Secretos tebanos en la ULL

La expedición del profesor Molinero Polo logra identificar al propietario de la Tumba 209 y la datan en el año 700 d. C.

25.06.2014 | 12:20
El equipo de Molinero Polo junto a la tumba en la que han trabajado en Luxor.
El equipo de Molinero Polo junto a la tumba en la que han trabajado en Luxor.

La tercera campaña de la misión arqueológica de la Universidad de La Laguna en la ciudad de Luxor ha llegado a su fin. Ayer se presentaron a los medios de comunicación los resultados de esta excavación que dirige el profesor Miguel Ángel Molinero. Se trata de la Tumba Tebana 209 (TT 209), bastante desconocida para los egiptólogos y de la que existían unas referencias mínimas. El equipo arqueológico de la ULL ha logrado asegurar la resistencia de los techos de sus cámaras subterráneas y han sido descubiertas las escaleras de descenso al interior, lo que devuelve el carácter monumental a los accesos y la fachada. En esta tercera misión se ha hallado lo más relevante: la identificación de su propietario a través de un relieve con su figura, identificada como Nisemro, quien porta un casco específicamente nubio, lo que ha resultado revelador para su datación cronológica en torno al año 700 antes de nuestra era.

"Se trata de la primera generación de conquistadores nubios, quienes venían a ser los antiguos vasallos del imperio egipcio. Es por tanto la primera la población extranjera que conquista a los egipcios", afirmó hoy Molinero Polo en la rueda de prensa celebrada en la Sección de Geografía e Historia de la Facultad de Humanidades. Para el experto en el periodo tardío egipcio, la tumba contiene imitaciones de los relieves de mil quinientos años antes. "Es una forma de legitimar el poder nubio", destaca Molinero Polo, quien ya está diseñando su próxima campaña, que tendrá lugar en mayo de 2015.

El equipo arqueológico, formado por una decena de personas, la mayoría de la Universidad de La Laguna, cuenta lógicamente con apoyo de obreros especializados de la zona. Con ellos han descubierto además en el interior de la tumba depósitos de momificación, trozos de grandes vasijas y restos de plantas. También ha encontrado bolsas de sal para secar los cuerpos, algunos recipientes y también material de la época bizantina, de lo que se colige que la tumba fue utilizada en la época medieval. "Sin duda es solo el descubrimiento de los restos del ajuar, pero estamos seguros de que tiene que haber más".

El profesor de la Universidad de La Laguna ha desarrollado estos trabajos con el apoyo económico del Campus de Excelencia Internacional, y tanto el rector, Eduardo Doménech, como el vicerrector de Investigación e Internacionalización, Rodrigo Trujillo, destacaron la valía de este científico, cuyos descubrimientos han sido avalados y presentados por el Ministerio de Antigüedades del gobierno egipcio y cuya campaña puede consultarse en http://proyectodosceronueve.weebly.com

La TT 209 era conocida solo por las referencias muy breves de algunos viajeros y egiptólogos de la primera mitad y mediados del siglo XX, explicó Molinero Polo, quien relató que la misión canaria a ese territorio comenzó en julio de 2012. Para entonces, todas las referencias visuales al emplazamiento de la TT 209 estaban perdidas. La demolición de las casas de Gurna, que inició el gobierno egipcio en 2007, había llenado de escombros el área donde se encuentra y dificultado por tanto hallar las referencias topográficas del terreno.
Trabajo minucioso
Las actividades del equipo de la ULL tuvieron que iniciarse por redescubrir dónde estaba el yacimiento. Para eso solo contaba con dibujos y fotografías antiguas, pues todos los puntos de control topográfico habían sido movidos por los camiones y palas que se llevaron los restos de las casas demolidas. Las tres semanas de esa primera campaña fueron suficientes para confirmar que habían buscado en el lugar correcto y reafirmarse en el interés de la tumba. Los resultados más notables de la segunda campaña, al año siguiente, fueron de tipo arquitectónico: se descubrió que lo que se conocía por entonces de la TT 209 era solo la parte subterránea de un complejo mayor que se extendía por la ladera del barranco seco en que se ubica la tumba. Se identificaron muros en torno a un patio y el arranque de una escalera monumental de acceso a las cámaras internas.

En la tercera campaña se ha consolidado la fachada, la escalera de acceso y la excavación de la primera de las cámaras subterráneas, donde ya se ha descubierto una puerta desconocida que dirige hacia salas de las que no se tenía ninguna noticia previa. La apertura de esa puerta, ahora sellada y de la que intuyen un espacio con varios metros de profundidad, será el inicio de su próximo viaje a Luxor, nuevamente de manos de la ULL.

Enlaces recomendados: Premios Cine