Educación solo cubre 4.600 plazas de las 11.500 para comedores en verano

El Gobierno amplía el período de matrícula hasta el 12 de junio

06.06.2014 | 00:20

El Gobierno de Canarias había calculado que un máximo de 11.500 niños asistirían a los comedores escolares este verano, casi el doble de los que se beneficiaron de esta experiencia pionera el pasado año (unos 6.000). Sin embargo, las últimas cifras que maneja la Consejería de Educación apuntan a que solo alrededor de 4.600 menores se han inscrito para almorzar en los centros educativos y acudir a los talleres de inmersión lingüística. La apertura de los comedores en julio y agosto va dirigida a socorrer a las familias golpeadas por la crisis. Debido a la significativa reducción en la demanda, el departamento que dirige José Miguel Pérez ha decidido ampliar el plazo de matrícula hasta el 12 de junio.

Los directores de los centros achacan la disminución de estudiantes matriculados a la falta de planificación y organización de la Consejería de Educación. La inscripción para apuntar a los niños en los comedores gratuitos y las clases de inglés concluyó el 30 de abril. El Ejecutivo regional ha decidido prorrogar el período de registro para intentar llegar al mayor número de niños vulnerables.
Educación ha mostrado su inquietud por el bajo número de inscritos hasta el momento y no encuentra el motivo de este descenso, ya que no cubre ni la mitad de lo que había previsto, tras el aumento de alumnos con cuota cero este curso. Y eso a pesar de que en una encuesta entre las familias que aprovecharon este servicio en 2013 mostraron su satisfacción.

"Algo ha fallado", lamenta la coordinadora regional de la plataforma de directores, Susana Lérida, que entiende que la medida "es muy buena, pero la organización probablemente no será la adecuada". Considera que hay que pulir errores en la planificación.
Los colegios han publicado en sus tablones de anuncios toda la información trasladada por Educación y remitido a los padres las circulares. Aún así, han detectado desconcierto entre los tutores de los niños. La falta de concreción sobre los horarios de las actividades y no saber si los ayuntamientos asumen el transporte de los niños constituyen algunas de las barreras que frenan las matrículas, entre otras casuísticas vinculadas a decisiones personales de los padres, interpretan directores consultados.

Lérida, directora del CEIP Miguel Pintor en Santa Cruz de Tenerife, aplaude la apertura de los centros en verano y entiende que debido a la crisis las escuelas "usurpen terrenos" que le corresponden a la Consejería de Políticas Sociales para "no dejar a un niño sin comer", pero espera que "cuando vuelvan las época buenas esto no se convierta en dogma", pues implica un trabajo extra para los equipos directivos.
El director del CEIP La Cerruda, en Santa Lucía, Juan Ramírez, insistió en que las familias "lo están pasando mal" y hay niños que van a clase "poco alimentados".

Enlaces recomendados: Premios Cine