'Morgan', seis años de protagonista

El traslado de la orca a Loro Parque llegó a los tribunales, que fallaron a favor del zoo

28.08.2015 | 13:29
La orca Morgan, durante su presentación un par de meses después de llegar a Tenerife.

Morgan se ha convertido en una orca mediática. Su historia ha llenado páginas y páginas en los medios de comunicación por su particular historia, pero también por la cruzada de varios grupos ecologistas que lucharon por su libertad desde que fuera rescatada en las costas holandesas en 2009. Su vida, su recuperación y sobre todo su estancia en Loro Parque ha provocado que el zoológico tinerfeño sea punto de mira constante de las asociaciones en defensa de los derechos de los animales, como el caso de esta semana del colectivo estadounidense PETA.

¿Pero por qué Morgan? ¿Qué tiene de particular este ejemplar de orca? Para empezar ya su avistamiento en el norte del Europa supuso toda una novedad. En aquellas aguas no se habían observado ejemplares de esta especie desde 1963, por lo que la presencia de Morgan ya fue una novedad. Además, su estado físico sirvió de alarma: Algo le pasaba al animal, que tenía entre uno y dos años y pesaba unos 200 kilos menos de lo que se corresponde a su edad. La desnutrición y las heridas por abrasiones, además del hecho insólito en esta especie de que nadara solo, fueron el motivo esgrimido para su rescate y su traslado a un delfinario.

Ahí empezaron los focos de la polémica y el debate sobre la orca. Mientras científicos expertos en cetáceaos abogaban por su recuperación en cautividad y ponían la eutanasia como única alternativa, las asociaciones animalistas se esforzaban en exigir su devolución al océano. El debate pasó a enfrentamiento y de este cruce de argumentos se pasó a un proceso judicial, que concluyó en 2014 con un veredicto inapelable del alto tribunal holandés, que ratificaba que el futuro de Morgan estaba en Loro Parque.

Precisamente, en medio de la batalla judicial la orca fue trasladada a Tenerife, por un lado para que su equipo de veterinarios y cuidadores atendieran sus problemas de salud y, por otro, para intentar su adaptación al grupo de esta especie de los que disponía el centro. Respecto a lo primero, el director de Loro Parque Fundación, Javier Almunia, compara la situación con "la que se produce con la incautación de determinados animales por parte de las fuerzas de seguridad".

"Si el Servicio de Protección a la Naturaleza rescata a una tortuga o o a un loro, se le traslada al centro de recuperación o al parque y no hay polémica porque se entiende que es para atenderle", insiste Almunia, que además recuerda que fueron los expertos quienes seleccionaron Loro Parque para cuidar la salud del ejemplar.

En la histórica polémica, que provocó incluso la creación de la Asociación Free Morgan, se detectaron problemas de sociabilización del animal con el resto del grupo. "Fue precisamente ese colectivo el que recomendó una serie de expertos en cetáceos para estudiar el comportamiento de Morgan", explica el director de Fundación Loro Parque, que añade que "esos profesionales, considerados por la asociación como los mejores del mundo, diagnosticaron la sordera profunda de la orca". Los profesionales coinciden en que con esta patología su superviviencia en el océano no sería posible.

Así, explica Almunia, se terminó de integrar al cetáceo en el grupo hasta tal punto de que participa en los espectáculos. Además, con la intención de suprimir la polémica, incide que "hay una sentencia firme, si Loro Parque no atendiera a los animales jamás se habría producido ese veredicto".

En cualquier caso, Morgan formó parte del comunicado reciente de PETA en el que, textualmente, criticaba que "fue arrebatada de su hogar en el océano".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine