destaca desde hace años por el trato que ofrece a las familias de los pacientes quienes, explica Teresa Aparicio, "en ocasiones dan más trabajo que los ingresados".

La Orden llegó a Tenerife en 1950, cuando inauguró la Clínica Infantil San Juan de Dios, en La Cuesta, pero fue desde la década de los ochenta del pasado siglo se ha ido transformando en un moderno hospital. Así, las especializaciones médicas han ido aumentando de manera exponencial. Esto se debe, entre otros factores, a que a lo largo de estos años ha ido aumentando la edad media de los pacientes, que ha pasado de los 61 a los 83 años y, por tanto, las patologías que presentan han ido también en aumento.

Desde hace cinco años, el centro se encuentra en un proceso permanente de renovación. Las diferentes fases de los trabajos se realizan cada seis meses y en los últimos días han quedado finalizadas las obras de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y una de las plantas del hospital, que están pendientes de inauguración.

Pero el Hospital San Juan de Dios no dispensa únicamente tratamiento médico. Los pacientes y los familiares tienen a su disposición a un psicólogo y también se organizan talleres de terapia ocupacionales con los que se consigue que "la demencia que presentan algunos pacientes avance con mayor lentitud", comentó Teresa Aparicio.

La entrega del Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2015 a la Orden de San Juan de Dios cogió por sorpresa, el miércoles, a médicos, pacientes y familiares. La joven Yasmina Álvarez acude todos los días al hospital para visitar a su madre, quien está ingresada desde hace tres meses. "Ahora nos podemos sentir más seguros porque sabemos que mi madre está en un sitio que ha sido reconocido por sus buenas prácticas", comentó ayer. Pero, aunque la Orden no hubiera recibido esta distinción, Álvarez está encantada con el servicio ofrecido. "Dan un trato completamente diferente al que se puede encontrar en otros hospitales de la Isla", comentó.

Pero la labor de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios no solo se limita al hospital, puesto que también existe el Centro Psicopedagógico, que desde el año 2009 ofrece 40 plazas residenciales para personas adultas con discapacidad intelectual, trastornos de conducta y trastornos mentales asociados. Además, existen otras 20 plazas en el centro de día que ofrece servicios desde 2001. En total, trabajan unas 45 personas que dan servicio, por turnos, las 24 horas del día.

Este centro recibe a personas de las siete Islas que, en muchas ocasiones, han sido remitidas de otros centros para realizar intervenciones puntuales. La coordinadora del centro, Carolina Pérez, explica que las jornadas son largas en este espacio puesto que tratan de tener a los pacientes lo más ocupados posibles y con rutinas muy marcadas.

Pero el tratamiento a estas personas no se les da solo en este centro. La Orden de San Juan de Dios cuenta también con una propiedad de Tacoronte a donde acuden para realizar, por ejemplo, talleres de horticultura. También los pacientes y trabajadores de este centro recibieron con alegría el Premio Princesa de Asturias. "Es una satisfacción y un orgullo ver recompensado el trabajo hecho y esto nos da fuerzas para seguir", comentó Carolina Pérez, quien solo tiene palabras amables para la Orden San Juan de Dios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine