Gusanillo por la ciencia

El Instituto acerca la investigación solar a 38.500 alumnos

05.06.2014 | 13:17
Los alumnos durante su visita ayer al IAC.
Los alumnos durante su visita ayer al IAC.

Los ganadores recorrieron ayer la sede y el observatorio

Muchas son las personas que miran al cielo canario cada mañana, la mayoría con la esperanza de la ausencia de nubes. Otros pocos levantan su vista al imponente azul sobre las Islas a sabiendas que allá arriba hay todo un espectáculo, un show en el que el Archipiélago es público de lujo. La observación celeste es un trabajo para muchos, una excelente profesión para los que tienen la suerte de trabajar en el Instituto de Astrofísica de Canarias y un hobbie maravilloso para otros tantos a los que un telescopio sería el mejor regalo.

Unos 38.500 jóvenes de Canarias tuvieron la suerte de disfrutar de ese espectáculo. Gracias a un proyecto impulsado desde el IAC y apoyado por entidades como los museos Elder y de la Ciencias y el Cosmos, los cabildos de Tenerife y La Palma o Binter, el concurso escolar SolarLab llevó un pequeño telescopio a las aulas del Archipiélago para mostrar al alumnado las ventajas del cielo y más concretamente del sol. "Es el objeto favorito para los astrofísicos", dijo el coordinador del proyecto, Alfred Rosenberg.

Ese amor por la estrella más cercana al planeta fue el elemento elegido para la observación. Los jóvenes se emplearon a fondo para analizar, fotografiar y descubrir todo aquello que está oculto a simple vista del sol. Aprendieron su estructura, sus movimientos, su luminosidad... y reflejaron todo ello en posteriores trabajos audiovisuales con los que concurrieron al concurso.

Los 43 seleccionados reciben entre ayer y hoy su premio: una visita por las instalaciones del IAC, el Observatorio del Teide, un ascenso a la cima de España, una visita al Museo de la Ciencia y el Cosmos... Están, así, más cerca de la ciencia que nunca y al final ese es el objetivo que persigue el SolarLab. El director del Astrofísico, Rafael Rebolo, señaló que el programa busca "despertar el interés por la investigación". "Sin ciencia no hay futuro, y sin ustedes los jóvenes tampoco", sentenció Rebolo.

Tampoco parecía que a los alumnos les hiciera demasiada falta que les animaran. Con miradas curiosas a los paneles y los aparatos dispuestos en los pasillos y talleres de la sede del IAC, prestaron atención a todo lo que los científicos les explicaban. No en vano se inscribieron en el certamen por su interés en descubrir la astronomía y los trabajos que presentaron fueron los mejores.

Es el caso de uno de estos chicos, Bogda Spasojevic, que aseguró que "siempre había soñado con tocar un telescopio y el sol es lo que más me interesa". Eso sí, el joven insiste en que su futuro va por otros derroteros alejados de esta investigación: "Me lo tomo como un hobbie porque me encanta la astrofotografía".

Esa afición comparten cuatro chicas del IES Garoé que además presentaron su proyecto en inglés aprovechando las clases en ese idioma del proyecto Clink. Leticia, María, Fátima y María Jesús admitieron que aprendieron "más de lo que imaginaban" y están tan contentas con la experiencia que ya tienen en marcha su próximo proyecto: Realizar un video acerca de las visitas de estos días.

Tampoco para Nicolás Linderborn Bordona que admitió que "ha sido una oportunidad única" y aseguró que "con los telescopios llegamos a información que es imposible de descubrir y entender en clase".

Enlaces recomendados: Premios Cine