Siam Park vuelve a sorprender

El parque acuático del sur de Tenerife, reconocido como el mejor del mundo, inaugura Singha, la montaña rusa de agua más rápida y espectacular del momento, con más de 240 metros de recorrido

18.07.2015 | 00:52
Fernando Clavijo, Carlos Alonso y Christoph Kiessling salen del agua tras probar Singha durante la inauguración ayer de la nueva atracción de Siam Park.

Siam Park, ganador del premio de Trip Advisor a mejor parque acuático del mundo, sorprendió ayer una vez más con su nueva y espectacular atracción: Singha. Al acto de inauguración asistieron el presidente de Loro Parque, Wolfgang Kiessling y el vicepresidente Christoph Kiessling; acompañados del presidente del Gobierno, Fernando Clavijo; y el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, además de representantes del sector turístico.

Durante la ceremonia de inauguración y el corte de cintas de Singha, la directora de comunicación de TripAdvisor España, Blanca Zayas, hizo entrega además del premio TravellersChoiceAttractions 2015, a Siam Park como el mejor del mundo y a Loro Parque como el zoológico número dos del mundo y número uno de Europa.

Tras el acto protocolario, Fernando Clavijo y Carlos Alonso tuvieron ocasión de probar por primera vez la nueva atracción de Siam Park. Les acompañó en el viaje Christoph Kiessling, uno de los grandes impulsores de Singha que ejerció de anfitrión ideal al conocer el recorrido a la perfección.

Singha es un tobogán con balsas de 3 personas propulsadas por agua que alcanzan los 6 metros por segundo de subida y los 18 metros por segundo de bajada. Una velocidad nunca antes vista en parques acuáticos. Más de 240 metros de recorrido, curvas de alta velocidad y 14 cambios de dirección garantizan una auténtica inyección de adrenalina y diversión jamás antes vista.
Por su compromiso respetuoso con el entorno que la rodea, la atracción Singha ha sido adaptada a la geografía y topografía del terreno, quedando envuelta por la fabulosa vegetación que caracteriza la tematización de Siam Park.

Para su construcción, en la que fue necesario realizar un inmenso movimiento de tierra, se dedicaron muchas horas de estudio, esfuerzo y dedicación de más de 70 especialistas que participaron en el diseño, construcción y un montaje realmente único.
Singha recibe su nombre en honor al león Rajasi, rey de las bestias míticas que, según cuenta la leyenda tailandesa, habita en el bosque Himmapan y se representa como una magnífica criatura de majestuosas alas entre llamas. Al igual que en Rajasi, la magnificencia y la fuerza están presentes en Singha.

Gracias a la ingeniería canadiense de la compañía Proslidey un potente sistema de propulsión diseñado especialmente para esta atracción que ofrece una velocidad sin precedentes, los visitantes podrán vivir en cada viaje una experiencia absolutamente única en la quelos más aventureros experimentarán sensaciones diferentes a todo lo conocido. Este sistema incluye una cinta transportadora que sube los flotadores hasta la salida del tobogán, haciendo la subida del visitante más rápida y cómoda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine