Uno de cada 10 niños nacidos en el Archipiélago es un bebé prematuro

Canarias tiene la tasa más alta de partos pretérmino

16.08.2015 | 02:00
Ainara, hija de Vanesa Hernández y que nació con 750 gramos, y Hugo, pequeño de Sandra Rodríguez, que pesó 760 gramos al nacer.

Canarias está por encima de la media estatal en nacimientos antes de las 37 semanas de embarazo. Con casi un 9% de bebés prematuros el pasado año, los facultativos creen que este año ha aumentado la cifra y que se llegará a uno de cada diez partos antes del tiempo, frente al 6,8% del resto del país.

Sin embargo, a pesar de las cifras, las Islas no cuenta "ni de lejos" con las mismas condiciones para atender ni a las familias ni a los bebés, según explica la presidenta de la Asociación de Padres de Niños Prematuros de Tenerife (Apremate), Vanesa Hernández. Precisamente, la asociación nace para cubrir en parte las carencias que consideran que tiene el sistema, tanto desde el punto de vista de apoyo como en la gestión de la sanidad.

En ese sentido, Hernández informa que en este momento dos son las principales reclamaciones que hace a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias: el impulso de medidas que favorezcan la atención temprana a los niños prematuros. "Hasta los seis años hay atención médica de diferentes especialidades pero es necesario completar con algunas cuestiones tales como la estimulación articular o el desarrollo cognitivo", puntualiza Hernández.

Las madres que forman parte de Apremate coinciden en destacar que, por su experiencia, se echa en falta apoyo concreto de progenitoras que hayan pasado por su situación y que sirvan de acompañamiento, porque enfrentarse a un niño prematuro no siempre es fácil. Por eso, aunque las diferentes situaciones por las que pasaron cada una de ellas fue dura, la fortaleza que han aprendido de sus hijos ha sido suficiente para montar la Asociación.

"Básicamente lo que hacemos es acompañar", resumen la junta directiva de Apremate, que explica que están en contacto con los profesionales médicos tanto del Hospital Universitario de Canarias (HUC) como del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (Hunsc).

La secretaria, Elisabet Díaz, indica que "visitamos una vez a la semana cada hospital y a veces nos encontramos con casos nuevos, pero en otras ocasiones nos avisan los médicos o los propios padres que han visto el folleto de la Asociación" y añade que "es importante estar en esos primeros momentos pero también más adelante".

La idea surgió después de que la ahora presidenta tuviera por cesárea a gemelas a las 26 semanas, a Ainara con 840 gramos y Alicia, que falleció una semana después, con 950 gramos. "En el pasillo del HUC veía fotos de los niños, como habían nacido y como estaban entonces pero pensé que lo interesante era también conocer a sus padres", comenta.

Conocía a Sandra Rodríguez tras compartir experiencia en el mismo centro hospitalaria y por casualidad se pusieron en contacto con Elisabet Díaz, la mamá de Eliana, que nació con apenas 450 gramos de peso. Las tres coinciden en señalar que los primeros días son duros: "No poder coger al bebé o incluso acabar con agujetas el primer día que lo haces de la tensión", son algunas de las cuestiones que ahora saben que son normales. Salvo que entonces nadie se los dijo.

Por ejemplo, aprenden a que el denominado método canguro es el mejor para coger al bebé mientras sigue siento chiquito, con la piel del niño o la niña en contacto con la de su madre. Es una de las cosas que enseña una psicóloga que visita los dos centros hospitalarios de la Isla a través de un programa de la Universidad de La Laguna (ULL).

Por eso, consideran que en el momento del ingreso, a las madres les hace falta fundamentalmente "un espacio donde enfrentarse a la lactancia o donde descansar, que existe en todos los hospitales españoles menos en Canarias". Además, confían en reunirse con el consejero de Sanidad para además de trasladarle la necesidad de la atención temprana, pueda dotar al HUC de una renovación del material. "No se entiende que teniendo una tasa tan alta de niños prematuros haya menos recursos que en el resto del país", sostiene Vanesa Hernández.

Aunque los meses que los bebés pasan ingresados son duros, tanto en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) como en los denominados cuidados medios, las madres confirman que la situación tampoco es normalizada una vez que pueden ir a casa por fin con sus retoños.
"Una cosa importante y con la que solemos trabajar es la sobreprotección", indica Vanesa Hernández, que además es trabajadora social. "La resistencia de los niños prematuros y más en el caso de lo nuestros que son grandes prematuros, es mucho menor, por lo que casi te obsesionas para evitar que coja una infección", admite.

"A veces necesitas a alguien que ha pasado lo mismo que tú estás pasando", resume Elisabet Díaz. Por eso, al margen de las exigencias que hacen a la Administración pública, la Asociación se encuentra inmersa en varias actividades, campañas y proyectos. Días de encuentros familiares para compartir experiencia o convenios con centros privados para la atención médica a sus pequeños son algunas de las acciones frecuentes, pero tienen miras más altas.

Así, entre las iniciativas que esperan poner en marcha en breve destaca un proyecto específico para afrontar el duelo de los padres que pierden un hijo por parto a pretérmino. "Hay un servicio de psicología en el hospital pero a las familias les cuesta volver al centro y esperamos poner en marcha una iniciativa para atenderles", dice Vanesa Hernández.

Otro de los retos de Apremate es iniciar el próximo 21 de septiembre una campaña de crowdfunding para recaudar fondos destinados a habilitar un alojamiento para las familias de islas no capitalinas mientras dure el ingreso. "Hemos visto a familias dormir en la sala de espera", lamenta la presidenta, que aspira a reunir 2.000 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine