El ángel isleño que se resiste a ser un héroe

El joven tinerfeño que salvó de ahogarse a dos niños en Inglaterra "flipa" con la repercusión de su acto

24.07.2015 | 12:39
Kevin Armas en una playa de Tenerife.

Kevin Armas apuraba las últimas horas de su jornada laboral una tarde a principios de mes. La cafetería para la que trabaja en Inglaterra tenía ya las puertas cerradas, aún con algunos clientes en su interior, pero el joven tinerfeño se dedicaba a tareas de limpieza en el exterior. "De repente escuché unos chillidos", relata el muchacho, quien recuerda que ese "help, help" (ayuda en inglés) fue lo que llamó su atención.
La angustia procedía de dos pequeños que luchaban por no ahogarse en la playa en la que se encuentra el negocio y de manera instintiva se metió en al agua para socorrer a los pequeños. "No pensé, solo fui consciente de lo que estaba haciendo cuando ya tenía al menor en brazos", indica el joven. Sin embargo, ahora recuerda esos segundos a la perfección: "Había otra persona en el agua pero no era buen nadador, el niño mayor empujaba hacia abajo al pequeño en medio del pánico".

Su abuelo

Ese recuerdo revela que detrás de su acto hay más instinto y formación de lo que se cree. Incluso le resta importancia y bromea entre risas con lo que en Inglaterra y Tenerife se ha convertido en una heroicidad. "Solo hice lo que quiero pensar que haría cualquier otra persona en mi lugar", insiste el joven, quien incluso señala "a lo mejor su abuelo (la persona que había intentando llegar hasta ellos) hubiera logrado sacarlos sin mayores consecuencias".

Lo cierto es que fue Kevin sacó a los dos niños, de siete y nueve años. Y lo hizo de manera simultánea, nadando de espalda hacia la orilla y con ambos pequeños sujetos sobre su pecho. No es una maniobra improvisada, puesto que el joven tinerfeño tiene experiencia y formación. "Tengo el título de socorrista y he nadado en competición desde los doce años", comenta el tinerfeño, que además hace un ejercicio de memoria y asegura que no es la primera vez que se convierte en un ángel para bañistas en apuros.

Aficionado al surf

"Me gusta hacer surf en las playas de Tenerife y he sacado a turistas con problemas en Puerto de La Cruz, Los Gigantes y Armeñime y una vez incluso a dos niños rusos", señala. Claro, que a diferencia de aquel entonces, ahora Kevin ya no es un héroe anónimo. El rescate a los pequeños en Convey Island, en el condado de Essex, al este de Londres lo llevó a la portada del periódico local y de ahí a las redes sociales, llamando la atención de los medios de comunicación tinerfeños.

"Mi madre está flipando y dando saltos", comenta divertido el joven, quien insiste en que para él es una "agradable sorpresa" la repercusión que ha tenido su acto tan espontáneo como vital. Ni siquiera los abrazos de la abuela de los niños en la playa londinense fueron una pista de lo relevante de su generosidad, ni las caras de estupefacción de sus compañeros de la cafetería cuando le vieron volver con la ropa completamente empapado.

Llamada de Carlos Alonso

Entre las cosas que más le llama la atención es la llamada que recibirá del presidente del Cabildo, Carlos Alonso, que según fuentes consultadas por la opinión de tenerife tiene mucho interés en conocer la historia de este joven. Quizá a través del teléfono el presidente insular conozca a un muchacho inquieto, alegre y con especial interés en el sector turístico.

Ha realizado cursos de animación, y de hecho ha estado trabajando durante cuatro años en hoteles del sur de Tenerife. Quizá por esta vocación se ha esforzado en aprender idiomas y habla inglés y alemán, y por si fuera poco su curriculum se completa con un curso de administración y gestión empresarial, aunque esto último, dice, "no llama nada la atención".

Ahora es camarero en The Labworth, la cafetería de la playa inglesa en la que ha acaparado la atención de la población de la pequeña isla en la que reside. Pero su estancia en Essex no se debe a una cuestión laboral, sino sentimental. "Mi novia es de Inglaterra y me vine para ver cómo arreglábamos esto", explica, como casi todo, entre chistes. Allí lleva desde diciembre del año pasado y asegura que la intención de ambos es mudarse a Tenerife cuando concluya el presente 2015. "Quiero volver a casa". Echo de menos mi Isla, admite.

Su familia, ahora más orgullosa que nunca, le espera con los brazos abiertos mientras el aspira a recuperar su puesto de trabajo como animador, que abandonó en régimen de excedencia. Y sueña con el mar tinerfeño, con las olas de la costa del Norte de la Isla, con los juegos a los turistas en los hoteles, y con volver a ser el ángel anónimo tras vivir la fama de héroe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine