Las cumbres de Tenerife registran 11 terremotos de baja intensidad

Los temblores se produjeron en 20 minutos y su epicentro se situó entre los municipios de Icod de los Vinos y Guía de Isora

19.06.2014 | 13:37
Imagen de la Isla que aparece en la página del IGN, donde se muestran algunos de los temblores.
Imagen de la Isla que aparece en la página del IGN, donde se muestran algunos de los temblores.

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) detectó en la madrugada de ayer una pequeña serie de terremotos de baja intensidad cuyo epicentro estuvo situado entre los municipios de Icod de los Vinos y Guía de Isora. El sismógrafo Ithaisa Domínguez explicó que la intensidad máxima alcanzada por los sismos fue de 1,8 en la escala Richter. Además, aclaró que por el momento no se han recibido llamadas por parte de los ciudadanos que hagan pensar que los temblores han sido sentidos por la población. "Son intensidades muy bajas", señaló, "lo normal es que no se hayan notado".

Asimismo, el experto comentó que la serie sísmica fue muy corta ya que apenas se prolongó durante 20 minutos. Además, detalló que los terremotos se produjeron a una profundidad relativamente escasa, de entre dos y tres kilómetros. Sin embargo, Domínguez precisó que ese dato no puede compararse con los episodios de enjambres sísmicos que tuvieron lugar en El Hierro durante la crisis volcánica durante la que apareció el cono submarino en el Mar de las Calmas. "La vulcanología de ambas islas es totalmente diferente", comentó, refiriéndose a que la presencia del Teide, con una cámara magmática situada a escasa profundidad, la dota de notables particularidades.

"No es que este tipo de episodios sean habituales", matizó el especialista del IGN, "pero sí es verdad que se pueden considerar completamente normales, ya que la Isla, a fin de cuentas, es activa, incluso es sobradamente conocida la existencia de la fumarola del Teide". De esta manera, recordó que se han dado series sísmicas de características similares con anterioridad, la última de ellas, en 2008.

"La de 2004, en cambio", precisó, "fue mucho más notable que esta, que ha sido muy corta". "No tiene que significar ninguna actividad anormal", indicó, "lo cual no quiere decir que no vayamos a estar muy atentos y vigilantes para ver si se prolonga en el tiempo o aumentan de intensidad o cualquier otro cambio destacable".

"Hay que pensar", apuntó, "que tan siquiera se han establecido las causas de la acumulación de seísmos que se produjeron en el año 2004 y que produjeron una considerable alarma social en aquellos momentos". Incluso recordó que una de las causas que se han aportado para explicarla han sido cambios en el acuífero.

Por último, Ithaisa Domínguez también destacó que en el último año el IGN ha instalado una nueva estación de detección de seísmos, lo cual relativiza los comentarios "que se han venido escuchando respecto a que en el último año se han producido muchos más seísmos de lo habitual". "Lógicamente, si cuentas con más equipos, está claro que siempre se van a detectar más movimientos", aseveró.

Enlaces recomendados: Premios Cine