El juez absuelve a Zenobia de asesinar a su bebé pero la condena por homicidio

La acusada ya había cumplido casi dos años de prisión preventiva hasta que se celebró el juicio y el jurado se mostró a favor de suspender la pena y del indulto

16.07.2015 | 02:00
María Zenobia en la vista oral tras escuchar el veredicto del jurado.

El magistrado Ángel Llorente, de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha absuelto del delito de asesinato del que se acusaba a María Zenobia L. M., pero la condena a dos años de prisión por un delito de homicidio por imprudencia grave en el que concurre la atenuante de anomalía psíquica, según la sentencia a la que ha tenido acceso la opinión de tenerife. El juez, atendiendo al veredicto emitido por el tribunal del jurado, y una vez que la sentencia sea firme, realizará un pronunciamiento favorable para la suspensión de la ejecución de la pena por el periodo de dos años.

La acusada permanecía en prisión preventiva desde el 30 de agosto de 2013 hasta que se celebró el juicio oral el pasado mes de junio, por lo que ya habría cumplido la práctica totalidad de la pena de privación de libertad que le ha sido impuesta. No obstante, contra esta sentencia cabe interponer recurso de apelación, circunstancia que parece que se produciría a tenor de lo expresado por la representante del Ministerio Público tras conocer el veredicto del tribunal popular.

En cuanto a los hechos probados, María Zenobia L. M., sobre las 14:45 horas del 23 de agosto de 2013, cuando se encontraba trabajando como asistenta en el domicilio de una mujer de avanzada edad, en el municipio de La Orotava, sintió dolores de parto. Se dirigió al baño, se sentó en la taza del váter y dio a luz a un niño que nació con vida y que cayó dentro del inodoro.

El bebé murió por asfixia, por causas que no han podido determinarse, tal y como expresaron los patólogos forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) que le practicaron la autopsia.

"Aunque la acusada no tenía intención de acabar con la vida de su hijo, no actuó con la debida diligencia al sentarse en el váter para dar a luz. Debió prever el peligro de que el niño, al nacer en estas circunstancias, pudiera morir o que al agarrarlo para sacarlo del retrete lo pudiera asfixiar accidentalmente. En caso de que hubiera actuado de otra manera y con mayor cuidado en el momento del parto, muy posiblemente no se habría producido el fallecimiento del bebé", recoge la sentencia.

En el documento se explica que "la acusada, tras cortar con unas pequeñas tijeras el cordón umbilical, que no anudó, lavó al bebé y lo introdujo posteriormente en dos bolsas de plástico". "Limpió el cuarto de baño de forma concienzuda y arrojó el cuerpo del bebé en un contenedor de basura". La acusada "tiene un retraso mental leve que, en el momento de suceder los hechos, reducía su capacidad para comprender la situación en la que se encontraba y para actuar de un modo razonable".

El cuerpo del recién nacido fue localizado al día siguiente por un operario en una cinta transportadora del complejo medioambiental de Arico (PIRS).

La mujer, que fue detenida el 30 de agosto, "reconoció el hecho ante la Guardia Civil, facilitó una muestra biológica para cotejar el ADN, accedió a colaborar en la investigación y autorizó su reconocimiento médico", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine