Cáritas atendió el año pasado a 52.000 canarios, un 11,5 % más que durante 2012

La cifra de habitantes de la provincia tinerfeña que acude a la institución se reduce un 7,8%, hasta los 17.279

19.06.2014 | 02:00
Cáritas atendió el año pasado a 52.000 canarios, un 11,5 % más que durante 2012
Cáritas atendió el año pasado a 52.000 canarios, un 11,5 % más que durante 2012

"Las instituciones son los referentes de la acción social, es a ellas a las que recurren los canarios con mayores necesidades". Es la afirmación del subdirector de Cáritas Diocesana de Santa Cruz de Tenerife, José María Rivero durante la presentación de la memoria de actividades de la institución durante 2013. Si la actuación de entidades como Cáritas es reflejo de la sociedad, la situación no es nada ventajosa: Cáritas atendió el pasado año en el Archipiélago a casi 52.000 personas, un 11,5% más que el ejercicio anterior. "Si hay luz al final del túnel y brotes verdes, estarán solo en los que tienen el poder y el capital", sentenció Rivero.

Por contra, según las cifras reflejadas en la memoria, la cantidad de habitantes de la provincia tinerfeña que recurre a Cáritas se ha reducido apenas un 7%, al pasar de los 18.616 de 2012 a los 17.279 del pasado año. Eso sí, según lamenta el subdirector de la institución, "2013 será difícilmente superable respecto al estado de necesidad en el que llegan las personas en busca de auxilio para superar sus necesidades". "Básicamente se ha atendido a mujeres", explica Rivero, quien destaca que se ha producido un cambio en el perfil de usuarios porque "antes había un mayor peso específico de inmigrantes mientras que ahora fundamentalmente son españoles".

De esta manera, "si hubiera que ponerle un rostro a la pobreza" en el caso de las Islas, sería una mujer española, de entre 25 y 55 años, con hijos a cargo, baja formación académica, desempleada de larga duración y escasos o nulos ingresos. La mayor parte de los usuarios (86%) fueron atendidos por Cáritas en los servicios de acogida gestionados a través de las parroquias para atender necesidades de cobertura básica, orientación acompañamiento, seguimiento, promoción o formación para el empleo. Mientras, el 14% restante se atendió a través de los proyectos específicos desarrollados por la organización, en áreas como la inmigración, mayores, jóvenes, alcoholismo o sinhogarismo.

Para hacer frente a esta demanda, Cáritas ha tenido que hacer un verdadero esfuerzo de gestión económica, sobre todo porque según aseguró José María Rivero, "la entidad tuvo que hacer frente a una reducción del 63,12% de los fondos provenientes de la Administración pública", una disminución propiciada por los recortes y que provocó "el cierre de muchos proyectos". "Estamos para colaborar en el Estado de Bienestar que el sistema se está cargando, pero si ante estas situaciones de recortes y de falta de atención no nos queda otra que quejarnos", indicó.

Si las cuentas de Cáritas no se descuadran es gracias a los fondos de la propia institución, recaudados a través de cuotas de socios, donaciones de simpatizantes, campañas específicas de captación de recursos, etcétera. "Se ha invertido la tendencia, y el año pasado fueron más los recursos propios que los ajenos, un 64% frente a un 36%", añadió el subdirector provincial de Cáritas.

El presupuesto de la institución en 2013 ascendió a 4,7 millones de euros, casi un 20% más que los casi cuatro millones del ejercicio anterior. De esta cantidad, la mayor parte se destinó a actividades de acción social (el 55,2%), frente a un 38,41% invertido en acciones de promoción y animación a la comunidad "y solo un 6% para gatos de administración", puntualizó.

Según destacaron el responsable de la entidad y el obispo de la Diócesis Nivariense, Bernardo Álvarez, entre los principales valores de Cáritas se encuentra su personal, tanto los profesionales contratados como los voluntarios. "Los 2.075 voluntarios hacen posible que se produzca un milagro día a día", comentó Rivero mientras que Álvarez añadió que "además, son los que viven y sufren en primera persona las dificultades por las que atraviesan los usuarios, que en el fondo son sus propios vecinos".

El subdirector de la organización destacó además que "se está produciendo un rejuvenecimiento del voluntariado, con cada vez mayor presencia de personas de entre 20 y 30 años". "Tener estos profesionales es un valor incalculable porque demuestra que es la voluntad y la solidaridad lo que está sustituyendo a la Administración", presumió Rivero.

El desempleo y el descenso de la actividad económica en las Islas son argumentos recurridos a la hora de explicar los datos de la pobreza en el Archipiélago y "provocan la foto de las Islas", lamentó Rivero, por lo que animó a los poderes políticos a "provocar un cambio de tendencia para que no se produzca la factura social a la que están abocando a la sociedad". "Me preocupa que se considere un problema que el consumo no suba en Canarias, parece que esta sociedad quiere consumir y consumir y ese no es el camino", aseveró por su parte Bernardo Álvarez, quien concluyó: "Ahora que se da de comer a los niños en los colegios durante verano y me recuerda a cuando yo era un chiquillo nos daban un vaso de leche en polvo y pan con mantequilla. Estamos volviendo atrás".

Enlaces recomendados: Premios Cine