Las ruedas de la esperanza

El centro de rehabilitación animal Tao Vet Canarias, en Puerto de la Cruz, es el único de las Islas en usar la fisioterapia y la medicina tradicional china para tratar a perros paralíticos

10.08.2015 | 11:39
Las ruedas de la esperanza
Las ruedas de la esperanza

La perrita Kalen está en la entrada del centro de rehabilitación Tao Vet de Canarias, en Puerto de la Cruz, cuando llega el pequeño Cody. Kalen comienza a mover el rabo entusiasmada y los dos perros se olisquean y saludan como si se conocieran de siempre. Ambos van en silla de ruedas, algo que no les impide corretear y jugar de aquí para allá. Sus dueños, desde la distancia, los miran con ternura mientras un corrillo de curiosos observa a los animales. Yessica García, propietaria de Cody, asegura que "esto es algo que me suele pasar". "La gente se le queda mirando. Les sorprende que un perro vaya en silla de ruedas", añade la joven sin apartar la vista de su mascota.

Cody y Kalen son dos de los canes que acuden a la centro veterinario Tao Vet de la ciudad turística, abierto en 2011, para tratar su parálisis trasera. No tienen muchas opciones más. Esta clínica es el única en el Archipiélago que ofrece rehabilitación veterinaria, fisioterapia y medicina tradicional china para prevenir y mejorar las distintas patologías que afectan a las mascotas. Su propietaria, la veterinaria Mónica Burgos, explica que cuando terminó la carrera se dio cuenta "de que faltaba algo". "No había ningún sitio donde tratar los problemas musculares de los animales", añade la veterinaria.

Fue así como Burgos empezó su andadura en el mundo de la veterinaria pero centrada en la medicina china. "Es un tratamiento que ayuda a paliar todas las afecciones que tengan que ver con los nervios, los dolores crónicos y también el tema muscular", detalla la veterinaria. Y es que para Burgos el futuro de su profesión "está en la especialización". "Al igual que la medicina convencional, estoy segura que la veterinaria tendrá que dividirse en varias vertientes", sostiene la joven.

El 60% de los casos que llegan a Tao Vet son pacientes que acuden remitidos de otras clínicas veterinarias. "Normalmente con traumatismos, problemas de piel, o para recuperaciones post quirúrgicas", explica Burgos. Una vez el perro llega a Tao Vet, el centro le realiza un diagnostico muy similar a la que se hace a una persona. "Igual que con la gente, se les hace una exploración general para ver donde presenta dolores o si tiene músculos duros o blandos", señala la veterinaria. Después se le realiza un plan personalizado. "Suelen venir al centro dos o tres días a la semana, por lo que creas un vínculo muy especial con ellos", asegura Burgos.

En Tao Vet utilizan tratamientos totalmente novedosos como el láser terapia o la hidroterapia. Según explica Burgos, el primer tratamiento ayuda a la oxigenación de las células. Mientras, la hidroterapia, la primera maquina de este tipo en Canarias, "favorece que el animal pueda realizar ejercicios que en tierra estarían limitados por su peso, llevando las articulaciones a un rango de trabajo máximo, mejorando así su fuerza y resistencia". El trabajo se completa con la electroterapia, los masajes o la rehabilitación. "Además, con la dioterapia enseñamos a los dueños a alimentar a sus perros de una manera natural y equilibrada", añade la veterinaria.

Burgos detalla que el 80% de sus pacientes son canes con parálisis. Entre ellos está Ceni, una perrita que perdió la movilidad de la mitad de su cuerpo tras caerse por un barranco. Su dueña, Elsa Schroder, apunta que el animal "es muy activo". "Este tipo de perros son más dependientes pero eso no significa que estén rotos o que ya no sirvan", destaca Schroder mientras seca a Ceni con una toalla tras salir de la hidroterapia. "Se nota que está cansada, si no se podría a ladrar como una loca", añade la dueña.
Después de los trabajos en la piscina, a Ceni le toca la rehabilitación. La perrita se arrastra con gran ahínco por unas alfombras sorteando palos y conos. "Así fortalece los músculos", aclara Schroder. La dueña de este chiguagua asegura que "es como un niño". "Requiere muchos cuidados, pero si tu te amoldas a su manera de vivir no es tan complicado", añade. Schorder señala que Ceni lleva un arnés, gracias al cual ella le puede sostener las patas traseras. "También le compré un saquito para sacarla y sino la llevo en brazos", detalla. Schroder aclara que Ceni no es tan diferente al resto de perros. "Tiene una hija y normalmente salimos de paseo los tres. Y ella juega y huele como los demás", sostiene la dueña.

La historia de Cody, de seis años, es algo distinta. Su propietaria, Yessica García, explica que su perrito sufre una hernia discal. "Fue de repente. Un día empezó con dolores fuertes, lo llevamos al veterinario y nos dieron la mala noticia", recuerda García. La joven confiesa que fueron momentos muy duros. "Me dijeron que no iba a volver a caminar. Es algo muy complicado de asimilar", revela la dueña de Cody.

Pero ni Cody ni su propietaria se achantaron. "Empezó a venir a rehabilitación a este centro y aquí nos enteramos de lo de las sillas de ruedas", explica García. Primero la alquilaban pero luego acabaron compraron. "A la hora del paseo se la pongo para salir y en casa se arrastra por el suelo", detalla García. La joven asegura que "es diferente a antes". "Le tienes que hacer masajes para que haga sus necesidades. La gente me dice que todo esto no lo haría cualquiera. Pero yo no lo dudé ni un minuto", garantiza García.

La misma opinión sostiene Daniel Vera, dueño de Kalen, un pequeño perrito de tres años. "Ellos se merecen todo lo que hacemos y más", asegura sin quitarle el ojo a su mascota que corre en silla de ruedas detrás de una pelota. "Es verdad que al principio no estas acostumbrado a estos gastos pero todo es adaptarse. Además, en el centro nos dan muchas facilidades para pagar", añade Vera.

Kalen, al igual que Cody, sufre parálisis. "En cuestión de días empezó a sentirse mal y le diagnosticaron la hernia", detalla su dueño. Luego vinieron las operaciones y tras el quirófano, la rehabilitación en Tao Vet. "Nos recomendaron venir a este centro así que Kalen comenzó a hacer la rehabilitación entre dos y/o tres veces por semana", recuerda Vera. Ahora, Kalen se está tomando unos días de reposo, pero pronto volverá. "Decidimos darle un tiempo para que descanse, pero queremos volver porque hemos visto muchas mejores en él", concluye Vera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine