Loro Parque inicia acciones legales contra una ONG por acusarle de maltrato animal

La organización PETA culpa al zoo tinerfeño de heridas, agresiones y hacinamiento de las orcas

28.08.2015 | 13:29
El director de Loro Parque Fundación, Javier Almunia (en primer término) en una comparecencia anterior.

"Acusaciones sin nuevos argumentos", "insinuaciones sin ningún fundamento" y "criticas totalmente falsas" son los adjetivos con los que el director de Loro Parque Fundación, Javier Almunia, se refirió ayer al comunicado publicado por la organización no gubernamental PETA, que denuncia supuesto maltrato y desatención de las seis orcas con las que cuenta el zoológico tinerfeño. Tal es la reacción en contra del parque isleño que han iniciado acciones legales contra el colectivo animalista, a los que exigirán "por vía judicial la emisión de una rectificación" de sus palabras.

"Es la vía que nos recomiendan nuestros abogados para darles la oportunidad primero de dar marcha atrás en su documento tergiversando la realidad y en el caso de que no se produzca se denunciará por dañar la imagen de Loro Parque", añade Almunia, quien recuerda que es el mismo proceso que se inició "hace aproximadamente año y medio contra otra organización que realizaba las mismas críticas sin sentido".

Precisamente, los responsables de Loro Parque admiten que recurren a los tribunales por lo que consideran una campaña infundada en contra de un "zoo que se desvive por el bienestar de los animales", resume el responsable de la Fundación. En ese sentido, alude no solo a las propias explicaciones con las que pretende desmontar las denuncias de PETA, sino además cuestiones administrativas: "En sus más de cuatro décadas de historia, Loro Parque no ha tenido nunca una sanción administrativa ni ningún expediente por parte de las instituciones de control de zoológicos".

En el caso de las orcas, que han sustentado el comunicado de la organización en defensa de los derechos de los animales, Almunia recuerda que han sido objeto de un análisis exhaustivo, tanto por parte del SeaWorld, parque del que provienen cuatro de los seis animales en la Isla, como por parte de las comisiones de las autoridades europeas, especialmente tras el polémico traslado de la orca Morgan a Canarias.

"Cuando Holanda, donde se rescató al animal, dictaminó que solo quedaban dos opciones para Morgan, o la eutanasia o el traslado a un parque como este, sabíamos que iba a traer problemas", reconoce Javier Almunia, quien explica que tras la polémica "han sido varios los equipos de veterinarios expertos en mamíferos marinos que han estudiado la situación de las orcas en Loro Parque".

Es la visión de estos profesionales a la que recurre el director de la Fundación para desacreditar el comunicado de PETA y serán las que se empleen con toda probabilidad en los trámites judiciales. Según insiste Almunia, la organización ecologista emplea el testimonio de "la doctora Ingrid Visser así como imágenes fuera de contexto que no se corresponden con ningún estudio riguroso". "Nosotros presentamos una investigación con un centenar de delfines en todo el mundo y en esta organización con dos fotos ya llegan a conclusiones dudosas", lamenta.

Entre otros aspectos, PETA asegura que tras las imágenes grabadas por "dos miembros de la organización", se observa un comportamiento "apático" de los animales, así como lo que el colectivo entiende como la evidencia de ataques entre los cinco animales. A ello responde Almunia que "durante las más de 300 horas de grabación que realizó un equipo de expertos de la Universidad de La Laguna se observa a los animales flotando, pero también nadando o jugando, cuestión que ha obviado intencionadamente PETA".

La organización basa la mayor parte de sus críticas en el hecho de que los animales se encuentren "confinados" en espacios pequeños, lo que provoca según el colectivo, su apatía, los ataques o incluso otros problemas de salud. Es evidente que el espacio de las piscinas es mucho menor que la amplitud del océano, aunque según Almunia contienen 24 millones de litros de agua.

Estanques

Además, el director de Loro Parque Fundación niega que los problemas dentales o las marcas e incluso la actitud de las orcas se basen en el espacio acotado para ellas. "El animal, como nosotros, se basa en la ley del mínimo esfuerzo y en el mar nada 100 kilómetros para encontrar comida. Si la encuentra en el primero, no recorrería los 99 restantes", afirma antes de añadir que "se ha demostrado con otras especies que en cautividad amplían su esperanza de vida". Responde de esta manera a la "insinuación velada" acerca de Vicky, la orca nacida en Loro Parque que falleció a los diez meses "mientras que la otra, Adán, ha logrado sobrevivir hasta los cuatro años", según el comunicado de PETA.

Así, Almunia afirma que "la mitad de las orcas nacidas en su hábitat mueren antes del primer año de vida, aunque no se puede comparar todavía con los casos del animal en zoológicos porque no llevan demasiado tiempo en cautividad". Así, recurre a la similitud con los delfines, que tienen una mayor historia en parques y que "duran mucho más tiempo en cautividad que en el mar". "No es raro porque en el océano hay depredadores y hay más dificultad para encontrar comida, mientras que aquí tienen controles médicos y se les suministra alimentos", sostiene Almunia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine