El Cabildo regulariza la situación de 131 extranjeras víctimas de violencia de género

El protocolo especializado del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria ha recibido más de 700 consultas desde 2008

01.07.2014 | 02:00
El consejero responsables del IASS, Miguel Ángel Pérez.
El consejero responsables del IASS, Miguel Ángel Pérez.

El Protocolo Interinstitucional de Intervención con Víctimas de Violencia de Género Extranjeras, (PIE) puesto en marcha en el año 2008 por el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) del Cabildo de Tenerife, ha atendido más de 700 consultas y ha regularizado la situación de más de 131 mujeres que cumplían los requisitos legales para ello. Se trata de una vía más práctica para este colectivo que persigue su regularización minimizando los trámites burocráticos, especialmente para las que desconocen el idioma.

Esta herramienta, que surge desde la Unidad Orgánica de Violencia de Género del IASS, se enmarca dentro de las líneas de actuación que se llevan a cabo con el fin de minimizar la doble vulnerabilidad de estas mujeres: ser extranjeras y estar en situación administrativa irregular.

El PIE está suscrito de forma tripartita por la Subdelegación del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife, el Ayuntamiento de la capital tinerfeña y el IASS. Fue pionero a nivel estatal y referente para otras comunidades autónomas y nació como consecuencia de la necesidad detectada de afrontar la delicada situación de unas mujeres que sufren la subordinación al hombre en el seno de las relaciones de pareja al tener una mayor vulnerabilidad social.

El consejero responsable del IASS, Miguel Ángel Pérez, señala que "con el PIE disponemos de un cauce interinstitucional de colaboración y coordinación que garantiza la visibilización y denuncia de situaciones violentas, la regularización de su residencia y la protección integral de mujeres inmigrantes víctimas de violencia de género". Así mismo, prevalece en todo momento la defensa y el logro efectivo de los derechos de estas mujeres, independientemente de la situación administrativa en la que se encuentren.

El protocolo crea un itinerario exclusivo de atención para mujeres extranjeras víctimas de violencia de género que guía, a través de personal formado al efecto, las actuaciones de estas mujeres ante la Administración, y minimiza las gestiones burocráticas en la tramitación y renovación de la autorización de residencia y trabajo.

Cabe destacar que para la activación del PIE es imprescindible que la usuaria extranjera de los servicios y recursos especializados en Violencia de Género cumpla con los requisitos legales para ello, y en consecuencia, ostente una Orden de Protección contra su agresor o, en su caso, informe del Ministerio Fiscal indicativo de la existencia de indicios de violencia de género, o resolución judicial condenatoria. Pérez apunta que "el número de mujeres extranjeras que han solicitado los servicios de la Red se ha incrementado año a año".

Enlaces recomendados: Premios Cine