Una fiesta y hasta septiembre

La mayor parte de los centros escolares de las Islas despidió ayer el curso a falta de la entrega de las notas la próxima semana

21.06.2014 | 02:00
Celebración de Infantil. Los pequeños del colegio Isabel La Católica mantuvieron la mañana entre tartas, maquillaje, juego y disfraces, acompañados por las profesoras de este curso
Celebración de Infantil. Los pequeños del colegio Isabel La Católica mantuvieron la mañana entre tartas, maquillaje, juego y disfraces, acompañados por las profesoras de este curso

Las sumas y las restas, los dibujos y los dictados se apagaron ayer en las aulas de Canarias. En su lugar, los pasillos de los centros escolares se llenaron de risas y gritos, un júbilo que no es otra cosa que la antesala a los mejores meses del año. Cierto, no estarán con sus amigos, pero cuando se es niño basta con dormir hasta tarde, jugar e ir a la playa. Son motivos suficientes para ser feliz.

Esa alegría dio sus primeros coletazos ayer, a la espera de la entrega de las notas, que en la mayor parte de los colegios de Canarias se producirá la semana próxima y será entonces cuando los niños y niñas sepan cuántos deberes tendrán para los meses estivales. "Si nos mandan tarea, habrá que hacerla", dijo con resignación Erika Telfer, alumna del colegio Isabel la Católica en Santa Cruz de Tenerife.
La pequeña, de diez años, mostró su entusiasmo por las actividades que arrancan con el término de las clases: "El lunes empiezo un campamento de verano sin padres y con mis amigas y allí haremos sueltas de tortuga, estaremos con pájaros, iremos al Teide...". Tanta actividad solo para la primera semana de vacaciones que no es de extrañar que la niña estuviera exultante, tanto que ya espera poder apuntarse en clases de baile durante el verano.

Más acción es lo que espera Alba Muñoz para los meses estivales, también de la mano de un campamento aunque la para la niña es más aventura y acción que para su compañera Erika. "Baloncesto, Siam Park, fútbol, playa,...", enumera Alba todos los entretenimientos que la tendrán ocupada durante esas jornadas. "Tengo muchas ganas, aunque este curso he disfrutado mucho con mis compañeras", comenta la niña.

Ambas estaban disfrutando del último día del colegio con sus compañeros en medio de algo de música y un vaso de refresco. Justo después tocó el turno de disfrutar del final de curso con el resto de estudiantes del colegio y fue precisamente su curso, cuarto de Primaria, el que protagonizó buena parte del festival.

Cuenta Daniel Peña que dio la idea de celebrar un "pequeño concierto con el coro de la clase", e interpretaron dos canciones en las que además el niño se arrancó con algún solo. La fabulosa vida de Perla, además, es el título de un cuento que el propio Daniel escribió para mostrarlo en power point y la espectáculo se completó con "una pequeña obra de teatro que escribió Alejandra".

Ideas al alumno no le faltan, desde luego, pero eso no quita que tenga ganas como el que más de disfrutar del verano. "A lo mejor nos vamos de vacaciones a Fuerteventura y seguro que iré a casa de mis abuelos", comenta.

Mientras, la otra alumna creativa de la clase, Alejandra, explica que su obra de teatro El búho amable no surgió para este día tan especial: "Estaba en el coche aburrida, así que cogí una libreta y me puse a escribir". Los niños de su clase, que incluso pasaron por un casting para la obra, estaban encantados de participar en la representación y detallaron sus personajes: la bruja, el perro, la narradora,... Y como en las fábulas, un final de moraleja, ya que según explica Alejandra "la obra muestra que no se puede ofrecer esperando algo a cambio".

Si la creatividad fue la tónica del fin de curso para Primaria, en el caso de los niños de Infantil del colegio Isabel la Católica, el protagonista fue el juego. Las tres etapas se juntaron en el patio para aprovechar los columpios, hacer una pequeña tarta y dar la despedida a las mascotas, a las que incluso se divirtieron maquillando. Una de las profesoras de esta etapa, María Luis Díaz, explica que "los mayores, como sorpresa, han preparado unas bolas de chocolate porque saben que el curso próximo pasan a la otra zona del cole".

La maestra les echará de menos, sobre todo durante las próximas semanas cuando ella deba seguir asistiendo al colegio pero ya sin niños. "Ha sido un curso en general bueno, muy dinámico, pero queríamos despedirlo todos juntos", añade antes de argumentar que por eso juntan a todos los niños de Infantil. Aprenden a trabajar en equipo, cooperan y los grandes cuidan a los pequeños. Era imposible saber qué edad tenía cada uno, ya que no había grupos, se mezclaban para saltar, comentaban sus disfraces "que algunos quisieron traer" y sobre todo se divirtieron. Al fin y al cabo, para ellos ya son vacaciones.

Entrega de orlas en Tíncer

No todos los colegios cerraron las aulas ayer. Durante esta semana son muchos los actos que se han desarrollado para despedir el curso, desde fiestas a excursiones. En los últimos años se ha implantado una nueva moda: la entrega de orlas a los estudiantes que concluyen etapa. Así, mientras en el colegio Isabel La Católica se celebrará para Primaria la próxima semana, en el centro de Tíncer desarrolló el pasado jueves, cuando se celebró la fiesta de fin de curso y la entrega de las orlas a los pequeños que han cursado sus estudios en el colegio. El sexto teniente de alcalde y concejal del Distrito Suroeste, Hilario Rodríguez, atendió la petición cursada por la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) para la realización de esta jornada festiva y colaboró con la instalación de distintas carpas y mesas que sirvieron para desarrollar una comida de confraternidad al aire libre en las instalaciones del propio centro educativo.

Los actos también incluyeron distintas actuaciones musicales y actividades lúdicas que, gracias al gran esfuerzo de la comunidad educativa, hicieron posible que los menores disfrutasen de un día inolvidable en compañía de sus compañeros, profesores y familiares.

Enlaces recomendados: Premios Cine