Que el miedo no robe las ganas de vivir

Fer y Vero, de luna de miel en Tailandia durante el atentado del lunes, reviven los momentos tras la bomba

22.08.2015 | 02:00
Fer Palarea y Vero Ruiz revisan las fotos que ellos mismos hicieron en el país así como el reportaje de su experiencia en la opinión de tenerife.

Solo estaban haciendo unas compras durante los últimos días de su larga luna de miel y se vieron inmersos en el caso del atentado de Bangkok el pasado lunes en el que murieron 20 personas. Fernando Palarea y Vero Ruiz ya están en casa y miran desde una perspectiva distinta los momentos vividos en Tailandia que además a pesar de lo dramático no ha conseguido enturbiar su viaje de novios.

El sonido incesante de las ambulancias les sacó de su idilio. Un rápido vistazo a la pantalla del móvil les llevó a una realidad que nunca habrían querido en su viaje: "Atentado en Bangkok". Y la reacción inmediata fue escribir a sus familiares, curiosamente a través del grupo de whatsapp creado para la boda. Después tocó poner los pies en la tierra, comprobar que la bomba había sido a apenas un kilómetro y luchar con el "verdadero pánico" de no encontrar a los amigos.

Vero lo resume en "una hora de agonía", en lo que ambos esperaban por una pareja con la que habían quedado y que era probable que estuviera en la zona del atentado. Y después "la verdadera felicidad del reencuentro", admite su marido. ¿Y después? A Fer le pudo el instinto de periodista y se acercó lo más que pudo para sacar fotos, pero ni aún con el objetivo enfocando al terror no fue consciente del todo de lo que estaba pasando.

Solo al salir al día siguiente de nuevo a la calle comprobaron que lo que se palpaba en la capital tailandesa no era otra cosa que miedo. "Había demasiada tranquilidad y mucho menos tráfico, nada habitual para los que conocíamos la ciudad", resume Fer, quien añade que ese mismo día acudieron junto con Aridane, exjugador del Club Deportivo Tenerife, al templo Wat Pho "y allí se notaba excesiva calma, días antes estaba lleno de turistas y de colas y ese día no había prácticamente nadie".

Fueron señales suficientes para saber que la población seguía inmersa en el lunes, pero además indicaba que el pánico se había apoderado especialmente de los turistas. Muchos adelantaron sus pasajes para regresar a caso, cuestión que no entra en los planes de esta pareja. "Si llega a pasar al inicio de nuestro viaje habríamos seguido adelante porque hay que disfrutar del camino", resume Vero.

Es, de hecho, la lectura que hacen ahora, unos días después de haber sido testigos de la bomba, y que al contrario de lo que dicta la lógica, ha impregnado a la pareja de más ganas de recorrer mundo: "Te puede pasar en cualquier sitio, incluso aquí, pero la vida no deja de vivirse por miedo", indica Fer. Por eso insisten en que no dejarán de recorrer mundo y es más, animan a quien quiera conocer Tailandia que no se vea frenado por este suceso.

"Es un país increíble con una cultura diferente y con una población amable que incluso en el momento del atentado nos ayudaron", insiste Fer, mientras que Vero explica que cuando necesitó el cargador del móvil para avisar a su familia, "un grupo de españoles lo ocultó para no prestarlo y en el comercio enseguida buscaron uno".

Quizá por esa amabilidad o tal vez por la que, dicen, fue una estupenda respuesta de los cuerpos de seguridad, a la pareja solo les invadió verdadera preocupación el martes. El estallido de la segunda bomba fue suficiente para recluirlos en el hotel la última tarde de luna de miel ya que "vimos que podría pasar algo en la calle". Eso sí, el avión seguirá siendo su aliado para recorrer mundo, porque el miedo fue un día pero les queda el recuerdo de las mejores experiencias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine