Un total de 734 menores de 15 años sufren diabetes en el Archipiélago

El trastorno metabólico es unas de las enfermedades más frecuentes en la infancia

06.08.2015 | 13:10
Un total de 734 menores de 15 años sufren diabetes en el Archipiélago

La diabetes se ha convertido en una de las enfermedades más frecuentes en la infancia. Un total de 734 niños del Archipiélago menores de 15 años sufren de diabetes tipo 1, es decir, aquella en la que el páncreas no produce insulina. Estas cifras ponen de manifiesto que un 0,25% de la población canaria en ese rango de edad (entre los cero y los catorce años) debe pincharse insulina diariamente y por el resto de su vida. El número se eleva aún más si se tienen en cuenta los adolescentes, hasta alcanzar los 1.053 menores isleños de menos de 18 años que tienen diabetes.

La Asociación de Diabetes de Tenerife (ADT) ayuda a que estos niños conozcan su enfermedad y sepan cómo tratarla. Con este objetivo el colectivo inauguró ayer su colonia de verano en el campamento de La Esperanza (El Rosario) donde participan 37 niños de Tenerife, La Palma y La Gomera con edades comprendidas entre los siete y los catorce años. Desde el lunes, y hasta el próximo domingo, los niños aprenderán nuevas estrategias y herramientas para saber cómo reaccionar cuando su enfermedad les ataca. Todo gracias a un buen número de talleres lúdicos y en medio de divertidos juegos como las tirolinas o las gincanas.

El estreno del campamento contó con la presencia del consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Jesús Morera y la consejera de Gobierno Abierto, Acción Social y Atención Ciudadana del Cabildo de Tenerife, Cristina Valido. Durante la visita, Morera recordó que su departamento impulsará la educación para la salud y el fomento de la actividad física que junto con una alimentación adecuada "son pilares fundamentales para garantizar una mejor calidad de vida de la ciudadanía a largo plazo".

El consejero de Sanidad también destacó la importancia de fomentar la concienciación de los más pequeños sobre la conveniencia de llevar un control sobre su diabetes, "ya que redundará positivamente en su relación con esta enfermedad".

Por su parte, Valido felicitó a los organizadores por esta iniciativa que permite a los menores no sólo disfrutar del verano con la oferta de actividades lúdicas, sino también ganar en autonomía en el cuidado de su salud.
Para el presidente de la asociación de diabetes tinerfeña, Julián González, lo importante es que los niños se diviertan a la vez que aprenden a convivir con su enfermedad. "Los ponemos en situaciones límites para que ellos sepan como afrontar las hipoglucemias", detalla González. En este sentido, el presidente añade que los pequeños "deben entender que su páncreas no funciona así como conocer cual sería su actividad normal".

González apunta que el campamento sirve además, para que los padres "tomen un respiro". No obstante, puntualiza que es complicado que las familias con niños con diabetes cedan a llevarlos una semana a un campamento. "Como es normal suelen ser más sobreprotectores con los menores por lo que deben confiar bastante en la asociación para dejarlos a nuestro cargo", revela el presidente.

Pero lo cierto es que su colonia está más que preparada para actuar en caso de cualquier incidente. Según explica González, en el equipo del campamento hay médicos especialistas en la enfermedad, médicos de primaria, enfermeros, educadores en diabetes, monitores de tiempo libre, personal voluntario, una psicóloga, una trabajadora social, y personal de cocina.

Todo para conseguir que los pequeños disfruten de estas vacaciones sin problemas y terminen con la lección bien aprendida. "Te sorprendes mucho porque al llegar hay niños que no se pinchan solos y cuando salen del campamento ya consiguen hacerlo", concluye González.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine