Los comedores escolares reciben este verano a 4.300 estudiantes sin recursos

Educación destina unos 1,5 millones a actividades y almuerzo desde ayer hasta el 31 de agosto

02.07.2015 | 00:30

Canarias cumple su tercer verano abriendo los centros escolares en los meses estivales y recibió ayer a alrededor de 4.300 estudiantes que entre julio y agosto realizarán actividades lúdicas, talleres de inglés y almorzarán en los colegios designados por la Consejería de Educación del Gobierno regional. La viceconsejera del área, Manuela Armas, explicó ayer que "todo el proceso se ha iniciado con normalidad" y recalcó que "la cifra de estudiantes atendidos aún no está cerrada porque siguen inscribiéndose niños".

Esta concesión, "con el preceptivo informe de los servicios sociales del ayuntamiento correspondiente", se produce dentro del objetivo de la Administración educativa de que "ningún niño que no tenga recursos se quede fuera del programa". Este reto es lo que marcó el inicio de la medida, que desde 2013 se impulsa en las Islas y que en concreto ofrece a los estudiantes talleres de inmersión lingüística en inglés, actividades lúdicas y deportivas y el almuerzo.

Dos son las novedades "importantísimas" del presente año según destaca la viceconsejera de Educación que alude a que este verano también participarán en el programa estudiantes de primero y segundo de Educación Secundaria Obligatoria y que, respondiendo a la propia petición de los padres, se atenderá la necesidad específica de los niños musulmanes.

"Este colectivo, de los que tenemos poquitos en la actividad, se encuentra ahora en Ramadán y han solicitado que en lugar del almuerzo puedan llevarse a casa el menú para tomarlo por la noche", explica Manuela Armas que añade que "para ello los catering han preparado un menú concreto que se mantenga a lo largo del día".

Precisamente, la viceconsejera quiso tener un agradecimiento especial a las empresas contratadas para el servicio de comedor a lo largo de los meses estivales, que desde el primer año "se ha volcado con esta iniciativa". Manuela Armas insiste en que el éxito de los talleres de inmersión lingüística y los comedores de verano de julio y agosto radica precisamente en la coordinación de diferentes instituciones y entidades, entre las que destacó también a las corporaciones municipales.

Los ayuntamientos son los encargados de regular la apertura de los 136 centros de referencia para desarrollar la iniciativa, pero además este año ha coincidido con el cambio en los gobiernos locales tras las elecciones del pasado 24 de mayo. "La mayor parte de los responsables de educación en los ayuntamientos son nuevos y tomaron posesión de sus cargos hace apenas unas semanas, pero aún así han mostrado su interés en seguir formando parte de este programa", resumió la viceconsejera.

Para llevar a cabo la medida, el Gobierno de Canarias cuenta con aproximadamente un millón y medio de euros, "aunque se contempla como partida ampliable en función de las necesidades que vayan surgiendo". De esta cantidad, un millón sale de las arcas de la Consejería de Educación y se dirige al material y los profesionales para los talleres de inglés y las actividades así como para la contratación de las empresas de catering, que incluye el personal del servicio de comedor y los menús que tomarán los escolares.

Los 500.000 euros restantes derivan del presupuesto del Servicio Canario de Empleo (SCE) que se encarga de la contratación de los 350 monitores encargados de las actividades en el aula y de los 23 coordinadores de las actividades, "que además vendrán a sustituir al monitor en el caso de baja", puntualiza la viceconsejera de Educación.

Balance

Después de tres años y con el cambio de responsables en el Gobierno autónomo en breve, Manuela Armas quiso hacer un balance más que positivo de la iniciativa impulsada desde su departamento. Si bien es cierto que la cifra de menores atendidos ha ido decreciendo a lo largo de estos años, la viceconsejera de Educación entendió que "lo bueno es que se reduzca porque eso indica que no le hace falta a tantas familias".

En cualquier caso, abogó porque la medida "se siga realizando siempre que exista la necesidad porque ha sido un gran acierto". "Lo más importante es que damos de comer a los niños con menos recursos pero además, a través de los catering y de los talleres, se impulsa la contratación de personas que de otra manera en verano estarían en el paro", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine