Educación cubre la mitad de las plazas previstas para los comedores de verano

Alrededor de 5.000 niños se han inscrito para almorzar en los colegios y acudir a talleres de inglés

28.06.2014 | 00:20

Alrededor de 5.000 niños se han inscrito hasta ahora para acudir a los comedores escolares en verano y participar en los talleres de inmersión lingüística, proyecto que pone en marcha el Gobierno de Canarias por segundo año consecutivo para dar respuesta a una necesidad básica para las familias en riesgo de exclusión social. El Ejecutivo ha cubierto, de momento, menos de la mitad de las plazas habilitadas en un principio para los 11.486 niños que almorzaron en los colegios este curso académico beneficiándose de cuota cero.
El próximo martes arrancará la segunda edición de este programa de comedor infantil gratuito en julio y agosto, que fue pionero el pasado año y que estos meses estivales será copiado por Andalucía, Aragón y Extremadura. De hecho, la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, dirigió a principios de junio una recomendación a todas las comunidades autónomas para abrir los comedores de los centros educativos durante las vacaciones escolares, con el fin de atender a los menores más vulnerables.

"Se equivocan quienes, ignorándolo, pretenden aparentar que no existe un problema de alimentación infantil en España, afirmó ayer el vicepresidente y consejero de Educación del Gobierno canario, José Miguel Pérez, que criticó a quienes "buscan cualquier excusa para no afrontar" esta coyuntura. "A esos políticos del PP que tienen los estómagos llenos les vamos a permitir pocas lecciones", aseveró.

Flexibilidad

El también secretario general de los socialistas en las Islas presentó el programa junto con la viceconsejera de Educación, Manuela de Armas. Según las cifras recopiladas por la Consejería se han matriculado hasta la fecha unos 5.000 niños, aunque se han dispuesto más de 6.000 plazas –las mismas que se ocuparon finalmente en 2013–, pues una de las principales novedades de esta actuación es la posibilidad de apuntar al niño en el mes de julio y/o agosto, mientras que el verano pasado la oferta era única para los dos meses.

Los interesados en que sus hijos de tres a 12 años participen en esta medida y que aún no los hayan apuntado podrán inscribirlos en los ayuntamientos. Con esta flexibilidad se procura "ajustarse más a las necesidades de las familias", explicó la viceconsejera regional de Educación, que puntualizó que de los 5.000 menores, las familias de más de 2.000 han confirmado su asistencia en julio y agosto.
La significativa reducción de alumnos adheridos en relación a la cifra prevista por el Ejecutivo se debe fundamentalmente a que la decisión de llevar o no a los pequeños al comedor en verano recae exclusivamente en los padres, argumentan desde Educación. Pérez negó errores en la organización y destacó que las familias han recibido cumplida información al respecto.

La acción tendrá lugar en un total de 153 centros de cabecera, doce menos que el año pasado, y el Servicio Canario de Empleo ha contratado a 366 monitores entre los demandantes de empleo inscritos en sus oficinas, 42 personas más que en la experiencia de 2013.
Otro cambio afecta al perfil de los empleados para los talleres, pues los chicos recibirán, aparte del idioma extranjero, educación física y contarán con otras actividades lúdicas. De esta forma se satisface una de las demandas de los padres y directores de colegios en la evaluación de la acción el pasado año. El personal contratado, por su parte, acudirá el próximo lunes a una jornada intensiva de instrucción en los centros de profesores.

El presupuesto del Gobierno autonómico para este plan asciende a 1,5 millones de euros. En este proyecto participan los ayuntamientos, que asumen la apertura y cierre de los centros y, en la mayoría de los casos, su limpieza. Además, José Miguel Pérez también negó problemas con el transporte de los escolares que residen en núcleos aislados del centro de referencia, coste que soliviantó a los alcaldes el verano pasado. "No hay necesidad de transporte prácticamente en ningún sitio", argumentó el consejero de Educación.

La Consejería gestiona el servicio en 153 colegios desde el curso pasado

El vicepresidente y consejero de Educación, Universidades y Sostenibilidad del Gobierno de Canarias, José Miguel Pérez, aseguró ayer que "no hay privatización de los comedores escolares" del Archipiélago. "La legislatura empezó con un número de comedores de gestión directa que eran 153, y se mantienen", dijo Pérez. El sistema educativo canario tiene una doble gestión; uno de personal propio de la Consejería, los 153 mencionados y el resto son de gestión indirecta, empresas de catering con personal propio.

Pérez explicó que lo que sucede es que existe una legislación estatal que impide la ampliación de trabajadores de la función pública para este tipo de servicios y que lo que el Gobierno regional está haciendo es evitar que el número se reduzca sustituyendo las bajas y las jubilaciones. "Sí es cierto que existen algunos centros donde la gestión está mezclada, es decir, la cocina es externa y el personal se había quedado allí. Lo que estamos haciendo es procurar que este personal trabaje donde la cocina es propia", añadió.

Enlaces recomendados: Premios Cine