La Orden de San Juan de Dios es premiada con el Princesa de Asturias

El hermano superior de los dos centros de la Isla dedica el galardón "a los tinerfeños"

02.09.2015 | 23:32

Sesenta años después de su llegada a Tenerife, la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios atiende en la Isla a centenares de personas en sus más de 170 habitaciones en su hospital de la carretera general Santa Cruz-La Laguna y el centro anexo para otros 60 usuarios. Han sido muchos años de esfuerzo y atención médica a los más desfavorecidos, no solo en Tenerife, sino en toda España, que ahora se han visto recompensados con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2015.

Ángel Dolado de Miguel, hermano superior de los dos centros tinerfeños y el que también tiene la Orden en La Palma, agradeció ayer esta distinción y matizó que "nos sirve de acicate para seguir trabajando por los más desfavorecidos y para continuar con esa labor que todos los hermanos llevan realizando durante tantos años y en tantos lugares de España y el mundo". Son en total 333 centros repartidos por 55 países de todo el planeta, como explica el hermano superior, una Orden además que da trabajo a 50.000 personas (12.000 solo en España) y cuenta con miles y miles de colaboradores voluntarios.

Los dos centros de Tenerife tienen diferentes funciones. El Hospital San Juan de Dios, en permanente evolución y mejora de sus infraestructuras, se dedica a la medicina general y las urgencias. Al lado, los hermanos tienen un centro psicopedagógico que atiende a 60 jóvenes con discapacidad y graves trastornos de conducta, 40 de ellos en régimen interno y 20 atendidos por el día. Luego está la sede de La Palma, en Los Llanos de Aridane, que atiende a 60 personas mayores de 18 años con graves trastornos de conducta.

El gestor de todas estas dependencias, Ángel Dolado, que llegó hace un año y permanecerá como hermano superior de la provincia hasta 2018, quiere compartir la distinción con la sociedad tinerfeña, de la que dice que es "muy solidaria". "Los isleños nos han ayudado desde el primer momento y gracias a ellos estamos aquí. De hecho, los primeros hermanos de la Orden de San Juan de Dios que empezaron a trabajar en Tenerife iban pidiendo lo que la gente pudiera dar puerta por puerta, casa por casa, y con eso tiraban adelante para atender a los tinerfeños".

La Orden llega a Tenerife a mitad del siglo pasado cuando, por acuerdo plenario, el Cabildo de Tenerife le pide que se establezca en la Isla para tratar a los niños víctimas de enfermedades diversas pero principalmente afectados por la poliomielitis. En 1950 se inaugura la Clínica Infantil San Juan de Dios en La Cuesta, que empieza a funcionar en 1955. Desde la década de los ochenta se ha ido transformando en un moderno Hospital Médico-Quirúrgico de grupo 1 (nivel II), con 169 camas concertadas con el Servicio Canario de Salud. En 2005 tiene lugar la inauguración de los nuevos quirófanos y la planta de hospitalización, mientras que en 2012, abre las nuevas consultas y una nueva planta de hospitalización que incrementa el número de camas. El centro completa su proceso de modernización con un área puntera de diagnóstico por la imagen y un aparcamiento para 200 vehículos.

Las felicitaciones y reconocimientos a la Orden no dejaron de producirse ayer nada más conocerse la concesión del Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2015, empezando por los mismos Reyes de España. Don Felipe VI y doña Letizia ensalzaron la "ejemplar labor" desarrollada desde hace cinco siglos por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Los Reyes, en nombre de su hija mayor, la princesa Leonor, enviaron un telegrama de felicitación al hermano Jesús Etayo Arrondo, superior general de la Orden en España, para trasladarle su "más sincera felicitación" por el galardón concedido a la institución sin ánimo de lucro.

En Tenerife tampoco se hicieron esperar. Entre ellos el del Colegio Oficial de Enfermeros de Santa Cruz de Tenerife, que quiso hacer pública a través de un comunicado "su más afectuosa felicitación y su enorme satisfacción" por el reconocimiento. "Para este Colegio, y para los enfermeros y enfermeras que representa, el premio supone una doble satisfacción dado que, además de compartir los motivos que sustentan su concesión, esto es el reconocimiento a una ejemplar labor asistencial desarrollada a lo largo de cinco siglos, este galardón premia a un colectivo en el que los enfermeros tienen una presencia destacada y crucial".

La Orden lo ha dedicado a la sociedad y a todas los pacientes que atiende, especialmente de ébola, y ha recordado a los hermanos Miguel Pajares y Manuel García Viejo y los otros religiosos y colaboradores muertos por la enfermedad. El presidente de la Fundación Juan Ciudad, Miguel Ángel Varona, ha agradecido a las instituciones el reconocimiento que este premio supone del trabajo de la Orden y ha tenido unas palabras para todos los religiosos y los miles de colaboradores que hacen posible su misión en 55 países, principalmente de África y América, informa Efe.

Varona admitió que las circunstancias del contagio de ébola de los dos misioneros citados en Liberia y Sierra Leona, que murieron en España, ha influido en la concesión del premio. También significa, ha enfatizado, llamar la atención sobre toda la labor que, en general, hace la ONG.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine