Violencia de género

El exedil de Serra roció con gasolina a su mujer

Prisión sin fianza para Marcos Cabo, el presunto asesino de su esposa en esta localidad valenciana

07.08.2015 | 19:02
El concejal de Serra se declara \
Play
El exedil de Serra roció con gasolina a su mujer

El Juzgado de Instrucción número cuatro de Llíria, especializado en violencia contra la mujer, acaba de acordar la prisión, comunicada y sin fianza del concejal de EU del Ayuntamiento de Serra detenido el miércoles por el presunto asesinato de su mujer, también exedil de este mismo partido. Marcos Cabo, de 46 años, está acusado de provocar presuntamente el incendio en el que murió su esposa, Dolores Moya. Además, queda suspendida la patria potestad respecto de los dos hijos menores de la pareja.

La historia, por desgracia tantas veces contada, se vuelve a repetir. Dolores Moya, exconcejala de EU en Serra, quería poner punto y final a su matrimonio con el padre de sus cuatro hijos porque ya no soportaba su carácter «controlador y celoso», según allegados de la fallecida, y Marcos Cabo, actual edil de este mismo partido, no asumía la inminente ruptura. Este fue el móvil machista que se escondía tras la muerte de esta mujer de 41 años hallada sin vida en la bañera de su casa de Serra el pasado 29 de julio tras desatarse un fulminante incendio en su domicilio.

Al tiempo que avanzan las investigaciones y, después de que el arrestado como presunto autor de este crimen machista haya sido puesto a disposición judicial, los indicios recabados en la casa y el informe de autopsia del Instituto de Medicina Legal de Valencia hacen pensar a los investigadores que el detenido presuntamente roció de gasolina a su víctima cuando ésta dormía en el sofá de la casa.

Aunque la causa del fallecimiento fue la inhalación de humo, la mujer también presentaba importantes quemaduras en la parte inferior del cuerpo. Además, el pantalón olía a gasolina, al igual que el comedor donde se inició el fuego.

Al parecer, el concejal detenido habría rociado presuntamente con gasolina la casa para asegurarse así de la rápida propagación del fuego e impregnó las piernas de su esposa y el sofá sin que ésta se despertara. Posteriormente y ya cerca de la puerta de entrada de la casa, situada justo en el lado opuesto, habría prendido fuego al combustible para así asegurarse su huida y correr el mínimo riesgo posible. De hecho, las quemaduras en los brazos y el tronco por las que fue atendido en el Hospital Arnau de Vilanova son compatibles con una deflagración instantánea en el momento de prender la gasolina.

Algunas fuentes consultadas apuntaron la posibilidad de que la víctima, que fue hallada en la bañera, entrara en el baño para tratar de apagar las llamas del pantalón con el agua de la ducha, pero que debido al denso humo habría perdido el conocimiento y fallecido por la inhalación de monóxido de carbono.

La versión que el acusado dio a los investigadores en un primer momento era bien distinta a esta. Según él, se encontraba en compañía de su hija descargando productos de jardinería de la furgoneta estacionada justo al girar la calle y cuando volvió ya se encontró la casa en llamas. Al parecer, el sospechoso habría aprovechado un breve espacio de tiempo en el que su hija asegura que se ausentó para coger algo. Fue precisamente la declaración de la hija mayor del matrimonio ante la Guardia Civil lo que propició que un día después el sospechoso fuera detenido y trasladado a los calabozos de la Comandancia como presunto autor del crimen.

Prisión provisional

El Juzgado de Instrucción número 4 de Llíria ha decretado prisión provisional, comunicada y sin fianza para el exconcejal.

La juez ha acordado, además, la suspensión de la patria potestad de los dos hijos menores de la pareja.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine