Gastronomía

La filosofía Hobbit que triunfa

La tasca La Comarca es el local más recomendado de La Laguna por los usuarios de la web Tripadvisor

17.08.2015 | 08:19
Pedro González (i), encargado de la sala, junto al chef Guille Ordorica.

Hace dos meses, la web Tripadvisor distinguió a La Comarca (Carretera San Bartolomé, 95) con su certificado de excelencia por haber recibido durante 15 meses consecutivos la mayor cantidad de opiniones favorables y convertirse en el local más recomendado de La Laguna. Solo tiene cuatro mesas, que se llenan de martes a sábado, al mediodía y a la noche para disfrutar de su cocina de mercado con pescado y carnes del país, verduras ecológicas y toques asturianos. Funcionan casi exclusivamente con reservas y para los fines de semana hay una lista de espera de tres semanas. Su "filosofía Hobbit", como la define su cocinero, Guille Ordorica, invita a comer y beber buen producto, a buen precio y sin prisas. La fórmula es ya todo un éxito oculto tras un discreto portón negro en pleno corazón de Geneto.

La Comarca abrió en enero de 2013. El santacrucero Pedro González, que se encarga de la sala, y el chef guijonés afincado en Tenerife hace 13 años, Guille Ordorica, son sus propietarios. Se conocieron trabajando en el Sur y decidieron montar un negocio slow food, es decir, basado en producto de proximidad para disfrutar con tranquilidad. Pronto llegaron las primeras críticas positivas de los clientes en la red y de repente, admiten, "comenzaron a llegar turistas de medio mundo que venían a Geneto solo para comer", relata Pedro González.

La cocina del local es como la de cualquier casa. Esa limitación les permite atender a un máximo de 16 comensales en su pequeño local de 50 metros cuadrados, aunque muchas veces esa cifra crece porque se doblan las mesas durante el turno. Salvo el jamón y los quesos que el chef trae de Asturias, todo lo demás que sirven es producto local. La carta incluye solo los platos de picoteo típicos de una tasca como la ensaladilla o las croquetas. Los segundos platos dependen de que el cocinero encuentre en el mercado. "Puede ser un atún espectacular, una buena chuleta, un solomillo de cerdo y un arroz negro o un poco de todo", aclara. Aunque a los dos socios no les gusta que los encasillen en una especialidad, lo cierto es que el plato que sus clientes han hecho más popular es el cachopo, una receta típica asturiana que preparan con dos filetes de babilla de ternera de 14 meses rellenos con jamón de recebo y queso manchego de dos leches semicurado, empanado y fritos acompañado de una salsa con champiñones y papas fritas. "Es para compartir. Se trata de un plato de índole monstruosa", apunta Pedro González entre risas.

"Lo que intentamos es darle categoría a recetas sencillas", añade el cocinero. Además de ofrecer una esmerada atención en sala, el local destaca por el cuidado de los detalles. La cesta de panes es uno de los que más conquistan. En cada mesa hay aceite de oliva de primera prensada, pipetas y escamas de sal para amenizar la espera de la comida. También apuestan por servir café de calidad y en su carta de bebidas, además de vinos locales, hay una recomendable sidra natural. Muy llamativos resultan los escanciadores que utilizan. Capítulo aparte merece la decoración, inspirada en El Señor de los Anillos, obra de J. R. R. Tolkien. El precio medio de una vista a esta tierra de fantasía ronda los 25 euros por persona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine