226 alumnos se libraron de pagar las tasas al entrar a la ULL con matrícula de honor

La propuesta de cambiar el modelo de reparto de estas distinciones a uno regional divide a los estudiantes

05.07.2015 | 02:58

Más de 200 alumnos que se matricularon por primera vez en la Universidad de La Laguna (ULL) este curso habían sido distinguidos con una matrícula de honor por sus buenas notas en Bachillerato. En concreto, son 226 los estudiantes que se han beneficiado de la excepción del pago de las tasas de la matrícula por su curriculum académico durante los dos años anteriores a su etapa universitaria.

Durante los últimos años, el número de alumnos que han entrado en la Universidad lagunera con esta distinción en su expediente ha aumentado significativamente. El curso 2011/12 solo 18 de todos los estudiantes que se matricularon por primera vez en la ULL habían recibido una matrícula de honor en el Bachillerato, mientras que un año después la cifra alcanzó los 89 alumnos.

Fuentes de la institución universitaria aclaran que este incremento coincide con la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de la normativa que regula la evaluación del Bachillerato, en la que se establece la distinción matrícula de honor en el segundo curso de esta etapa formativa.

Según expone este documento, los alumnos podrán ser recompensados con una matrícula de honor siempre que hayan obtenido una nota media igual o superior a nueve. Sin embargo, se establece un cupo de estas distinciones para cada instituto, ya que los centros solo podrán otorgar una matrícula por cada veinte alumnos que cursen Bachillerato y será el equipo docente el que decida a qué alumnos se les concede, según los criterios establecidos en el Proyecto Educativo del centro.

También se recoge en la normativa que la obtención de la matrícula de honor podrá dar lugar a las compensaciones que determinen las diferentes administraciones. De esta manera, los estudiantes que la obtengan no tendrán que abonar las tasas de matrícula durante el primer año de universidad.

Este sistema de reparto de las matrículas de honor ha sido cuestionado recientemente a consecuencia de la denuncia que Nicolás Umpiérrez hizo en las redes sociales. Este estudiante, a pesar de contar con un 9,4 de nota media y el apoyo del equipo docente, no pudo conseguir la ansiada distinción por el cupo establecido en su centro educativo.

Umpiérrez denunció que existían alumnos con menos nota media que la que él había obtenido, que sí habían logrado esta mención honorífica en otros institutos, por lo que reclama acabar con el sistema actual que considera injusto y cambiarlo a un reparto a nivel regional.
Su propuesta divide a las organizaciones de estudiantes. El portavoz de la Asociación Canaria de Estudiantes (ACE), Gabriel Villegas, se mostró de acuerdo en cambiar el sistema de concesión de matrículas. "Me parece una propuesta lógica, porque la que existe actualmente es discriminatoria", expresó.

El presidente de la Unión de Estudiantes de Canarias, Diego Espasa, por el contrario consideró que es mejor hacer la distribución en cada centro. "Si fuera la Consejería de Educación la que impusiera las matrículas los requisitos serían más fuertes y seguramente reducirían el número de distinciones", opinó.

Villegas argumentó que mientras que los estudiantes universitarios intentan conseguir matrículas de honor para mejorar su expediente académico, en el Bachillerato los alumnos se esfuerzan sobre todo para conseguir la excepción de las tasas de la matrícula durante el primer año de universidad.

Además, subrayó que en los institutos esta distinción tiene un criterio fijo, mientras que en la universidad otorgarla es decisión exclusiva del profesor, aunque también tienen un cupo por asignatura. "Me he encontrado con casos muy diferentes, desde el docente que otorga las máximas que le permite la normativa porque ese año se va a jubilar, hasta el que no las pone nunca", apuntó. Sin embargo, Diego Espasa señaló que en los institutos también existen factores aleatorios para otorgar estas distinciones. Este alumno aseguró que conoce casos en los que no se le ha otorgado la matrícula a una estudiante "porque no había hecho los dos años de Bachillerato en el mismo instituto".

En algo en lo que coinciden estos dos estudiantes es en afirmar que la existencia de esta mención honorífica es muy necesaria. "Es una manera de incentivar a los alumnos para que se apliquen en el estudio", opinó Villegas. Por su parte, Espasa consideró que son también una válvula de escape, para aquellos alumnos que tienen dificultades económicas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine