El plan canario de incendios elimina la burocracia para solicitar ayuda

Los cabildos podrán reclamar medios extraordinarios para extinguir el fuego sin pasar por decretos y otros trámites, y podrán gestionarlos ellos mismos

22.06.2014 | 02:00

El plan especial de protección civil y atención de emergencias por incendios forestales de la Comunidad Autónoma de Canarias (Infoca) acaba de entrar en vigor con una de las novedades más esperadas después de las graves pérdidas ambientales y económicas sufridas por los incendios de 2012 en Tenerife, La Palma y La Gomera: la reducción de la burocracia para solicitar medios extraordinarios para la extinción del fuego. "Esto es quizá lo más relevante del nuevo plan, la mejora de la operatividad", asegura el director general de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, Juan Manuel Santana Pérez.

Antes del nuevo Infoca, si un cabildo no podía hacer frente a un incendio debido a su gravedad, tenía que solicitar formalmente al Gobierno de Canarias más recursos, y este a su vez tenía que decretar la subida del nivel del incendio para poder pedir esos medios extraordinarios al Estado. Todo esta burocracia retrasaba la llegada de los recursos necesarios para apagar el fuego. Ahora, con el nuevo Infoca, todos estos trámites desaparecen y, además, los cabildos no solo pueden obtener los medios extraordinarios de forma inmediata, sino que además pueden gestionarlos, algo que antes tampoco ocurría.

"Cualquier proceso que implique mayor actividad administrativa siempre conlleva mayor dilación en la toma de decisiones, porque tienen que sucederse una serie de documentos, permisos y decretos. Ahora, por el contrario, se ha protocolizado todo el procedimiento y se ahorrará tiempo. En la práctica, la respuesta será inmediata", afirma Juan Manuel Santana.

Además, el nuevo Infoca contempla nuevas figuras, como son las de un director técnico y un coordinador de medios aéreos, cuyo objetivo es mejorar la coordinación en las labores de extinción del fuego.

Otra de las novedades que destaca el director de Seguridad y Emergencias es la elaboración de nuevos mapas de peligrosidad, vulnerabilidad y riesgos de las islas, en función de las condiciones meteorológicas, de la vegetación de cada zona, de si hay zonas urbanas cerca, de si se trata de espacios protegidos, de si la vegetación está dispersa o concentrada, de la pendiente del terreno y de si se trata de áreas en solana o en sombra, entre otros aspectos.

Así, con todos estos datos ya elaborados e incluidos en el Infoca, la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias informará diariamente a los cabildos sobre los índices de riesgo de incendios forestales que haya en cada momento durante todo el verano.

Según se recoge en el Infoca, las condiciones meteorológicas de Canarias –con veranos cada vez más secos y calurosos, y con episodios de tiempo sur más frecuentes y duraderos a lo largo del año– conllevan que las masas forestales y zonas periféricas sean más susceptibles de arder con gran virulencia. A este respecto, el director explica que los incendios más graves que se dan en las Islas es cuando hay tiempo sur, asociado a la condición meteorológica más peligrosa, la llamada 30-30-30: cuando hay menos del 30% de humedad, vientos de más de 30 kilómetros por hora, y más de 30 grados de temperatura.

"Si antes los incendios forestales se iniciaban en el monte y se quedaban en el monte, ahora nos estamos encontrando cada vez más con que los incendios se inician en la zona de interfaz, es decir aquella que está entre la zona residencial y donde comienza el monte, con el peligro que esto supone para la población que vive cerca", indica Santana. Por este motivo, en el Infoca se recogen recomendaciones exclusivas para los propietarios de las viviendas que están cerca del monte.

Así, el Infoca establece, entre otras cosas, que en la zona interfaz se deberá asegurar la existencia de una faja perimetral de protección de 30 metros de ancho dentro de la misma propiedad, alrededor de la urbanización, edificación o instalación, medida desde el límite exterior de la edificación o instalación destinada a las personas, libre de vegetación seca y con la masa arbórea y arbustiva aclarada (distancia entre copas de cómo mínimo 3 metros). Siempre que sea posible, esta faja deberá ser de, al menos, ocho veces la altura de la vegetación dominante.

Los planes
Los Parques Nacionales del Teide (Tenerife), Caldera de Taburiente (La Palma) y Garajonay (La Gomera), cuya gestión se realiza por el Gobierno de Canarias, junto con otras instalaciones, edificaciones y actividades ubicadas en terrenos forestales y en áreas de interfaz urbano-forestal, deberán elaborar e integrar sus planes de autoprotección en los sistemas de protección municipal, insular y en el Infoca.
El Infoca se integra en el Plan Territorial de la Comunidad Autónoma de Canarias (Plateca). En la Comunidad Autónoma los cabildos insulares han elaborado y homologado por la Comisión Autonómica de Protección Civil los planes de emergencia insulares (Pein).

Además, cada una de las islas con riesgo de incendio forestal (El Hierro, La Gomera, La Palma, Tenerife y Gran Canaria) deben disponer de los planes de prevención y extinción por incendios forestales. Estos planes de actuación deben integrarse en el Pein cada cabildo y en el Infoca.
En cuanto a los municipios canarios, tienen que tener elaborados y homologados los llamados planes de emergencia municipales (Pemu).

Enlaces recomendados: Premios Cine