Salud Pública

Sanidad mantiene la alerta por la crisis del ébola pese a la reducción de los casos

La activación del protocolo en octubre es "lo peor" de los cuatro años de Díaz Flores en el área

13.07.2015 | 02:00

Canarias mantiene la vigilancia ante el ébola, aún cuando el brote de la epidemia en África ha ido decreciendo desde que alcanzar su máxima infección el pasado verano. El director general de Salud Pública del Gobierno autónomo, José Díaz Flores, explica que "no se puede bajar la guardia aunque hayamos pasado de mil nuevos pacientes semanales en África a los 15-20 actuales". Díaz Flores, que en breve abandonará su cargo, aún tiene en su despacho una muestra del equipo de protección como seña de que "el ébola sigue ahí".
Aunque en realidad no le haga falta recordarlo puesto que según sus propias palabras "lo peor" de sus cuatro años al frente de la Dirección General fue la activación del protocolo en Tenerife el pasado mes de octubre. "Sabíamos que estábamos preparados pero la presión social fue mucha, intensa, y se cuestionaba cada una de nuestras actuaciones", lamenta. El responsable de Salud Pública recuerda que antes de ese caso en la Isla, las alarmas se habían activado en el Archipiélago por el tripulante de un barco que había partido de Liberia y que presentaba síntomas coincidentes.

"Aunque apuntaba más a malaria, se le recogió en helicóptero y se le trasladó con todas las medidas de seguridad hasta el Hospital Universitario Doctor Negrín donde definitivamente se confirmó la malaria", señala Díaz Flores, quien insiste en que "en el caso de Tenerife había más riesgo porque se trataba de un cooperante que acababa de llegar de la zona del brote".

Aunque finalmente el joven padecía malaria, la activación del protocolo despertó el interés de la sociedad isleña. "Sufrí mucho esos días porque por mucho que explicábamos que las medidas de seguridad funcionaban, que se tenían todos los materiales, que el personal estaba formado... la población seguía pensando que no podríamos hacer frente a la enfermedad", dice Díaz Flores.

Esta desconfianza se generaba, a juicio del director general de Salud Pública en base a dos cuestiones: El miedo al contagio y la infección de una auxiliar de enfermería en Madrid. "Después de lo que pasó en la Península se pensaba que el resto de comunidades autónomas no estábamos preparadas y en realidad fue al revés", indica Díaz Flores, quien insiste en que "el protocolo estaba tan establecido que incluso teníamos preparada la rueda de prensa aún sin saber si habría que darla en algún momento, antes de que se detectara el caso sospechoso".

En cuanto al miedo, Díaz Flores dice que "es comprensible" y alude a los profesionales sanitarios: "Hay que tener en cuenta que en los países de origen del brote, el 10% de los sanitarios que atendían a los enfermos acababan infectados y morían", dice antes de aclarar que "en España y en Canarias los protocolos existen precisamente para que esa situación no se dé".

Por eso, insiste en que la actuación el pasado octubre, aún descartándose posteriormente el ébola en el cooperante tinerfeño, demostró que "el protocolo funciona, y que estamos preparados para afrontar un caso". Aún así, entiende que "gran parte de la función de Salud Pública es tranquilizar a la población".

El director general añade que entre las principales preocupaciones del área que ha dirigido los últimos cuatro años se encuentra precisamente la prevención ante enfermedades infectocontagiosas, entre las que se encuentra el propio ébola, aunque no es la única. "Se trata de enfermedades reemergentes ante las que hay que estar preparados para que no causen un problema mayor", explica antes de referirse al dengue. "Tenemos controles exhaustivos para evitar que el mosquito que contagia el virus, que no existe en Canarias, pueda traspasar las fronteras y si ocurriera existe un protocolo para atajarlo", concluye.

98% de niños vacunados

El reciente caso del contagio de un niño en Cataluña de difteria después de que sus padres decidieran no vacunarlo encendió todas las alarmas (y el debate) en la población. Al respecto, el director general de Salud Pública del Gobierno de Canarias, José Díaz Flores, lamenta que "en lugar de temor no se genere reflexión" y aclara que en el caso del Archipiélago la cobertura del calendario vacunal asciende al 98%. "Esto quiere decir que solo dos de cada cien niños de las Islas no están inmunizados ante las enfermedades incluidas en el programa", explica el director general.

Díaz Flores aclara que "la vacunación masiva supone que hay lo que se denomina una población rebaño que al estar inmunizada protege también a la población que no lo está". No obstante, admite que "pueden darse circunstancias como las del niño de Cataluña o recientes brotes de sarampión en Europa pero son cosas muy puntuales" y considera que "deberían suponer una llamada a la reflexión sobre la importancia de las vacunas".

Ante el debate suscitado en torno a la inmunización, el responsable de Salud Pública insiste en que "las vacunas son el medicamento preventivo de la enfermedad más eficaz, más eficiente y más seguro" y argumenta que "gracias a este tipo de fármacos se ha logrado erradicar la viruela en todo el mundo o controlar enfermedades como la polio en España".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine