Ayuda canaria en la crisis de Tanzania

Cinco isleños de Cruz Roja vuelven tras un mes de apoyo a los refugiados expulsados por Burundi

11.08.2015 | 23:07
La sonrisa de los pequeños es una de las cosas que anima a los desplazados a seguir con sus actividades.

Las tensiones en el periodo preelectoral en Burundi, que se están produciendo desde el pasado mes de marzo, han ocasionado varios muertos y un éxodo de refugiados que están huyendo hacia Tanzania, Ruanda y la República Democrática del Congo. Se calcula que hasta 400.000 personas podrían verse afectadas por la situación de violencia a lo largo de seis meses, incluyendo 250.000 desplazados y más de 150.000 refugiados, con necesidad de apoyo psicosocial, agua, saneamiento e higiene, alojamiento y protección.

Para poder responder a estas necesidades de ayuda humanitaria, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja ha puesto en marcha una intervención de emergencia dirigida tanto a la atención de las personas heridas o encarceladas en Burundi, como de los miles de refugiados que están llegando a Tanzania, Ruanda y RDC, en la que se han implicado cinco delegados canarios.
Cruz Roja Española participa activamente en este operativo y desde el 6 de junio tiene desplegada su Unidad de Respuesta a Emergencias de Salud en el saturado campo de refugiados burundeses de Nyarugusu, en Tanzania, y ha realizado distintas donaciones económicas a la Cruz Roja de los países afectados.

Hasta la fecha, la Institución ha atendido a más de 30.000 personas con esta Unidad de Emergencias, que incluye dos Puestos de Salud, con capacidad para atender a 10.000 personas, y está integrado por un equipo formado por más de una decena de delegados de emergencias de Cruz Roja Española, con el fin de cubrir las los servicios de salud, como atención básica ambulatoria, promoción y educación para la salud, y vigilancia epidemiológica y nutricional.

Los canarios que han formado parte del programa son José Francisco Alló Martín, Ana Guerra Neira, Greisy Trejo Rodríguez, Santiago López González y Eduardo Palenzuela Borges, que ya se encuentran en Tenerife tras regresar de su misión durante aproximadamente un mes. En el caso de Eduardo Palenzuela es su segunda misión humanitaria pues ya participó en la misión en Chile para atender a damnificados por el seísmo que azotó al país. El 2 de junio, partió a Tanzania como técnico logista.

"Desde los primeros días, el equipo sanitario comienza a pasar consultas en condiciones muy precarias y los técnicos nos dedicamos a construir el Primer Puesto de Salud, dotándolo inicialmente de registro, dispensario y observación, con tiendas de estructuras metálicas", comenta Palenzuela.

Los otros cuatro delegados partieron en una segunda rotación a finales de junio, con el fin de hacer relevo al primer grupo y continuar apoyando a la Cruz Roja Tanzana ante la llegada masiva de desplazados al campo de refugiados de Nyarugusu, construir el segundo Puesto de Salud y un centro sanitario de ingresos con capacidad para atender a 30 personas a la vez, ofrecer atención sanitaria a los desplazado.

Con respecto a José Francisco Alló, ya es su tercera misión, tras haber estado en 2011 en Pakistán para apoyar a la población afectada por las inundaciones y a finales de 2013 en Filipinas tras el impacto del tifón Yolanda. En esta ocasión, dada su experiencia, ha sido activado como para apoyar las labores de mantenimiento.

Ana Guerra, con perfil de médico, y Greisy Trejo y Santiago López, ambos enfermeros, han formado parte del equipo sanitario. En palabras Greisy, "mi experiencia particular ha sido muy gratificante y enriquecedora en todos los sentidos".

"Las que más me han marcado son, en primer lugar, la sonrisa constante de los niños que a pesar del entorno en el que están sonríen, cantan, juegan y sueñan, lo cual, se agradece, puesto que ayuda a aliviar el día a día. Y en segundo lugar los lazos de hermandad tan fuertes que existen entre la Cruz Roja Tanzana y la Española, te hacen sentir uno más del equipo", añade Greisy Trejo, mientras que Ana Guerra concluye que "una de las situaciones que más me afectó fue localizar a los niños solos, que no tienen padres o se han tenido que separar", comenta Ana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine