Seis de cada diez usuarios de Ataretaco acuden al servicio por primera vez en 2014

Más de 550 personas recibieron asistencia en esta asociación el año pasado

07.08.2015 | 02:00
La directora de la entidad, Reyes Henríquez, y el presidente, Luis Jorge Sánchez, durante la presentación de la memoria 2014

Un 58% de las personas que fueron atendidas por la asociación Ataretaco era la primera vez que demandaba asistencia social a la entidad. Este es uno de los datos que puede extraerse de la Memoria 2014 de esta fundación que vincula proyectos de integración social y protección del medio ambiente. El informe indica que seis de cada diez usuarios de los servicios sociales que ofrece la organización nunca había participado en sus proyectos. De ellos, 208 eran jóvenes, que buscaban sobre todo ayudas y salidas formativas y profesionales.
Ataretaco centra es una organización que basa sus acciones sociales en la formación integral y la inserción sociolaboral de colectivos vulnerables. Al mismo tiempo intenta proteger el medio ambiente con actividades de gestión de residuos, convirtiendo estos tres pilares en la vía por la que desarrolla sus proyectos.

La presidenta de la asociación , Reyes Henríquez, y el director de la fundación, Luis Jorge Sánchez, expusieron durante la presentación de los resultados de la entidad en 2014, que 152 personas recibieron formación a lo largo del año a través de los cursos o talleres que imparte la organización.

La entidad ha seguido durante el año pasado un modelo de inserción personalizada para cada usuario. En una primera fase, asisten a los talleres formativos básicos, que sirven como herramienta diagnóstica para determinar que taller o tipo de formación es más adecuada para ellos. En este primer paso, los asistentes acuden a módulos formativos en los que aprenden herramientas y habilidades para el empleo y la prevención de riesgos laborales, inglés e informática básicos o aprenden competencias sociales. Un total de 185 personas participaron en este tipo de cursos durante el año pasado.

Una vez transcurrida esta primera fase del proyecto, los usuarios comienzan un segundo periodo en el que empiezan a acudir a los talleres ocupacionales más apropiados para cada individuo. Agricultura ecológica, gestión de almacén, mantenimiento y reparación de edificios, pastelería, arreglos textiles o camarera de piso y lavandería industrial, son solo algunos de los cursos que se impartieron durante el año pasado en las instalaciones de Ataretaco.

La última etapa del proceso es la inserción laboral. Para ello la asociación ha puesto en marcha un sistema de prácticas en empresas y orientación laboral con el que ha conseguido que 105 personas consigan un puesto de trabajo, de las que 41 lo han hecho en empresas que no están relacionadas con la fundación, mientras que las 64 restantes están empleadas por compañías de la misma entidad.
Reciclaje

En cuanto a su actividad de gestión de residuos, Ataretaco alcanzó durante el año pasado la cifra de 1.862 toneladas de desperdicios procesados. Esto representa un 24% más si se compara con la actividad registrada durante 2013.

La mayor parte de los residuos gestionados son aceite vegetal domestico usado, que los ciudadanos han depositado en una veintena de municipios de la Isla. En total, la fundación ha gestionado 549 toneladas de este material en 2014. La entidad también se ha encargado de reciclar 184 toneladas de material textil y 116 de papel y cartón.

Según destacaron Reyes Henríquez y Luis Jorge Sánchez, la actividad desarrollada por la fundación para la conservación del medio ambiente durante el año pasado ha permitido dejar de contaminar "el equivalente al consumo de agua de toda la población de El Hierro durante un año". También justificaron que el trabajo de la fundación en el campo ambiental equivaldría a retirar de la circulación 2.750 coches en un año o a compensar la tala de más de 800.000 árboles durante el mismo periodo de tiempo.

La asociación también lleva a cabo acciones de educación y sensibilización ambiental a través de campañas y de cursos que inciden en estos aspectos.

Los representantes de la entidad social presumieron de que la asociación haya llevado a cabo un número importantes de sus proyectos, a pesar de los recortes presupuestarios y de la disminución de la oferta formativa subvencionada por las instituciones públicas.

Aun así, tanto Henríquez como Sánchez destacaron que la entidad ha ofrecido durante 2014 un mayor abanico de sectores del mercado laboral en sus módulos formativos y talleres, de los que se han beneficiado gran parte de las personas acogidas con el apoyo de las entidades públicas y privadas que han colaborado con el proyecto.

Según se establece en la Memoria de la asociación, la entidad ha desarrollado su programa de actividades invirtiendo casi 800.000 euros, de los que el 44% fueron gestionados a través de convenios y contratos con la administración pública. Este porcentaje se ha reducido en seis puntos si analizamos la memoria del año anterior, cuando la parte del presupuesto que derivaba de instituciones públicas alcanzaba el 52%.

Las actividades desarrolladas por la organización también son financiadas en un 20% con los beneficios derivados de sus tareas de gestión ambiental y en un 24% gracias a contratos y acuerdos con instituciones privadas.

Sin embargo, ambos directivos quisieron poner el acento de los buenos resultados obtenidos por la entidad en la intervención de equipo de profesionales. En total casi un centenar de personas que trabajan cada día para conseguir los objetivos propuestos por la organización.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine