Güímar, Arafo y Candelaria retoman el pacto de conservar juntos el Polígono

Cada municipio pondrá 25.000 euros al año P El Cabildo también asumirá gastos de mantenimiento

01.09.2015 | 02:00
A la izquierda, los tres alcaldes implicados durante la reunión de ayer con el presidente y otros representantes del Cabildo.

La línea azul que Güímar pintó en el polígono industrial del Valle para delimitar la frontera con Arafo parece haber ayudado a desbloquear el problema sobre su conservación. Aparte de estos dos municipios, Candelaria también tiene suelo en esta instalación y en los últimos dos años no han logrado ponerse de acuerdo entre ellos y las empresas establecidas allí para mantener el lugar. Si a principios de ejercicio los tres consistorios habían establecido las bases con el Cabildo de Tenerife para repartir el coste entre los implicados, aún hoy no se ha materializado, pero al menos ayer los representantes de las cuatro administraciones retomaron ese pacto para acabar con este asunto.

Fue en 2013 cuando cada una de las corporaciones locales recepcionó su parte con el compromiso de crear una entidad conjunta a través de la que hacerse cargo de la zona y, mientras no se pusiera en marcha, debían asumir el gasto que correspondiera. Aún hoy ese órgano no ha visto la luz y desde el pasado año los empresarios han denunciado la falta de ayuda económica por parte de Candelaria y Arafo. El problema, según advirtieron en su momento, es que estos ayuntamientos no querían colaborar en la conservación del polígono, lo que provocaría que las empresas tuvieran que emigrar o cerrar al no poder permitirse pagar los más de 500.000 euros anuales que supone el cuidado del espacio.

Si desde ese momento los afectados destacaron la implicación de Güímar, es precisamente este factor uno de los motivos que ha llevado a la alcaldesa, Carmen Luisa Castro, a dejar claro cuál es el suelo güimarero. A principios de verano mandó a pintar una raya azul como frontera entre su municipio y Arafo, lo que provocó el enfado de su homólogo y vecino, José Juan Lemes, al considerar que había invadido su territorio. Hace menos de una semana, el mandatario local incluso le dio un ultimátum para que eliminase esas pintadas y amenazó con tomar medidas si no cede, pero la regidora municipal se mantiene firme.

Ambos mantuvieron un encuentro ayer con la alcaldesa de Candelaria, María Concepción Brito, y el presidente del Cabildo, Carlos Alonso, entre otros representantes municipales e insulares, para tratar la conservación del polígono. Tras salir de la reunión, Castro defendió su decisión porque para ella es necesario saber hasta dónde ejerce sus competencias. Argumentó, de hecho, que de no hacerse así Arafo sería "el más perjudicado porque es el que tiene más territorio y, por ejemplo, las multas son ingresos" para el Ayuntamiento, recordó. Por este motivo, si ya de por sí no se plantea eliminar la raya azul, tampoco le parece una idea "descabellada" dejarlas aunque ya funcione correctamente la entidad de conservación del polígono.

En cuanto a la toma de contacto de ayer para poner en marcha cuanto antes este órgano, Castro mencionó que los tres consistorios han pactado colaborar a partes iguales en el mantenimiento, aunque el Cabildo también ayudará. Las corporaciones locales pondrán 75.000 euros (25.000 euros cada una) y la insular otros 75.000, mientras que los empresarios con sus negocios instalados allí dedicarán 400.000. El cuidado de este espacio se lleva así un total de 550.000 euros anuales, pero a esta cuantía hay que sumar otros gastos que también asumirán las administraciones públicas.

La presidenta de la Asociación de Empresarios y Propietarios del Polígono Industrial Valle de Güímar, Raquel Malo, detalló ayer que, aunque el sector privado pondrá más fondos, la Institución tinerfeña también se encargará del mantenimiento del emisario y los tres ayuntamientos de la luz y el agua de riego, entre otros servicios. Para ella, se trata de un acuerdo positivo y mostró su alegría porque "en principio" se respeta el pacto alcanzado a comienzos del presente ejercicio entre las partes.

Si se cuenta con la predisposición necesaria por parte de los implicados para poner fin a esta disputa, lo que ahora falta es materializar su configuración, lo que implica cierto proceso burocrático.

El Cabildo informó ayer de que queda pendiente un nuevo encuentro entre las partes para mediados de mes para adaptar los estatutos de los ayuntamientos, donde quedará reflejado la aportación de cada uno, pero además tendrán que ser analizados por los respectivos secretarios municipales con el fin de ser sometidos al trámite legalmente establecido.

Por otra parte, según explicó la Corporación insular a través de una nota, en la reunión de ayer se abordó la necesidad de mantener el emisario submarino y realizar de forma urgente una primera actuación de choque, para lo que es necesario realizar unas obras de adecuación que correrán a cargo del Ayuntamiento de Arafo. Para buscar la mejor solución, detalló que está prevista una cita a mitad de mes entre los técnicos del Consejo Insular de Aguas y los representantes municipales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine