Honores a la enseña nacional

Unas 300 personas acuden al homenaje a la bandera española en la Plaza Weyler

07.06.2014 | 01:10
El teniente general Pedro Galán García pasa revista a las tropas.
El teniente general Pedro Galán García pasa revista a las tropas.

Alrededor de unas trescientas personas acudieron a la Plaza Weyler, en Santa Cruz de Tenerife, para participar en el acto de homenaje a la bandera española con motivo del Día de las Fuerzas Armadas. Una hora antes de que empezara el acto, previsto para las 20:00 horas, la plaza se iba llenando de gente mientras una de las bandas de música del Ejército entonaba algunos acordes a modo de ensayo. El tiempo acompañó a las familias que se acercaron a las inmediaciones del edificio de Capitanía, entre las que habían padres, alumnos y profesores del CEIP Acentejo, ganador de los Premios Ejército a nivel nacional.

Poco antes de las ocho de la tarde, una escuadra de gastadores del batallón de helicópteros de maniobra VI, banda de guerra número 2 de la brigada de Infantería Ligera Canarias XVI, la unidad de música del Mando de Canarias y una unidad de honores formada por personal del batallón de helicópteros de maniobra VI y el regimiento de Artillería de campaña número 93 comenzaban a desfilar hasta ocupar sus posiciones entre la Plaza Weyler y Capitanía.

Minutos después llegaba el teniente general, jefe del Mando de Canarias, Pedro Galán García, quien presidió el acto tras pasar revista a las unidades militares, que se presentaron sin novedad. La máxima autoridad militar en las Islas agradeció al público, a las autoridades civiles, militares y de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, su presencia en el homenaje en el que se rinde honores a la enseña nacional y a los caídos por España de todos los tiempos.

Dos alumnos del CEIP Acentejo recitaron unas loas a España, tras lo cual recibieron el aplauso de los asistentes. Seguidamente se realizó el arriado de la bandera a cargo de una escuadra mixta del Ejército de Tierra, Armada, Ejército del Aire, Guardia Civil, y Unidad Militar de Emergencias, acompañada por niños y padres del CEIP Acentejo y una escuadra de batidores con uniforme de época portando la enseña nacional.

El himno nacional comenzó a sonar mientras se arriaba a la bandera y todo el público guardaba silencio. La enseña fue entregada al teniente general, que a su vez se la entregó a la directora del colegio ganador del Premio del Ejército que fue acompañada por una alumna de tercero de secundaria.

Posteriormente se rindió honores a los caídos, colocando una corona de laurel en el monolito de la plaza y disparando salvas.
Las distintas unidades que habían formado en el acto desfilaron luego hacia la calle Méndez Núñez para luego regresar en sentido contrario marchando ante los presentes, que se arrancaron en aplausos a su paso y la formación se perdió de vista hacia el puente.

Enlaces recomendados: Premios Cine